Archivo de la etiqueta: Periodistas jubilados cubanos

La chismosa del barrio

Por: Ilse Bulit – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana – Cuba

El sonido de la ventana descubrió a la mujer. Abierta a medias, en la oscuridad se percibía un rostro afilado. Después de esta impresión, los jóvenes desviaron la mirada. Regresaban de asistir al concierto del grupo predilecto.

Reparto de las muchachas en sus casas en cumplimiento de lo acordado con las familias.

Voces altas en este sábado primaveral. Y un atrevido, tratando de imitar al intérprete aplaudido. Llave en mano, la joven se detuvo.

Suponía lo que suponía aquella vecina de ella y sus amigos. Es la chismosa profesional del barrio, dijo y ordenó silencio. Con un gesto les pidió que se acercaran. La rodearon.

En la oscuridad del portal, la muchacha en toNo misterioso y en calidad de fin de fiesta, les ofreció contar las andanzas y anécdotas de aquella anciana.

Y así, con la gracia de una Sherezada aficionada deslizó la historia verdadera, la contada por sus abuelos, en los oídos ansiosos de los amigos.

“Algunos acusan a las ancianas de ser las reinas de las habladurías. Es un estereotipo prefabricado. En este caso analizado, siempre se caracterizó en el barrio por su orgullo de niña mimada, un ser perfecto. Y desde joven criticaba a los demás, en especial a las mujeres dedicadas al estudio y al trabajo.

No se casó y al morir sus padres quedó sola, ocupada más que nunca de vigilar la virginidad de las otras. Sigue leyendo

No hay remedio el mundo ha cambiado sin nuestro permiso

Los telefonitos

Por: Ilse Bulit – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana – Cuba

Parados en el balcón no disfrutaban la brisa reconfortante. Nerviosos estaban estos abuelos. Aunque los tres nietos catalogaban de confiables, alternativas ajenas los asustaban por aquello de que cualquier cosa puede pasar.

Coincidían los tres en el atraso. En la mañana ninguno anunció la posible tardanza.

La preocupación les crecía poco a poco. Los tres poseían telefonitos y ninguno. Un timbre interrumpió la fabricación de sucesos tristes. El anciano, el más ligero, protagonizó una mini carrera hacia el teléfono fijo.¿Servirán para llamar a los abuelos?

Para borrar la expresión asustada de la abuela, repitió en alta voz lo dicho por la nieta mayor. “De la universidad salió con algunos amigos para el multicine. Ahora estaba frente a tres bolas de helado de chocolate”. Agregaban a su sabrosura el ser producto de una invitación.

Respiraron tranquilos por unos minutos. Retornaba la preocupación por los otros dos, cuando repicó el timbre. Era el adolescente. Al abuelo le costaba trabajo entenderlo. El ruido circundante era atronador. Con la frase lapidaria de que no podía gastar más en la llamada, se desconectó. Sigue leyendo

El factor Lula

 

Por: Frei Betto

Es difícil encerrar a Lula. Aun detenido por la Policía Federal en Curitiba, su presencia impregna el imaginario de una parte significativa del pueblo brasileño. Es imposible ignorarlo. Y eso vale también para quien lo odia y celebra su prisión.

Brasil carece de héroes. Los pocos que trascienden el período en el que vivieron son admirados, justamente, por haber combatido las fuerzas del conservadurismo, de Zumbi a Tiradentes, de Antonio Consejero a Lampião, de Marighella a Chico Mendes, de Betinho a Marielle.

No hay manera de condenar a Lula al olvido. Varios factores excepcionles moldearon su biografía singular: la miseria familiar en Garanhuns (PE); la mudada a Sao Paulo en un camión de migrantes; el líder sindical que escapó de la cooptación de la izquierda y la derecha, y lideró las más importantes huelgas obreras de nuestra historia durante la dictadura militar; la fundación del PT; los dos mandatos presidenciales culminados con un 87% de aprobación, etc.

Aunque la justicia lo condene por corrupción, el fiel de la balanza se inclina a su favor en el imaginario popular. Por una simple razón: la justicia brasileña es lenitiva con los poderosos (aun cuando Lava Jato se esfuerce por revertir esa tendencia) y severamente cruel con los pobres acusados de pequeños delitos.

Aparte de Lula. ¿a cuántos políticos ha condenado el Supremo Tribunal Federal hasta el día de hoy? ¿Cuántos de nuestros 600 000 encarcelados tienen acceso a abogados? ¿Y a jueces? ¿Se consideran imparciales los juicios?

A los ojos de la opinión pública, los jueces pierden credibilidad al aceptar, además de un alto salario, privilegios injustificables como el subsidio a la vivienda y a la alimentación.

De poco más de doce mil jueces de primera y segunda instancias del estado de Sao Paulo, solo 168 se niegan a aceptar esas regalías (información brindada por un juez de segunda instancia).

Hoy Brasil es una nave sin rumbo. Nuestro futuro es imprevisible. Su signo se decidirá en octubre, con el resultado de la elección presidencial. Sigue leyendo

La mala memoria de los que atacan a Cuba

Por Arthur González

Quizás sea la vejez de los que llevan más de medio siglo intentando derrotar a la Revolución popular cubana, lo que les hace perder la memoria a ciertas personas que se han enriquecido gracias al socialismo cubano, porque sin los fondos que aprueba el gobierno yanqui, ninguno fuera hoy senadores, representantes en el Congreso, ni adinerados empresarios en Miami y otras ciudades del Norte.

Ahora desde España atacan la postura valiente del embajador Juan Antonio Fernández, asumida en defensa de su patria por las payasadas de uno de los que Estados Unidos financió para hablar mal de Cuba, cuando el diplomático le salió al paso para decirle “con Cuba no te metas”, frase que se hizo viral en las redes sociales.

Esa defensa a los que agreden a Cuba la califican como “diplomacia de la guapería”, demostrando su ignorancia respecto a la historia de la diplomacia cubana, encabezada desde los primeros años de la Revolución por el Dr. Raúl Roa, apodado como el “canciller de la dignidad”, debido a sus valientes e inteligentes intervenciones en reuniones de la OEA y durante la Asamblea General de la ONU, ante las mentiras del embajador estadounidense durante los ataques a los aeropuertos cubanos, por aviones procedentes de Estados Unidos, pintados con insignias de la fuerza aérea cubana, horas antes de la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos.

Cuba ha tenido que defendersede los ataques yanquis, demostrando su verdad ante los que se prestan para mentir y ofender al pueblo cubano.

Sin embargo, parece que olvidaron la actitud prepotente y colonial  asumida por el Rey Juan Carlos de España, cuando en una Cumbre  Iberoamericana mandó a callar al presidente de Venezuela Hugo Chávez,  haciendo galas de una grosería sin precedentes,muy alejada de las normas diplomáticas.

Si a los contrarrevolucionarios no les gusta la guapería cubana, que  la dejen en paz, no la provoquen ni la ofendan con intromisiones  ordenadas desde Estados Unidos.

No es secreto que, durante la pasada Cumbre celebrada en Panamá, la  mafia terrorista anticubana radicada en Miami, envió a un grupo de  provocadores que no participan con su pueblo en el esfuerzo cotidiano  por vencer las dificultades creadas por la guerra económica, los que  recibieron el rechazo contundente de la delegación cubana.

Ahora repiten elespectáculo para crear problemas en Lima, y volverán a  recibir la respuesta digna y decidida de quienes, síconforman la  sociedad civil que trabaja y estudia en Cuba, y no en Miami o bajo las  órdenes yanquis. Sigue leyendo

Periodistas Jubilados en asamblea de balance anual

Por Rosario Fernández – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

Elegido Fredy Moros como nuevo presidente de base

Nuevo ejecutivo de la delegación de periodistas jubilados de La Habana, encabezado por Fredy Moros como presidente e integrado también por Angela Oramas (izq), Elsa Blaquier, Nancy Núñez, Deborah Rodríguez y Rosario Fernández (Foto: Yoandry Avila Guerra)

Como el resto de delegaciones  del país, los ya jubilados   celebramos nuestra  Asamblea como  parte de la preparación para el  próximo Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba y efectuamos la renovación de nuestro ejecutivo.

 

Varias decenas de colegas participaron en 23 e I,  nuestra estimada sede.  El salón de reuniones sirviò de lugar de encuentro. Alli conocimos de eventos similares celebrados en el país, en los que fueron elegidos o ratificados los ejecutivos en diferentes delegaciones y  estructuras ramales.

Nuestra Delegación ronda ya la cifra de 200 integrantes y una buena parte asistieron a nuestra casa —UPEC nacional– siempre dispuestos a opinar, proponer y mantener a quienes  continúan trabajando por la delegación.

En esta ocasiòn nos acompañaron  miembros  de la Presidencia y el Comité Nacional, entre ellos Aixa Hevia, vicepresidenta primera de la UPEC, Rosa Miriam Elizalde  y Ariel Terrero,  así  como Juan Carlos Ramírez Heras.

El recuento presentado por Ángel  Rodríguez, quien se mantuvo como  presidente de esta Delegación en el ùltimo periodo de mandato,  incluyó una importante informaciòn de lo realizado: encuentros amistosos, presentación de libros, homenajes a numerosos  colegas algunos que están y otros que aun cuando ya se han marchado definitivamente, habían dejado la huella de su quehacer en cualquiera de los medios de prensa. Sigue leyendo

Asamblea de la Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

Colegas, con vistas a la Asamblea X Congreso de la Delegación de Periodistas Jubilados de La Habana que celebraremos el próximo 15 de febrero a las 9 de la mañana en la Upec Nacional, se ha creado una Comisión de Candidaturas presidida por Eduardo Yasells y que integran además Omar Segura, Rosario Grasa, Juan Carlos Santos y Manuel Moro.

Esta Comisión tiene la tarea de seleccionar los nombres de las siete compañeras y compañeros que formarían la candidatura para elegir a los cinco que integrarían el nuevo ejecutivo de la Delegación, así como de los ocho propuestos para escoger a los cinco que nos representarán en la sesión final del Congreso en julio próximo.

Saludos cordiales,

Delegación de Periodistas Jubilados de La Habana

ORDEN DEL DÍA

  • Himno Nacional
  • Presentación de la Presidencia
  • -Video-homenaje a Moltó
  • Elección de la Comisión de Documentación
  • Lectura del Informe de Balance
  • El presidente de la Comisión de Candidaturas presenta las candidaturas y expone su composición. Los invitados se retiran.
  • El presidente de la Comisión Electoral explica cómo se votará y a continuación los miembros de la Comisión entregarán las boletas a los afiliados.
  • Receso para la votación secreta y directa. La Comisión se retira para realizar el escrutinio.
  • Debate y aprobación del Informe de Balance.
  • El presidente de la Comisión Electoral informa los resultados de la votación.
  • El presidente electo dice breves palabras.
  • Entrega de reconocimientos.
  • Conclusiones.

CANDIDATURA para el EJECUTIVO de la DELEGACIÓN DE PERIODISTAS JUBILADOS en La Habana

La Comisión de Candidaturas que preside el compañero Eduardo Yasells y está integrada además por Rosario Grasa, Juan Carlos Santos, Manuel Tomás Moro y Omar Seguras, concluyó su trabajo de selección de los propuestos para integrar las candidaturas del nuevo Ejecutivo de la delegación y de delegados al X Congreso.
Cumpliendo con lo establecido en el Reglamento Electoral se realizaron las consultas pertinentes y ambas candidaturas ya tienen la aprobación del Grupo de Trabajo de la Presidencia de la Upec.

Como habíamos anunciado, les hacemos llegar esas candidaturas para que sepan con anterioridad sus nombres y les resulte más fácil la votación, que se realizará de manera directa y secreta en la Asamblea de la delegación que celebraremos el jueves 15 de febrero a las 9:00 de la mañana en la Upec Nacional.

Candidatos para el Ejecutivo de la delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

  1. Elsa Blaquier Ascaño
  2. Rosario Fernández González
  3. Federico (Fredy) Moros Bermúdez
  4. Nancy Núñez Pírez:
  5. Ángela Oramas Camero
  6. Luis Constantino Pérez Delgado
  7. Débora Rodríguez Villazuzo

Importante señalar que de los siete candidatos, solo dos tienen disposición y están en condiciones de asumir como presidente si resultan electos. Ellos son:

1.- Federico (Fredy) Moros Bermúdez
2.- Luis Constantino Pérez Delgado

Algunos datos sobre los candidatos:

Sigue leyendo

Aviso Importante – Atención colegas – nueva posibilidad de atención oftalmológica

Atención colegas, nueva posibilidad de atención oftalmológica

Colegas, quienes necesiten del servicio de oftalmología y optometría y que no han sido tratados en esas especialidades en el hospital Calixto García, pueden sumarse a la nueva oportunidad que nos brinda ese centro asistencial.

Las solicitudes deben hacerse hasta el día 6 de febrero pues la relación de
pacientes debe entregarse al siguiente día al hospital.

Los interesados favor de pasar sus datos personales a Angelito en la Upec al correo basedatos@upec.cu (nombre completo, número del carnet de identidad y teléfono).

Saludos

Débora Rodríguez Villazuzo

Atención al Periodista  – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

¡! Aquí Estamos ¡! con Victor Joaquín Ortega

Estimados compañeros,

La Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana, tiene el gusto de invitarte al encuentro que sostendremos con el experimentado colega Víctor Joaquín Ortega Izquierdo, quien nos hablara sobre su amplia y variada trayectoria en el periodismo. Además el invitado expondrá acerca de la 4ta edición del libro Kid Chocolate el boxeo soy yo, del que es coautor junto al compañero Elio Meléndez.

 

Día: 31 de enero, miércoles

Hora: 2: 30 P.m.

Lugar: Casa Central de la Prensa, 23 e I. Vedado. La Habana

Te esperamos,

Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

 

Tres vicios del idioma: como, para nada y la autopregunta

DEL LENGUAJE

José Prado Laballós

Hoy me voy a referir a tres vicios del idioma que se han puesto de moda en nuestros medios: como, para nada y la autopregunta

Ya se ha generalizado el uso innecesario de la preposición como:

Cristina Fernández fue elegida como presidenta de la argentina.

Caridad Suárez fue seleccionada como Vanguardia Nacional.

Ese como sobra y, además, crea alguna confusión.

En nuestro idioma existe una palabra muy corta y contundente para negar: NO. No se por qué nos empeñamos en sustituirla por para nada:

En cuanto a la autopregunta, ponga atención y verá frecuentemente que el orador se autopregunta algo. Ejemplo:

Estoy seguro de que resolveremos ese problema, ¿Por qué digo esto? Porque tenemos la voluntad para hacerlo. Suprima la pregunta y verá que queda mejor.

CURIOSIDADES.

La palabra oía, del verbo oír, tiene tres sílabas: o-í-a.

Diversos usos de la palabra si:

Si llegas tarde no te esperaré.

Si, no te esperé porque llegaste tarde.

Cuando volvió en sí no reconoció a nadie.

Si, es la séptima nota musical.

Tomó el dulce para sí.

Gracias por llegar con tu… Destino Cuba – Homenaje a Ana María Radaelli

Por: Rosario Fernández – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

Habían pasado varios días y cuando supe del fallecimiento de Ana María Radaelli, aunque la conocía de antemano cuando  me preparé con muchísimo gusto para presentarla en ese espacio que en Radio Ciudad de La Habana, ofrece a la Delegación de Periodistas Jubilados de la capital.Pude  conversar allí unos minutos, con ella… su emoción y sencillez de verbo la identificaron con nuestros coterráneos.

Pero mi nota de hoy tiene algo más, ¡con qué gusto esa argentina quien regaló años y letras  a nuestra  Isla,  entregó páginas de sus libros, su periodismo latino, por cierto gracias -donde estés Ana, por aquella sencilla  dedicatoria del “Destino Cuba” que terminaba  “… con toda cariño… Ana María Radaelli”.

Te agradezco también tu  incorporación  a nuestra delegación, por regalarnos tus páginas, tus conversaciones en fin la fraternal

Ultima actividad en la Casa de la Prensa – Tertulia Literaria – con la Delegación de Jubilados pocos días entes de su partida en diciembre 2017

compañía en este país al que la vida te trajo y donde nos esforzamos por cuidarte, aún con  nuestras limitaciones pero con algo que no tiene fronteras, la eterna hospitalidad.

 

¡Descansa siempre con mucha paz!

Tus compañeros y compañeras de la Delegación de Periodistas Jubilados de La Habana

 

Así conocí a FIDEL – Recordando el primer año de su partida

Por:  Alicia Pineda – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana – Cuba

Allí lloré y me sentí orgullosa de ser cubana y fidelista

Soy del grupo de estudiantes de la UH que tuvimos el privilegio de hablar noche tras noche con Fidel, durante un periodo de tiempo, que hoy evoco.

Fidel habla en el Palacio Presidencial 26 octubre 1959

El 26 de octubre de 1959, en el acto frente al Palacio Presidencial estaba con mi entrañable amiga María Rosa Garcini en la terraza norte del Palacio  muy cerquita de Fidel, el Che, Camilo y sus padres, Dorticós y su esposa, y muchos otros compañeros.
Cuando Fidel comenzó a hablar convocó a los obreros, a los campesinos, a los estudiantes, a armarnos para defender la revolución. Y no titubeamos. Al final del acto partimos hacia la colina. Cerca de la oficina de la FEU firmamos en una libreta y ya fuimos milicianos.El periódico Revolución reporta el encuentro sostenido la víspera por elComandante en Jefe Fidel Castro en la Universidad de La Habana con estudiantes que recibían adiestramiento militar. Los jóvenes integrantes de las milicias le entregan el uniforme del batallón universitario y el líder de la Revolución les promete que los llevará al Pico Turquino para hacer allí entrenamiento junto con campesinos.
Después venía Fidel todas las noches y entre otras muchas cosas nos  explicaba que la guerra había terminado pero la lucha recién comenzaba contra un gigante poderoso. Y que esta lucha se conquistaba con el filo del machete,  como dijo el Titán de Bronce.
Unos días después nos pidieron las medidas para hacernos los uniformes.  Pasados unos días, el 27 de noviembre, bajábamos por la calle San Lázaro vestidos con el rojo-vino de la FEU, la boina negra y el buho sapiente como El periódico Revolución reporta el encuentro sostenido la víspera por elComandante en Jefe Fidel Castro en la Universidad de La Habana con estudiantes que recibían adiestramiento militar. Los jóvenes integrantes de las milicias le entregan el uniforme del batallón universitario y el líder de la Revolución les promete que los llevará al Pico Turquino para hacer allí entrenamiento junto con campesinos.distintivo, sólo que ahora estaba sentado  encima de un montón de libros y llevaba un fusil bajo el ala.
En ese desfile de 1959 honramos a los estudiantes de Medicina fusilados en 1871, con el orgullo de empuñar un arma en defensa de la Revolución  de Fidel. Fue  el primer desfile armado que se produjo en la capital después del 1 de Enero.
Al poco tiempo, en una de aquellas visitas a la colina, prometió hacer un viaje con nosotros a la Sierra Maestra. Nuestra alegría fue indescriptible.
El 1 de Enero de 1960, acompañados de Fidel, más de 300 estudiantes universitarios, partimos hacia la Sierra.
En horas de la tarde de ese día nos agrupamos en la Plaza Cadenas, hoy Ignacio Agramante y de allí salimos rumbo a la Terminal de ferrocarriles. Muchos de nuestros padres nos acompañaban en ese recorrido pues una buena parte de nosotros no nos habíamos separado nunca de ellos. Antes de llegar a la Terminal  pasamos junto al Palacio Presidencial, donde el líder de la Revolución asistía a una recepción que ofrecía al periodista Herbert Mathews, aquel que desmintió que Fidel había muerto en la Sierra. A un costado de Palacio y gritamos a todo pulmón Fidel, Fidel, Fidel, para que el Comandante se asomara. Por una de las ventanas se presentó vestido con uniforme de gala y agitando un sombrero de Yarey, y nos dijo que lo esperáramos en la Terminal de trenes.
Al llegar allá, una larga fila de vagones estaban ya dispuestos para trasladarnos. ¡A mi me parecía que soñaba! Sigue leyendo

Cuentos de Viejos

Nunca me ha gustado replicarme. Y como la realidad de los ancianos permanece en un escenario de telenovela reprisada, consideré no aburrir a mis amigos y conocidos con mis cuentos protagonizados por ancianos. Continúo escribiéndolos, pero solo les enviaré aquellos en que crea colocar un punto de vista mas pegado a la realidad de estos
días. Gracias por resistirme.

Ilse Bulit – Periodista de la Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana – Cuba

El juego de la latica  versus  Celular

Le llegó el barullo en esa nube protectora que baja los niveles del sonido en los oídos ancianos. Abandonó su rincón favorito en el patio y a paso de bastón buscó a la hija. Estaba junto al marido en el rincón favorito de ellos, en la cocina. Ella, acongojada, preparaba un jugo natural, posible receptor del agua salada de las próximas lágrimas. Él, enfurecido, sentía el crepitante latir del corazón, en anuncio de una posible visita al cardiólogo. La llegada del “bisa”, así quedó bautizado por la popularidad de una telenovela brasileña de la temporada veraniega, les frenó la conversación. Los querían todos en la familia y lo respetaban; aunque en algunos nietos y todos los bisnietos, se sentía mirado como al Morro, aceptado en su papel histórico de representante de la ciudad, pero ya desvanecidos su luz guiadora de navegantes, ante las tecnologías vigentes.

El pedido de un buchito de café, logró calmarles los ánimos. Por complacerlo, solo por él, decidieron darle trabajo a la cafetera china. Mientras esperaban la colada, saltó el último capítulo de los normales dramas familiares, causante del ruido desproporcionado en un hogar de gentes civilizadas.

El nieto del medio, o sea, su bisnieto, el de los nueve años, estaba encaprichado en un celular-animadocelular de verdad y lo reclamaba a gritos en pago de su paso triunfante al tercer grado con las mejores notas del aula. Y demostrando un admirable sentido de la justicia, preguntaba el porqué tenía un celular con lucecitas, el más irrespetuoso y mal estudiante esa aula. Lo peor vino después, cuando el padre bajó a nivel de primaria sus conocimientos sobre la economía mundial y explicó las diferencias entre los países desarrollados y no desarrollados. Entonces, el estudioso y por seguro, pichón de analista de información, le ripostó que en la TV cubana había visto a niñitos indígenas con celulares. Noqueado el padre y en la edad de los infartos peligrosos, bufando abandonó la discusión y el pequeño cerró los libros en huelga de estudios, por lo menos por ese día. Y ellos, par de ancianos todavía con influencia entre los hijos y nietos, escarbaban en los posibles argumentos que convencieran al niño porque ya lo del celular implicaba aparte de la inversión monetaria, ciertas consideraciones éticas.

El irritado abuelo calmado por el café, expuso una idea. Seguro la apoyaría el bisabuelo, quien se entretendría también en la niñez con aquel juego. En la infancia de ambos, el teléfono fijo escaseaba en ciudades y campos.

Le contarían como ellos se divertían durante horas. Buscaría dos laticas y el cable. Un niño con latica a cada lado del cable extendido y jugarían a las llamadas telefónicas, unidas a “rin rin” vocales o hechos repiqueteando otra lata.

telefono-de-latica-meuciEl bisabuelo observó asombrado al anciano. El calor sofocante le obstruía la conexión de las células cerebrales o un brote de Alzheimer lo tomaba por sorpresa.

Si le planteaba el juego del teléfono de latica al pequeño operario de computadora, perdería el respeto de todos los habitantes de la casa, inclusive él, un cercano nonagenario del siglo XXI.

10 de septiembre de 2016

El trece de agosto, una felicitación imprescindible

Fidel en el Sitio histórico de Birán - Finca Manacas frente a la foto de sus padres

Fidel en el Sitio histórico de Birán – Finca Manacas frente a la foto de sus padres

Por: Rosario Fernández González – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

El 13 de agosto para la mayoría de los cubanos es una fecha oportuna de felicitaciones y es que en el año 1926 en un pequeño pueblo de la provincia ubicada al oriente del archipiélago y nombrada Holguín, nació para bien de la mayoría de niños, hombres y mujeres de este pueblo, quien por siempre será el líder histórico la Revolución, Fidel Castro Ruz.

Apenas unos años atrás, tanto los de aquí como sus admiradores y seguidores en el mundo estuvimos inquietos porque su salud se deterioró de pronto, los creyentes pedían a sus dioses por la pronta recuperación, no creyentes, patriotas y simplemente amigos manifestaban sus pensamientos con la palabra o el mensaje positivo e invocaban la pronta mejoría de quien admirado por muchos, rechazado o simplemente conocido, por personas de todo el planeta, es innegablemente una de las grandes figuras mundiales en del siglo XX… y aún continúa haciéndose sentir en esta centuria. Sigue leyendo

Ochoa sigue siendo un huracán

AYER Y HOY: MIRANDO A CUBA

Ochoa sigue siendo un huracán

Que me perdone la Señora Modestia.

Sí, que me absuelva si quiere, pero debo declarar que fui yo, en un artículo periodístico, publicado hace muchísimos años y titulado “Ochoa es un huracán”, quien primero expresó el diagnóstico: Héctor Ochoa Carrillo (La Habana, 1931) no pertenece al género humano, no es una persona, sino que se proyecta como un indetenible meteoro.
Y, con sus 85 años, lo sigue siendo.
Ah, pero el asunto cuenta con larga historia.

Démosle al reloj pa´trá

Transcurre 1944 y un muchachito vedadense de 13 años, llamado Héctor, se estrena en los medios, como asistente de cámara, en los capitalinos estudios fílmicos de Estrella y Plasencia.
Llega el marzato. Aquel joven —ahora veinteañero—, poseedor de un corazón rebelde en medio del tórax, se rebela contra el golpetazo de quienes sus guatacas apodaban El Hombre, El Indio, El Mulato Lindo de Banes. Primero se acerca a los conspiradores del autenticismo pero, desilusionado, se mueve hacia las filas del M-26-7, movimiento del cual será uno de los primeros militantes en La Habana.
Llega 1956 y es convocado para una singular tarea: debe formar parte del equipo técnico de un noticiero de cine que, en República Dominicana, entrevistará al sátrapa Rafael Leónidas Trujillo y Molina.
Mientras esperan la llegada de Trujillo, alguien le sugiere a Ochoa que chequee los micrófonos instalados en el local. Al dirigirse a uno, se le revuelve el sedicioso que en el pecho lleva, y dice: “Uno, dos, tres, probando. Vamos a entrevistar al asqueroso general Chapitas”. (El equipo casi lo mata, temeroso de que alguien cercano a la hiena oyese lo dicho).
A finales de 1958 está en Venezuela, con falsa documentación de ayudante de máquinas, a bordo del yate Aurora, portador de bidones que contienen seis toneladas de armas para el Ejército Rebelde.
Pasan por Panamá y por Costa Rica. Y finalmente, desembarcan en el litoral de la comarca cienfueguera.
Pero llegan tarde: es el primero de enero de 1959. (Lo cual no demerita a los expedicionarios: ellos no sabían que, mientras navegaban, la rata había alzado vuelo, despavorida).

Tras el enero luminoso

Es nombrado camarógrafo del Palacio Presidencial, lo cual le permitirá atestiguar magnos hechos de la incipiente revolución en el poder.
Ah, pero llega abril del 61.
Los planes fraguados por Ike, a los cuales John F. les da luz verde —según algunos a regañadientes—, se materializan. Y Ochoa, en Ciudad Libertad, está filmando el cadáver de Eduardo García Delgado, el miliciano que con su “sangre numerosa” —como dijo Guillén— escribió antes de morir el nombre de Fidel en una puerta de madera.
Poco después, el territorio patrio es hollado por una fuerza invasora. En Palacio, Ochoa, quien siempre ha estado “en todas”, enseguida se entera. No le da tiempo para vestir su uniforme de miliciano, ni a sustituir sus lindos zapatos citadinos por un par de botas. Y, sin encomendarse a Dios ni al Diablo, con su cámara Bell and Howell de cuerda, parte hacia el frente, donde se va a convertir en un hombre-leyenda.
Las anécdotas menudean. Ochoa, rodilla en tierra, filmando a un avión enemigo que viene de frente, ametrallando. (“Fue una toma muy buena”, él comenta).

Filmará los cañonazos de Fidel que destrozan al Houston.

Y no sé si es estrictamente cierto, pero, según la tradición oral miliciana, llegaba a territorio invadido antes que la tropa.
Hay una foto inolvidable. Él, con un pantalón negro y una camisa blanca —parece un gastronómico—, en las arenas de Girón, junto a Fidel. Cuando le pregunto por el documento gráfico, Ochoa, tan olvidado de sí mismo, tan lejano del autobombo, me responde: “Ay, Argelito, yo no sé por dónde coño anda esa foto”. Y por eso, desgraciadamente, la imagen no acompaña a estas humildes líneas.
Mil pies de película, por él filmadas en Girón, constituyen todo un aval imperecedero.
Después… bueno, después se prolongaron sus travesuras. En 1963 el ciclón Flora convierte en un mar toda la cuenca del río Cauto. Y entonces, ¿dónde está Ochoa? Pues con un uniforme de preso y botas rusas —que el comandante Almeida le ha prestado—, cámara en mano colgando de un helicóptero, mientras el piloto, horrorizado, le grita: “¡C…, te vas a matar!”. (La cámara que entonces utilizó —la misma de Girón— se halla en el santiaguero museo cinematográfico).
Y recuerda: “Cuando le dieron candela a la Central de Trabajadores de Cuba, llegué y les dije a los bomberos que me pusieran la escalera para subir a la azotea y filmar algunos interiores utilizando el ángulo ancho. Cuando miré hacia abajo, el carro con la escalera lo habían pasado para otro lado. Me volví como loco y cuando bajé, insulté a los bomberos”.
Sigue leyendo

Todavía sirven los viejos

Por Ilse Bulit – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

Este era el último café del día. Lo aceptaba la pareja y lo disfrutaba, acomodados en la terraza.  El siletodavia sirven para algo los viejosncio de la casa pronto se vería interrumpido por la llegada de sus otros moradores. Debajo de ellos, una concurrida avenida de la ciudad provocaba ruidos que no les pertenecían, aminorados por la altura del piso ocupado. Era la hora precisa en que les nacían todo tipo de comentarios. El presente, el pasado y el futuro se fundían en un crisol de opiniones disímiles. Se hablaba de lo humano y lo divino al estilo de  un locutor de estirpe en un programa radial o se iba de “palo pá rumba”, dicho traído por el anciano del popular barrio en que se crió. Esa crianza pegada al suelo irregular pisado le diseñó una personalidad pragmática, bien diferente a esta mujer perfeccionista, entregada a la tarea de perfeccionarse ella y sobre todo, perfeccionar a los suyos.
Estaba listo ese preámbulo del verano en que el calor trata  de dominar al aire frío de las tardes y este tiempo le servía a la anciana para dolerse de las barriguitas al aire de esas casi niñas circulantes allá abajo, acompañadas de esos casi niños de cigarros en la boca y un posible derivado del alcohol, asomando la tapa en el bolsillo.
Gracias a Dios, lo recalcaba, sus nietos no eran así y repetía sus cualidades, olvidada de los defectos y que el conocía tan bien como ella pues los habían criados juntos. El seguía a medias las palabras porque en silencio organizaba otras palabras que pronunciaría esa noche a escondidas de ella y de los otros en un primer paso prudente ante una amenaza olfateada en el día anterior.
Había entrado al dormitorio del adolescente mayor en busca de la revista prometida y Sigue leyendo

Ellos lo dieron todo

Por: Ilse Bulit – Delegación de Periodistas jubilados en La Habana – Cuba

Le fastidiaba prepararse el desayuno. Nunca imaginó que por unos

Todo cuidado es poco si se trata de las personas adultos mayores que cuidaron de nosotros.

Nieta se ocupa de afeitar a su abuelo

minutos de diferencia, un huevo podía pasar de un estado líquido a sólido. Y lo peor, lo que más le molestaba, era repetir la misma operación día tras día y al final comprobar que ningún huevo le quedaba igual al anterior y si por casualidad, alguno se acercaba a su gusto, jamás sería su exacto concepto de un huevo para ingerir en el desayuno, porque en la volatividad de pareceres se anclaba el rasgo principal de su personalidad.
Para la profesión ejercida durante cuarenta años, significó la búsqueda incesante de nuevos rumbos y la pérdida de posiciones estables. Y la pérdida también de dos matrimonios registrados en notarías y varios calificados como uniones consensuales. Producto de los últimos, solo dejó algunas griterías y otros disgustos. En los primeros, acumuló hijos que siempre recibieron la pensión alimentaria, regalos de primera en cumpleaños y Reyes y cuando las madres chillaban por ayuda, lo que ocurría a menudo.
Por la ventana, divisaba el mar. Lo agitado de las olas le justificaba la suspensión de la caminata aconsejada por el médico. Después del desayuno, ese desayuno también aconsejado por el médico al igual que el almuerzo confeccionado por la asistente el día anterior, vería algún filme. Quería extraerse las palabras escuchadas ayer en el programa de la tele y que lo incitaban a una visita mental al pasado, lo que por lo menos a él, para su descanso espiritual, era un inconveniente. No era la primera vez que escuchaba la dichosa frasecita. Era una especie de rezo, una invocación a las almas, un reclamo a los corazones de los ciudadanos. Preferentemente el versito lo colocaban en voces femeninas y caras angelicales. Podrían ser profesionales graduadas de psicología, sociología,
o de periodismo. Y si por error se la endosaban a pronunciar a una anciana, esta era una gran actriz aficionada, una hipócrita de envergadura o una pura masoquista. Porque sus compañeras etáreas o quizás ella misma, las de la generación libertaria a toda costa, sufrieron bien los acontecimientos o fueron
testigos de los hechos. Y sabían lo que podía esconderse detrás de la frasecita de marras.
“Ellos lo dieron todo”. Sí, esos viejitos que usted ve por ahí, “lo dieron todo a sus hijos, a sus mujeres, a su familia. Las familias están obligadas a reembolsarles la atención, el afecto. Sigue leyendo

Julio García, desde la humildad y el compromiso

A continuación, www.cubaperiodistas.cu reproduce a manera de póstumo homenaje a quien fuera Presidente de la UPEC, las palabras enviadas en marzo de 2011 desde Maracay, Venezuela, por Julio García Luis, a la ceremonia de entrega del Premio Nacional de Periodismo “José Martí”, por la obra de la vida, que mereciera el pasado año.

[singlepic id=291 w=320 h=240 float=right]

Queridas compañeras, queridos compañeros:

El Premio me ha sorprendido en medio de un compromiso docente con los estudiantes de Maestría en Comunicación en la hermana República Bolivariana de Venezuela.

Nada me habría gustado más que poder estar allá y decirles estas palabras de viva voz, pero sé que ellas estarán en la voz de César y que él las leerá mucho mejor de lo que yo hubiera podido hacerlo.

No debo ocultar mi felicidad personal al recibir el Premio Nacional de Periodismo “José Martí”, que llega en un punto de giro de mi vida laboral, ni el orgullo de poder representar en este instante el trabajo excelente de los compañeros y compañeras que ganaron el Premio “Juan Gualberto Gómez”.

Es en nombre de todos, con humildad y compromiso, que agradezco estos reconocimientos, como agradezco la labor del tribunal y el celo con que nuestra Unión de Periodistas cuida de la dignidad de estos estímulos. Sigue leyendo

Un prolongado y sentido aplauso despidió al querido profesional que, como expresó Martín Pulido, es un hasta siempre

Tras las notas del Himno Nacional, el vicepresidente primero de la UPEC, José A. Martín Pulido, pronunció las palabras de despedida de duelo de Julio García Luis, Premio Nacional de Periodismo José Martí por la obra de la vida, ante su tumba  en la Necrópolis de Colón.

PALABRAS DEL VICEPRESIDENTE DE LA UPEC [singlepic id=290 w=320 h=240 float=right]

Las cuartillas de despedida a Julio García Luis, este valioso compañero, gran ser humano y brillante periodista revolucionario, las podríamos escribir hoy a cientos de manos, uniendo en un solo torrente de cariño, las múltiples anécdotas, los consejos y enseñanzas, y los recuerdos de tantos momentos que muchos de nosotros pasamos junto a él en las redacciones, en las aulas de la Facultad y del Instituto, en las oficinas del Consejo de Estado, del Partido y de la UPEC, en los campos y en las fábricas de Cuba y en disímiles latitudes del mundo donde lo llevó la pasión del periodismo.
Su otra pasión, la del magisterio, la disfrutó amplia y versátilmente, desde sus andares como Maestro Rural y Maestro Voluntario, hasta su ejercicio como profesor adjunto y Decano por doce años en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de La Habana. De su labor investigativa y docente salieron varios libros y textos básicos para la profesión. Fue tutor y oponente de tesis, conferencista y panelista, y los muchachos de su tiempo en la Facultad le recuerdan como un perenne participante en todas las convocatorias. Horas antes de su sorpresivo deceso en la tarde de ayer, Julito andaba en faenas del tribunal de grado científico superior universitario.
Los colegas que en fecha reciente alcanzaron el Doctorado en Ciencias de la Comunicación, nunca olvidarán el impulso de Julio García y su alegría al verlos titulados y listos para brindar sus conocimientos, como él hizo, para ayudar a formar al relevo y seguir capacitando a los ya veteranos. Su propia tesis de Doctorado es un valioso estudio reflexivo y propositivo sobre las complejidades del ejercicio del periodismo en el socialismo y la Revolución. Sobre este tema escribió un libro cuya lectura algún día nos lo traerá batallando de nuevo.
En los difíciles tiempos del Período Especial, desde el semanario Trabajadores, opinó con maestría y aplomo sobre agudos asuntos, radiografió los Parlamentos Obreros y escribió decenas de columnas de opinión con la misma letra diáfana, profunda y militante con la que durante veinte años se desempeñara como editorialista del periódico Granma y cronista de más de cincuenta viajes del Comandante en Jefe.
Fue de los periodistas cuyo estilo y agudeza descriptiva el lector reconocía y agradecía, aunque se obviara el crédito, y eso él lo asumía con una modestia y una humildad tremendas.
En medio de lo que él llamó un punto de giro en su vida laboral, una jubilación en nada parecida al retiro, Julito recibió en marzo del 2011 el Premio Nacional de Periodismo “José Martí”, por la obra de la vida. Sigue leyendo