Archivo de la etiqueta: Revolución Cubana

MI AMIGO FIDEL

fidel-y-frei-betto-el-domingo-16-de-febrero-de-2014

Fidel y Frai Betto conversan amigablemente en la casa del Comandante en La Habana

Por: Frei Betto
He perdido un gran amigo. Nuestro último encuentro fue el 13 de agosto, cuando cumplió los 90 años. Me recibió en su casa, en La Habana, y por la tarde fuimos al teatro Karl Marx, donde fue homenajeado con un espectáculo musical. A pesar de  que tenía su organismo debilitado, caminó sin apoyo desde la entrada del teatro hasta su butaca.
Con Fidel desaparece el último gran líder político del siglo 20, y el único que logró sobrevivir más de 50 años a su propia obra: la Revolución Cubana. Gracias a ella la pequeña isla dejó de ser el prostíbulo del Caribe, explotado por la mafia, para convertirse en una nación respetada, soberana y solidaria, que mantiene profesionales de la salud y de la educación en más de cien países, ocluyendo el Brasil.
Conocí  a Fidel en 1980, en Managua. Lo que llamaba la atención a primera vista era su imponencia. Parecía mayor de lo que era, y el uniforme militar le revestía de un simbolismo que transmitía autoridad y decisión. Daba la impresión de que cualquier butaca era demasiado estrecha para su corpachón. Cuando entraba en un recinto era como si todo el espacio fuera ocupado por su aura. Todos esperaban que él tomara la iniciativa, escogiera el tema de la conversación, hiciera una propuesta o lanzara una idea, mientras que él persistía en la ilusión de que su presencia era una más y que lo tratarían sin ceremonias ni reverencias. Como en la canción de Cole Porter, él debía preguntarse si acaso no sería más feliz siendo un sencillo hombre de campo, sin la fama de que estaba revestido. En cierta ocasión el escritor colombiano Gabriel García Márquez, de quien era gran amigo, le preguntó si sentía la falta de algo y Fidel respondió: “El poder quedarme parado, anónimo, en una esquina”. Sigue leyendo

El trece de agosto, una felicitación imprescindible

Fidel en el Sitio histórico de Birán - Finca Manacas frente a la foto de sus padres

Fidel en el Sitio histórico de Birán – Finca Manacas frente a la foto de sus padres

Por: Rosario Fernández González – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

El 13 de agosto para la mayoría de los cubanos es una fecha oportuna de felicitaciones y es que en el año 1926 en un pequeño pueblo de la provincia ubicada al oriente del archipiélago y nombrada Holguín, nació para bien de la mayoría de niños, hombres y mujeres de este pueblo, quien por siempre será el líder histórico la Revolución, Fidel Castro Ruz.

Apenas unos años atrás, tanto los de aquí como sus admiradores y seguidores en el mundo estuvimos inquietos porque su salud se deterioró de pronto, los creyentes pedían a sus dioses por la pronta recuperación, no creyentes, patriotas y simplemente amigos manifestaban sus pensamientos con la palabra o el mensaje positivo e invocaban la pronta mejoría de quien admirado por muchos, rechazado o simplemente conocido, por personas de todo el planeta, es innegablemente una de las grandes figuras mundiales en del siglo XX… y aún continúa haciéndose sentir en esta centuria. Sigue leyendo

DESAFÍOS DEL FUTURO A LA REVOLUCIÓN CUBANA

Autor: Frei Betto

El papa Francisco, cuando cumplió sus 78 años, el 17 de diciembre del 2014, hizo un inestimable regalo al continente americano: el comienzo del fin del bloqueo de los Estados Unidos a Cuba y el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países.
Ése fue el tema que Francisco priorizó con Obama durante el encuentro que mantuvieron en Roma en mayo de aquel año. Un año antes, al asumir el pontificado, Francisco se enteró de la cuestión cuando recibió a Díaz-Canel, vicepresidente de Cuba.
Obama admitió en la televisión que “el aislamiento no funcionó”. De hecho el bloqueo impuesto a Cuba, contra todas las leyes internacionales, no consiguió siquiera aflojar la autodeterminación cubana tras la caída del muro de Berlín.
Fidel, que cumplirá 90 años en agosto de este año, sobrevive a 8 presidentes de EE.UU., de los cuales enterró a 4; y a más de 20 directores de la CIA.
Los EE.UU. son lerdos para admitir que el mundo no es fruto de sus caprichos. Por eso tardaron 16 años en reconocer a la Unión Soviética; 20 al Vietnam; y 30 a la República Popular de China. Y tuvieron que pasar 53 años para aceptar que Cuba tiene derecho a su autodeterminación, como lo señaló la Asamblea General de la ONU.
De hecho los EE.UU. y Cuba nunca rompieron el diálogo. En Washington funcionó, a lo largo de cinco décadas, una legación cubana, igual que en La Habana el predio de la legación usamericana se yergue majestuoso en el Malecón.
La noticia de esa reaproximación marca el fin definitivo de la Guerra Fría en nuestro continente. Y Cuba sale gananciosa, pues ofrece una estructura turística aceptable, incontaminada y exenta de violencia a un millón de canadienses que, en invierno, a sólo tres horas de vuelo, cambian sus menos 20 grados de frío por los 30 de calor del Caribe.
Con la apertura del mercado cubano a inversores extranjeros los EE.UU., que todo lo ven en cifras, no desean quedarse atrás de la Unión Europea, del Canadá, de México, del Brasil y de Colombia, que ya tienen importantes acuerdos con la isla revolucionaria. “En lugar de aislar a Cuba, estamos aislando sólo a nuestro país, con políticas ultrasuperadas”, le dijeron a Obama en una carta los congresistas estadounidenses Patrick Leahy (demócrata) y Jeff Flake (republicano) al regresar de La Habana. Sigue leyendo

Un suceso que marcó la historia

Por: Néstor Núñez

Hay sucesos que marcan la historia y, ciertamente, en el contexto latinoamericano el 26 de julio de 1953 dejó huella trascendente a partir de constituirse en la respuesta adecuada a la situación nacional y regional donde los espacios para las reivindicaciones populares no podían ser más estrechos y asfixiantes.

Estamos hablando de decenios donde las políticas de Washington hacia sus vecinos del sur eran la resultante de la alianza más estrecha con camarillas de oligarcas, mandos militares y figuras opresivas locales, que sembraron toda una cadena de tiranías en nuestras tierras.

Fulgencio Batista, en Cuba, y Rafael Leónidas Trujillo, en República Dominicana, pueden citarse como ejemplos de ese rosario de bárbaros que, con la total anuencia de la Casa Blanca, custodiaban a sangre y fuego las prerrogativas norteamericanas en sus respectivos predios.

Si la mano dura nativa fallaba, de inmediato desde el norte se desataba el vendaval de las invasiones castrenses en nuestras latitudes para “salvaguardar los intereses, propiedades, y las vidas de los ciudadanos estadounidenses” radicados al sur del Río Bravo.

En la mayor de las Antillas el agotamiento de otra alternativa para rescatar al país de las manos asesinas y sus amos extranjeros, promovió entre las nuevas generaciones de patriotas la lucha armada como el camino para revertir el caos nacional.

Era la interpretación consecuente de la realidad vigente, a la cual se sumaba la tradición de combate heredada de quienes marcharon a los montes un siglo antes para batallar contra el colonialismo hispano.

Si bien los asaltos a los cuarteles Moncada, en Santiago en Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo, no tuvieron el éxito planeado, tampoco fueron meras escaramuzas a las puertas de sendas fortalezas militares.

Así, al pie de aquellas atalayas, mitos como la imposibilidad de atacar y derrotar a los ejércitos profesionales creados al amparo de dictaduras impuestas desde el exterior, sufrieron importantes limaduras, junto a la pretendida concepción de que nunca podría haber cambios políticos, económicos y sociales en este hemisferio contra la voluntad de la Casa Blanca.

Por demás, vale insistir en que 59 años después de las acciones del 26 de julio de 1953, la tarea por resistir y avanzar no ha concluido aún para la mayor de las Antillas ni para el resto de América Latina.

Frente a la agresividad e injerencia estadounidense, la cual no ha cesado en todos estos largos años, los gobiernos progresistas del área, hoy multiplicados, asumen con voluntad política la indispensable y gigantesca tarea de hacer avanzar sus naciones, expoliadas durante décadas por regímenes proimperialistas.

Fuente:  ARGENPRESS.info)

¿Periodista o funcionario al servicio de USA?

Por: Omar Pérez Salomón

Varios artículos del periodista español Joan Antoni Guerrero, publicados en el sitio de la emisora gubernamental norteamericana Radio Martí, confirma que el odio hacia Cuba de este personaje es solo comparable con el de su coterráneo José María Aznar.

Según el sitio Cubadebate, “el odio de Aznar hacia Cuba es ancestral.
Casi todos los principales puntales de su familia vinieron a Cuba a buscar fortuna y aborrecieron profundamente a los patriotas e independentistas cubanos. La historia recoge el repudiable hecho en el siglo XIX de un pariente cercano, un tío-bisabuelo suyo, comandante del ejército colonial español, que fue un genocida, a tal grado que al momento de la muerte del insigne patriota Ignacio Agramonte, tomó un látigo en la mano y le pegó al cadáver, retándolo a que los desafiara “si era guapo” e iniciando una verdadera brutalidad que terminó con el arrastre del cuerpo inerte por las calles de la ciudad de  Camagüey y su ulterior incineración en una plaza pública.

“Su abuelo, Manuel Aznar, fue paladín del fascismo en Cuba. Vocero del dictador Gerardo Machado en la década del 20 y principios de los años 30, tras cuyo derribo regresó a España y se transformó en vocero de Franco. La prensa cubana de la época recoge en 1945 una visita de tránsito de Manuel Aznar, quien venía al frente de una misión franquista para negociaciones en Estados Unidos y el repudio del pueblo cubano en una manifestación convocada por la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y por la  Federación Estudiantil Universitaria (FEU). Y su padre también tuvo estrechos vínculos con los sectores más conservadores y reaccionarios de la sociedad cubana, allá por la década de los 50”.

Fuente: La Pupila insomne)

EL HISTORICO CINISMO IMPERIALISTA

Por:  José Prado Laballós Miembro de la Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

[singlepic id=259 w=320 h=240 float=right]

El presidente norteamericano, Barack Obama, anunció recientemente que Estados Unidos se retira de Iraq y que lo hace “con la cabeza en alto”, es decir, con satisfacción y orgullo.

¿De qué siente satisfacción, de los cien mil o más civiles muertos por los soldados estadounidenses? ¿De los cinco mil jóvenes norteamericanos que regresaron de la guerra en ataúdes? ¿O de los enormes destrozos causados en ese país árabe?.

Nadie puede olvidar que esa guerra, iniciada hace una década por el entonces presidente, George W. Bush, se libró sobre la mentira de que Iraq poseía armas de destrucción masiva.

A nadie deben extrañar las declaraciones de Obama. La mentira, el cinismo, la prepotencia, la hipocresía, la intromisión en los asuntos internos de otros países y la guerra han sido las características fundamentales de la política exterior de Estados Unidos desde su constitución en república, en 1776.

No había transcurrido una década de ese acontecimiento cuando en 1785 uno de los fundadores que después fue presidente, John Quincy Adams, proclamó la llamada Doctrina del Destino Manifiesto, según la cual Estados Unidos “había sido escogido por la Providencia para dirigir el mundo”. Sigue leyendo

CONQUISTAREMOS TODA LA JUSTICIA

Por:  José Prado Laballós – Delegación Periodistas jubilados en La Habana[singlepic id=265 w=320 h=240 float=right]

Recientemente tuve el privilegio de escuchar a una adolescente de noveno grado explicar cómo se apropio de Martí. Y lo exponía con una sencillez conmovedora.

Todos los días-dijo- cuando apenas contaba cinco años de edad, pasaba, de la mano de mi padre, por un parque, en cuyo centro de elevaba una estatua sobre un alto pedestal y siempre me llamaba la atención. Un día le pregunté a mi padre: ¿ quién es ese hombre que está ahí arriba? Y él me respondió: ´Es José Martí, un gran patriota que luchó toda su vida por la independencia de Cuba. Debes quererlo y honrarlo, ¨porque se afirma un pueblo que honra a sus héroes´.

Poco después, cuando aprendí a leer, me interesaban especialmente todas las historias en que era protagonista nuestro ´Héroe Nacional´.

Un 28 de enero, fecha del natalicio de Martí, escribí una extensa composición sobre el ideario martiano. Tuve que leer mucho sobre él ¨ Apóstol¨ de nuestra independencia, y me maravillaba su extraordinaria capacidad como maestro, poeta, periodista, diplomático y patriota. Supe que fue representante diplomático de un país sudamericano, corresponsal de un periódico argentino y maestro de una nación centroamericana, donde lo llamaban ´Doctor Torrente¨, pues era como un torrente su prédica por la independencia de todo el mundo. Porque para él ¨ Patria es humanidad ¨. Sigue leyendo

A medio siglo de la Campaña de Alfabetización en Cuba

Crónicas

Por: José Prado Lavallós

[singlepic id=217 w=320 h=240 float=left] En este año 2011 se cumple medio siglo de la Campaña de Alfabetización que convirtió a Cuba en el primer territorio de América libre de analfabetismo.

La educación, que es la savia que nutre el alma de los pueblos, ha sido tarea cardinal de la Revolución Cubana desde sus inicios, consciente de que no puede ser libre y fuerte un pueblo ignorante.

Por algo los gobiernos oligárquicos y sus tutores, las potencias colonialistas e imperialistas, mantienen en la ignorancia a los pueblos para explotarlos y dominarlos.

Durante la Campaña de Alfabetización, efectuada en solo un año, fueron alfabetizados en Cuba todos sus iletrados, que eran unos novecientos mil. Pero no se detuvo ahí la labor educativa de la Revolución. Se crearon entonces miles de escuelas y centros escolares y se incorporaron a las aulas los recién alfabetizados y otros que sabían leer y escribir, pero no habían podido continuar asistiendo a la escuela.

No se hizo esperar el fruto de esa siembra de ideas y escuelas. Solo 17 años después, en 1978, el número de estudiantes en todos los niveles se había elevado, de 701 mil 612 en 1958, a un millón 922 mil, y la cantidad de estudiantes de nivel medio había crecido, de 88 mil en 1958 a un millón 043 mil.

Hoy más de un millón de cubanos poseen títulos universitarios y el nivel medio  de la población cubana rebasa el noveno grado.

Entretanto, decenas de miles de especialistas, utilizando el método Yo sí puedo han alfabetizado a más de dos millones de latinoamericanos. Cumplimos así el mandato martiano de que todo hombre al nacer tiene el derecho de que se le eduque, y después el deber de contribuir a la ecuación de los demás.

La Revolución Cubana ha tenido en el ideario de nuestro Héroe Nacional, José Martí, una guía insuperable para elevar la educación y la cultura del pueblo cubano y promoverlas y apoyarlas en otras naciones del mundo

Cito a continuación algunos de los conceptos de Martí sobre la educación, la escuela y el maestro, expresados hace más de un siglo, pero que conservan su vigencia

…un pueblo instruido será siempre libre y fuerte

…El pueblo más feliz es el que tiene mejor educados a sus hijos.

…La enseñanza es, ante todo, una obra de infinito amor.

…No fructifica la educación si no es continua y constante.

…Saber leer es saber andar, saber escribir es saber ascender.

…La escuela es una fragua de espíritus

…Hombres recogerá quien siembre escuelas.

…La ignorancia hace bárbaros a los hombres.

A propósito de la indignación, el caso de Cuba

Por: Iroel Sánchez

Fuente: Blog – La Pupila Insomne

“Conmovidos, luctuosos, indignados, nos reunimos hoy en esta histórica Plaza para despedir, aunque solo sea casi simbólicamente, los restos de nuestros hermanos asesinados en el brutal acto de terrorismo perpetrado contra un avión civil en pleno vuelo con 73 personas a bordo, de ellas 57 cubanos”. Eran las palabras con que el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, comenzaba el 15 de octubre de 1976 -ante más de un millón de personas, concentradas en la Plaza de la Revolución José Martí- su alocución en la despedida del duelo por las víctimas de lo que quedó inscrito en la historia como el “Crimen de Barbados”.

La sucesión de actos terroristas, ejecutados por personal entrenado por la CIA, cobraba entonces a Cuba su más alta cuota en una lista que supera las 3000 muertes. “Es coherente que, con esas criminales intervenciones, la CIA sirva a los sagrados intereses del sistema”,decía a propósito de aquellos hechos el escritor Mario Benedetti.

[singlepic id=240 w=178 h=300 float=left] Por enfrentarse a los sagrados intereses del sistema, es que la Revolución cubana ha debido pagar con la sangre de sus hijos su indignación contra lo que el líder comunista Julio Antonio Mella denominó la “República de Wall Street”. Indignados fueron al Moncada frente a los crímenes de la dictadura pronorteamericana de Fulgencio Batista los jóvenes de la generación del centenario, cuyas razones para la rebelión quedaron recogidas en ese manifiesto para todos los tiempos que es La historia me absolverá, pronunciado el 16 de octubre de 1953. Sigue leyendo

Siempre el mismo enemigo

Por Pedro Meluzá López

Un pensamiento cardinal prevalece en los principales forjadores de la independencia cubana, desde Yara en 1868 hasta nuestros días.

En aquellos años del siglo XIX el enemigo era la metrópoli española, aunque ya se vislumbraba que el principal peligro lo constituían Estados Unidos y su entonces en ciernes imperialismo.

Hoy no existe el colonialismo hispano, pero el adversario sigue siendo “el norte revuelto y brutal que nos desprecia”, como lo calificó José Martí.

Fue el Padre de la Patria Carlos Manuel de Céspedes, de los primeros en alertarnos acerca de los vecinos sajones, cuando dos años después del inicio de la Guerra de los Diez años señaló que “el secreto” de la política de Estados Unidos “es apoderarse de Cuba”.

En julio de 1896, el Titán de Bronce Antonio Maceo escribía a un coronel mambí amigo: “Tampoco espero nada de los americanos; todo debemos fijarlo en nuestros esfuerzos; mejor es subir o caer sin ayuda que contraer deudas de gratitud con un vecino tan poderoso”.

Más adelante, en ese año le confesaría a un amigo que el triunfo independentista “traería aparejada la felicidad del país, si se alcanza sin la intervención extranjera”.

El “norte revuelto y brutal” del que alertó Martí vuelve a inscribirse, ya en la manigua cubana,  en el testamento político del Héroe Nacional, en mayo de 1895:

“…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber—puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo—de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extienda por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso.” Sigue leyendo

El nuevo curso escolar

Por José Prado Lavallós

Después de varias semanas de vacaciones vuelve a ser Cuba una gigantesca escuela. Como en años [singlepic id=170 w=320 h=240 float=left]anteriores se llenan las aulas con estudiantes de todos los niveles. Pero este curso escolar tiene algo diferente: se han introducido en los planes de estudio nuevos contenidos y directrices acorde con las necesidades del país. En este momento acuden a mi mente recuerdos muy lejanos de cuando yo no solo era, como lo soy ahora, un espectador, sino también un protagonista y, con gran entusiasmo, reasumía mis labores de maestro. Recuerdo, no sin cierta nostalgia,aquella primera escuela, que ocupé en 1945, en el barrio rural El Jobo, del municipio de Guanajay, entonces pinareño. No olvido la primera gran sorpresa: no había donde dar clases, porque la escuela había sido destruida por el ciclón de 1944. No fue la única en correr en su suerte, porque las escuelas rurales de entonces, en su gran mayoría, eran rústicos bohíos de techo de guano, piso de tierra y paredes de yaguas, si las tenían. En ese entonces, los gobernantes no se preocypaban por edificar escuelas. No por casualidad cuando triunfó la revolución, el primero de enero de 1959 había en Cuba más de medio millón de niños sin escuelas. Un año de trabajo en El Joibo permitió ver mejor que nunca antes lo que las nuevas generaciones no han visto: la ancestral pobreza que sufrían los campesinos, la tristeza de los niños, que llegaban a la escuela cansados, descalzos, muchos de ellosllenos de parásitos y todos vacíos de ilusiones y esperanzas. Vi a sus padres, casi todos analfabetos, trabajar como bestias de sol a sol, para malamente ganar el sustento de la familia, casi siempre numerosa. Año tras año, familias enteras cultivaban la tierra arrendadas a latifundistas, a quienes tenían que entregar la mitad de lo que cosechaban. Años después, trabajando en una escuela de la capital, donde la vida de los pobres no era mucho mejor, sufría igualmente la carencia de materiales escolares.Los datos siguientes nos dan una ideade la situación educacional del país hasta 1958. Niños matriculados en escuelas: 701 612 Niños que no tenían escuelas: 551 763 Maestros sin trabajo: 20 000 Sólo dos décadas después del primero de enero de 1959, las cifras eran asi: Niños matriculados en las escuelas 1 922 000 Niños sin escuelas: 0 Maestros sin trabajo 0 Fue la Revolución la que posibilitó estos trascendentales cambios y al regresar al presente, luego de este raudo recorrido mental , me detuve en el campo y vi con satisfacciónlas escuelas construidas por el gobierno revolucionario, pero también vi con tristeza enormes extensiones de tierras sin cultivar.Hoy se que gran parte de las tierras ociosas se cultivan y que en los nuevos planes educativos se pone énfasis enlas carreras técnicas, entre ellas las que tienen que ver con la agricultura. Y un pensamiento de José Martíacude a mi meoria: “La agricultura es imperfecta sin el auxilio de la instrucción”.

El trece de agosto, una felicitación imprescindible

Por: Rosario Fernández González

[singlepic id=159 w=116 h=90 float=left] El 13 de agosto para la mayoría de los cubanos es una fecha oportuna de felicitaciones y es que en el año 1926 en el pequeño pueblo,  Birán , en la provincia  ubicada al oriente del archipiélago  y nombrada Holguín, nació para bien de la mayoría de niños, hombres y mujeres de este pueblo, quien por siempre será el líder histórico la Revolución, Fidel Castro Ruz.

Apenas unos años atrás, tanto los de aquí como sus admiradores y seguidores en el mundo estuvimos inquietos porque su salud se deterioró de pronto, los  creyentes  pedían  a sus dioses por la pronta recuperación, no creyentes, patriotas y simplemente amigos manifestaban sus  pensamientos con la palabra o el mensaje positivo e invocaban la pronta mejoría de quien admirado por muchos, rechazado o simplemente conocido, por personas de todo el planeta, es innegablemente una de las grandes figuras mundiales en del siglo XX… y aún continúa haciéndose sentir  en esta centuria.

Pero los tiempos más difíciles de enfermedad pasaron, las alegrías fueron inmensas[singlepic id=162 w=242 h=209 float=right] cuando conocíamos de sus dotes de anfitrión recibiendo visitantes desde algún lugar donde luchaba con todas sus fuerzas por mantenerse cerca de nosotros físicamente. Había puesto sus poderes formales al frente de Cuba en manos  de personas llamadas a continuar la obra que él desde antes del Moncada en 1956, había asumido: la gran tarea de enrumbar a esta islita del Caribe, hacia etapas superiores sobre todo en el crecimiento de valores humanos.

Antes que triunfara la Revolución de Fidel y sus seguidores, es posible que nuestra antilla mayor  fuera prácticamente desconocida y muy visitada por turistas bucando en Cuba algo más que su belleza natural.  Pero después que fue cumplido su Programa del Moncada, todo cambiaba, se hacían realidad los compromisos hechos por el jefe de la Revolución en su  autodefensa conocida  como La historia me absolverá, donde proclamaba el humanismo vigente  en su épica vida.Hoy después de él y junto con él, los visitantes encuentran aquí algo más que el caribe tropical, descubren en la nación la huella que agradece compromisos cumplidos de salud, educación y seguridad social para todos.

A él, al Fidel que cumple para satisfacción de muchos 84 años de edad física,  los cubanos[singlepic id=161 w=90 h=117 float=left]  lo reconocen y se alegran porque su palabra sabia y comprometida sólo con el bienestar de las grandes mayorías menos favorecidas, vuelve a escucharse ya no sólo en Reflexiones escritas, está de nuevo ante las pantallas de las televisoras locales y de otros noticieros en el mundo, y lo mejor de todo, ha vuelto a denunciar  las amenazas tan peligrosas acechando al  planeta desde el punto de vista de espacio vital para los terrícolas por el deterioro de sus fuentes naturales de vida, y de nuevo emplaza a dirigentes de otros gobiernos para buscar  en el diálogo inteligente,  la comprensión evitando un tercer conflicto mundial. Sigue leyendo

VISITAN LOS PERIODISTAS JUBILADOS EL MUSEO DE LA REVOLUCIÓN

Por Emilia Betancourt

Alguien afirmó- con toda razón-, que nada puede describir con más fidelidad el testimonio de un tiempo que los sitios protagonistas de la historia. [singlepic id=103 w=280 h=180 float=left]Así ocurre con el antiguo Palacio Presidencial, hoy Museo de la Revolución, recorrido recientemente por varios integrantes del Grupo Asesor.

El antiguo palacio fue concebido por los arquitectos Carlos Maruri, cubano, y Paul  Belau, belga, quien fue autor también  del  Gran Teatro de La Habana.[singlepic id=100 w=300 h=180 float=right] Fue estrenado en 1920 por el entonces presidente de Cuba Mario G. Menocal.  Por decisión del Gobierno Revolucionario, a mediados de 1959 dejó de ser casa gubernamental  para convertirse más tarde en exponente de la historia de luchas del pueblo cubano Sigue leyendo

Casi a los 50 la Federación de Mujeres Cubanas

Por Rosario Fernández

Felicidades Compañeras[singlepic id=96 w=150 h=130 float=right]

Desde que triunfó la Revolución cubana en 1959   y como parte del programa trazado por su líder histórico, el compañero Fidel Castro Ruz, la mujer estuvo en el centro de los objetivos de la nueva etapa de la nación y, tan cerca como el 23 de agosto de 1960, después de unificar diferentes organizaciones femeninas que existían en la etapa prerevolucionaria, se constituyó  la Federación de Mujeres Cubanas.

Recientemente mientras buscaba información para una exposición  bibliográfica como parte de los homenajes por la efemérides, encontré el texto del discurso pronunciado por Vilma Espín Guillois, su presidenta hasta que falleció dos años atrás y mientras lo leía pensé: cuando el próximo domingo 23 de agosto las afiliadas celebren el aniversario número 49 de  la creción de la Federación de Mujeres Cubanas  puede decirse que fue cumplida  la predicción  de Vilma,  aquel 23 de agosto  en el discurso inaugural cuando dijo “El día de hoy nos ha dado la convicción de que la mujer cubana puede llegar a hacer una labor estupenda dentro de nuestra Revolución”. Sigue leyendo

Fidel y el Periodismo

Fidel ya no compartirá más nuestras páginas dignificando al periodismo como faena honrosa y útil.

Por Rosario Fernández – Delegación de Periodistas Jubilados de La Habana

Se marchó Fidel? ¡No, no… aún está y será por siempre!

Al salir muy temprano en la mañana me acompañó el silencio, y muy cerca de la Plaza de la Revolución, la de José Martí, -también estará él por siempre-  las banderas, aunque a mitad de asta en señal de duelo, volaban hasta el cielo azul de esta mañana difícil, pero llena del sol que le acompañará con su luz al infinito.
Continúa el silencio de los transeúntes,  y los jóvenes vestidos de verde que custodian el paso hacia el lugar, donde tantas horas de trabajo dedicó a este pueblo y a otros pueblos del mundo, nos acompañan en el sentimiento por el dolor y la esperanza.
Continué mis pasos, también otra bandera  ondeando a media asta me recordaba a Fidel, y cerca, los rostros esculpidos para siempre en metal por el artista en las altas paredes. Alli estaban Camilo Cienfuegos y Ernesto Che Guevara…  Al frente, pero más al sur, la
bandera de la Biblioteca Nacional José Martí,  vistosa y partiendo el aire en dos, llora, mas con esperanzas por siempre.
La fecha de la desaparición física de Fidel con el memorable día de la partida del Granma desde Tuxpan.hacia Las Coloradas, es una increible coincidencia que,  no me queda dudas,  se convertirá en un momento para recordar ambos hechos estrechamente vinculados, tanto por los cubanos  como por  otros pueblos que en el mundo han aprendido a
quererlo, respetarlo y admirarlo.
En esta breve caminata esta mañana particularmente dolorosa vienen a mi mente las palabras de Bertold Brecht,

“…hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”.
¡Gracias por siempre Fidel, desde la Plaza de la Revolución y desde todas las plazas , porque tú  eres un imprescindible!