Archivo de la etiqueta: Periodistas jubilados cubanos

Así conocí a FIDEL – Recordando el primer año de su partida

Por:  Alicia Pineda – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana – Cuba

Allí lloré y me sentí orgullosa de ser cubana y fidelista

Soy del grupo de estudiantes de la UH que tuvimos el privilegio de hablar noche tras noche con Fidel, durante un periodo de tiempo, que hoy evoco.

Fidel habla en el Palacio Presidencial 26 octubre 1959

El 26 de octubre de 1959, en el acto frente al Palacio Presidencial estaba con mi entrañable amiga María Rosa Garcini en la terraza norte del Palacio  muy cerquita de Fidel, el Che, Camilo y sus padres, Dorticós y su esposa, y muchos otros compañeros.
Cuando Fidel comenzó a hablar convocó a los obreros, a los campesinos, a los estudiantes, a armarnos para defender la revolución. Y no titubeamos. Al final del acto partimos hacia la colina. Cerca de la oficina de la FEU firmamos en una libreta y ya fuimos milicianos.El periódico Revolución reporta el encuentro sostenido la víspera por elComandante en Jefe Fidel Castro en la Universidad de La Habana con estudiantes que recibían adiestramiento militar. Los jóvenes integrantes de las milicias le entregan el uniforme del batallón universitario y el líder de la Revolución les promete que los llevará al Pico Turquino para hacer allí entrenamiento junto con campesinos.
Después venía Fidel todas las noches y entre otras muchas cosas nos  explicaba que la guerra había terminado pero la lucha recién comenzaba contra un gigante poderoso. Y que esta lucha se conquistaba con el filo del machete,  como dijo el Titán de Bronce.
Unos días después nos pidieron las medidas para hacernos los uniformes.  Pasados unos días, el 27 de noviembre, bajábamos por la calle San Lázaro vestidos con el rojo-vino de la FEU, la boina negra y el buho sapiente como El periódico Revolución reporta el encuentro sostenido la víspera por elComandante en Jefe Fidel Castro en la Universidad de La Habana con estudiantes que recibían adiestramiento militar. Los jóvenes integrantes de las milicias le entregan el uniforme del batallón universitario y el líder de la Revolución les promete que los llevará al Pico Turquino para hacer allí entrenamiento junto con campesinos.distintivo, sólo que ahora estaba sentado  encima de un montón de libros y llevaba un fusil bajo el ala.
En ese desfile de 1959 honramos a los estudiantes de Medicina fusilados en 1871, con el orgullo de empuñar un arma en defensa de la Revolución  de Fidel. Fue  el primer desfile armado que se produjo en la capital después del 1 de Enero.
Al poco tiempo, en una de aquellas visitas a la colina, prometió hacer un viaje con nosotros a la Sierra Maestra. Nuestra alegría fue indescriptible.
El 1 de Enero de 1960, acompañados de Fidel, más de 300 estudiantes universitarios, partimos hacia la Sierra.
En horas de la tarde de ese día nos agrupamos en la Plaza Cadenas, hoy Ignacio Agramante y de allí salimos rumbo a la Terminal de ferrocarriles. Muchos de nuestros padres nos acompañaban en ese recorrido pues una buena parte de nosotros no nos habíamos separado nunca de ellos. Antes de llegar a la Terminal  pasamos junto al Palacio Presidencial, donde el líder de la Revolución asistía a una recepción que ofrecía al periodista Herbert Mathews, aquel que desmintió que Fidel había muerto en la Sierra. A un costado de Palacio y gritamos a todo pulmón Fidel, Fidel, Fidel, para que el Comandante se asomara. Por una de las ventanas se presentó vestido con uniforme de gala y agitando un sombrero de Yarey, y nos dijo que lo esperáramos en la Terminal de trenes.
Al llegar allá, una larga fila de vagones estaban ya dispuestos para trasladarnos. ¡A mi me parecía que soñaba! Sigue leyendo

Cuentos de Viejos

Nunca me ha gustado replicarme. Y como la realidad de los ancianos permanece en un escenario de telenovela reprisada, consideré no aburrir a mis amigos y conocidos con mis cuentos protagonizados por ancianos. Continúo escribiéndolos, pero solo les enviaré aquellos en que crea colocar un punto de vista mas pegado a la realidad de estos
días. Gracias por resistirme.

Ilse Bulit – Periodista de la Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana – Cuba

El juego de la latica  versus  Celular

Le llegó el barullo en esa nube protectora que baja los niveles del sonido en los oídos ancianos. Abandonó su rincón favorito en el patio y a paso de bastón buscó a la hija. Estaba junto al marido en el rincón favorito de ellos, en la cocina. Ella, acongojada, preparaba un jugo natural, posible receptor del agua salada de las próximas lágrimas. Él, enfurecido, sentía el crepitante latir del corazón, en anuncio de una posible visita al cardiólogo. La llegada del “bisa”, así quedó bautizado por la popularidad de una telenovela brasileña de la temporada veraniega, les frenó la conversación. Los querían todos en la familia y lo respetaban; aunque en algunos nietos y todos los bisnietos, se sentía mirado como al Morro, aceptado en su papel histórico de representante de la ciudad, pero ya desvanecidos su luz guiadora de navegantes, ante las tecnologías vigentes.

El pedido de un buchito de café, logró calmarles los ánimos. Por complacerlo, solo por él, decidieron darle trabajo a la cafetera china. Mientras esperaban la colada, saltó el último capítulo de los normales dramas familiares, causante del ruido desproporcionado en un hogar de gentes civilizadas.

El nieto del medio, o sea, su bisnieto, el de los nueve años, estaba encaprichado en un celular-animadocelular de verdad y lo reclamaba a gritos en pago de su paso triunfante al tercer grado con las mejores notas del aula. Y demostrando un admirable sentido de la justicia, preguntaba el porqué tenía un celular con lucecitas, el más irrespetuoso y mal estudiante esa aula. Lo peor vino después, cuando el padre bajó a nivel de primaria sus conocimientos sobre la economía mundial y explicó las diferencias entre los países desarrollados y no desarrollados. Entonces, el estudioso y por seguro, pichón de analista de información, le ripostó que en la TV cubana había visto a niñitos indígenas con celulares. Noqueado el padre y en la edad de los infartos peligrosos, bufando abandonó la discusión y el pequeño cerró los libros en huelga de estudios, por lo menos por ese día. Y ellos, par de ancianos todavía con influencia entre los hijos y nietos, escarbaban en los posibles argumentos que convencieran al niño porque ya lo del celular implicaba aparte de la inversión monetaria, ciertas consideraciones éticas.

El irritado abuelo calmado por el café, expuso una idea. Seguro la apoyaría el bisabuelo, quien se entretendría también en la niñez con aquel juego. En la infancia de ambos, el teléfono fijo escaseaba en ciudades y campos.

Le contarían como ellos se divertían durante horas. Buscaría dos laticas y el cable. Un niño con latica a cada lado del cable extendido y jugarían a las llamadas telefónicas, unidas a “rin rin” vocales o hechos repiqueteando otra lata.

telefono-de-latica-meuciEl bisabuelo observó asombrado al anciano. El calor sofocante le obstruía la conexión de las células cerebrales o un brote de Alzheimer lo tomaba por sorpresa.

Si le planteaba el juego del teléfono de latica al pequeño operario de computadora, perdería el respeto de todos los habitantes de la casa, inclusive él, un cercano nonagenario del siglo XXI.

10 de septiembre de 2016

El trece de agosto, una felicitación imprescindible

Fidel en el Sitio histórico de Birán - Finca Manacas frente a la foto de sus padres

Fidel en el Sitio histórico de Birán – Finca Manacas frente a la foto de sus padres

Por: Rosario Fernández González – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

El 13 de agosto para la mayoría de los cubanos es una fecha oportuna de felicitaciones y es que en el año 1926 en un pequeño pueblo de la provincia ubicada al oriente del archipiélago y nombrada Holguín, nació para bien de la mayoría de niños, hombres y mujeres de este pueblo, quien por siempre será el líder histórico la Revolución, Fidel Castro Ruz.

Apenas unos años atrás, tanto los de aquí como sus admiradores y seguidores en el mundo estuvimos inquietos porque su salud se deterioró de pronto, los creyentes pedían a sus dioses por la pronta recuperación, no creyentes, patriotas y simplemente amigos manifestaban sus pensamientos con la palabra o el mensaje positivo e invocaban la pronta mejoría de quien admirado por muchos, rechazado o simplemente conocido, por personas de todo el planeta, es innegablemente una de las grandes figuras mundiales en del siglo XX… y aún continúa haciéndose sentir en esta centuria. Sigue leyendo

Ochoa sigue siendo un huracán

AYER Y HOY: MIRANDO A CUBA

Ochoa sigue siendo un huracán

Que me perdone la Señora Modestia.

Sí, que me absuelva si quiere, pero debo declarar que fui yo, en un artículo periodístico, publicado hace muchísimos años y titulado “Ochoa es un huracán”, quien primero expresó el diagnóstico: Héctor Ochoa Carrillo (La Habana, 1931) no pertenece al género humano, no es una persona, sino que se proyecta como un indetenible meteoro.
Y, con sus 85 años, lo sigue siendo.
Ah, pero el asunto cuenta con larga historia.

Démosle al reloj pa´trá

Transcurre 1944 y un muchachito vedadense de 13 años, llamado Héctor, se estrena en los medios, como asistente de cámara, en los capitalinos estudios fílmicos de Estrella y Plasencia.
Llega el marzato. Aquel joven —ahora veinteañero—, poseedor de un corazón rebelde en medio del tórax, se rebela contra el golpetazo de quienes sus guatacas apodaban El Hombre, El Indio, El Mulato Lindo de Banes. Primero se acerca a los conspiradores del autenticismo pero, desilusionado, se mueve hacia las filas del M-26-7, movimiento del cual será uno de los primeros militantes en La Habana.
Llega 1956 y es convocado para una singular tarea: debe formar parte del equipo técnico de un noticiero de cine que, en República Dominicana, entrevistará al sátrapa Rafael Leónidas Trujillo y Molina.
Mientras esperan la llegada de Trujillo, alguien le sugiere a Ochoa que chequee los micrófonos instalados en el local. Al dirigirse a uno, se le revuelve el sedicioso que en el pecho lleva, y dice: “Uno, dos, tres, probando. Vamos a entrevistar al asqueroso general Chapitas”. (El equipo casi lo mata, temeroso de que alguien cercano a la hiena oyese lo dicho).
A finales de 1958 está en Venezuela, con falsa documentación de ayudante de máquinas, a bordo del yate Aurora, portador de bidones que contienen seis toneladas de armas para el Ejército Rebelde.
Pasan por Panamá y por Costa Rica. Y finalmente, desembarcan en el litoral de la comarca cienfueguera.
Pero llegan tarde: es el primero de enero de 1959. (Lo cual no demerita a los expedicionarios: ellos no sabían que, mientras navegaban, la rata había alzado vuelo, despavorida).

Tras el enero luminoso

Es nombrado camarógrafo del Palacio Presidencial, lo cual le permitirá atestiguar magnos hechos de la incipiente revolución en el poder.
Ah, pero llega abril del 61.
Los planes fraguados por Ike, a los cuales John F. les da luz verde —según algunos a regañadientes—, se materializan. Y Ochoa, en Ciudad Libertad, está filmando el cadáver de Eduardo García Delgado, el miliciano que con su “sangre numerosa” —como dijo Guillén— escribió antes de morir el nombre de Fidel en una puerta de madera.
Poco después, el territorio patrio es hollado por una fuerza invasora. En Palacio, Ochoa, quien siempre ha estado “en todas”, enseguida se entera. No le da tiempo para vestir su uniforme de miliciano, ni a sustituir sus lindos zapatos citadinos por un par de botas. Y, sin encomendarse a Dios ni al Diablo, con su cámara Bell and Howell de cuerda, parte hacia el frente, donde se va a convertir en un hombre-leyenda.
Las anécdotas menudean. Ochoa, rodilla en tierra, filmando a un avión enemigo que viene de frente, ametrallando. (“Fue una toma muy buena”, él comenta).

Filmará los cañonazos de Fidel que destrozan al Houston.

Y no sé si es estrictamente cierto, pero, según la tradición oral miliciana, llegaba a territorio invadido antes que la tropa.
Hay una foto inolvidable. Él, con un pantalón negro y una camisa blanca —parece un gastronómico—, en las arenas de Girón, junto a Fidel. Cuando le pregunto por el documento gráfico, Ochoa, tan olvidado de sí mismo, tan lejano del autobombo, me responde: “Ay, Argelito, yo no sé por dónde coño anda esa foto”. Y por eso, desgraciadamente, la imagen no acompaña a estas humildes líneas.
Mil pies de película, por él filmadas en Girón, constituyen todo un aval imperecedero.
Después… bueno, después se prolongaron sus travesuras. En 1963 el ciclón Flora convierte en un mar toda la cuenca del río Cauto. Y entonces, ¿dónde está Ochoa? Pues con un uniforme de preso y botas rusas —que el comandante Almeida le ha prestado—, cámara en mano colgando de un helicóptero, mientras el piloto, horrorizado, le grita: “¡C…, te vas a matar!”. (La cámara que entonces utilizó —la misma de Girón— se halla en el santiaguero museo cinematográfico).
Y recuerda: “Cuando le dieron candela a la Central de Trabajadores de Cuba, llegué y les dije a los bomberos que me pusieran la escalera para subir a la azotea y filmar algunos interiores utilizando el ángulo ancho. Cuando miré hacia abajo, el carro con la escalera lo habían pasado para otro lado. Me volví como loco y cuando bajé, insulté a los bomberos”.
Sigue leyendo

Todavía sirven los viejos

Por Ilse Bulit – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

Este era el último café del día. Lo aceptaba la pareja y lo disfrutaba, acomodados en la terraza.  El siletodavia sirven para algo los viejosncio de la casa pronto se vería interrumpido por la llegada de sus otros moradores. Debajo de ellos, una concurrida avenida de la ciudad provocaba ruidos que no les pertenecían, aminorados por la altura del piso ocupado. Era la hora precisa en que les nacían todo tipo de comentarios. El presente, el pasado y el futuro se fundían en un crisol de opiniones disímiles. Se hablaba de lo humano y lo divino al estilo de  un locutor de estirpe en un programa radial o se iba de “palo pá rumba”, dicho traído por el anciano del popular barrio en que se crió. Esa crianza pegada al suelo irregular pisado le diseñó una personalidad pragmática, bien diferente a esta mujer perfeccionista, entregada a la tarea de perfeccionarse ella y sobre todo, perfeccionar a los suyos.
Estaba listo ese preámbulo del verano en que el calor trata  de dominar al aire frío de las tardes y este tiempo le servía a la anciana para dolerse de las barriguitas al aire de esas casi niñas circulantes allá abajo, acompañadas de esos casi niños de cigarros en la boca y un posible derivado del alcohol, asomando la tapa en el bolsillo.
Gracias a Dios, lo recalcaba, sus nietos no eran así y repetía sus cualidades, olvidada de los defectos y que el conocía tan bien como ella pues los habían criados juntos. El seguía a medias las palabras porque en silencio organizaba otras palabras que pronunciaría esa noche a escondidas de ella y de los otros en un primer paso prudente ante una amenaza olfateada en el día anterior.
Había entrado al dormitorio del adolescente mayor en busca de la revista prometida y Sigue leyendo

Ellos lo dieron todo

Por: Ilse Bulit – Delegación de Periodistas jubilados en La Habana – Cuba

Le fastidiaba prepararse el desayuno. Nunca imaginó que por unos

Todo cuidado es poco si se trata de las personas adultos mayores que cuidaron de nosotros.

Nieta se ocupa de afeitar a su abuelo

minutos de diferencia, un huevo podía pasar de un estado líquido a sólido. Y lo peor, lo que más le molestaba, era repetir la misma operación día tras día y al final comprobar que ningún huevo le quedaba igual al anterior y si por casualidad, alguno se acercaba a su gusto, jamás sería su exacto concepto de un huevo para ingerir en el desayuno, porque en la volatividad de pareceres se anclaba el rasgo principal de su personalidad.
Para la profesión ejercida durante cuarenta años, significó la búsqueda incesante de nuevos rumbos y la pérdida de posiciones estables. Y la pérdida también de dos matrimonios registrados en notarías y varios calificados como uniones consensuales. Producto de los últimos, solo dejó algunas griterías y otros disgustos. En los primeros, acumuló hijos que siempre recibieron la pensión alimentaria, regalos de primera en cumpleaños y Reyes y cuando las madres chillaban por ayuda, lo que ocurría a menudo.
Por la ventana, divisaba el mar. Lo agitado de las olas le justificaba la suspensión de la caminata aconsejada por el médico. Después del desayuno, ese desayuno también aconsejado por el médico al igual que el almuerzo confeccionado por la asistente el día anterior, vería algún filme. Quería extraerse las palabras escuchadas ayer en el programa de la tele y que lo incitaban a una visita mental al pasado, lo que por lo menos a él, para su descanso espiritual, era un inconveniente. No era la primera vez que escuchaba la dichosa frasecita. Era una especie de rezo, una invocación a las almas, un reclamo a los corazones de los ciudadanos. Preferentemente el versito lo colocaban en voces femeninas y caras angelicales. Podrían ser profesionales graduadas de psicología, sociología,
o de periodismo. Y si por error se la endosaban a pronunciar a una anciana, esta era una gran actriz aficionada, una hipócrita de envergadura o una pura masoquista. Porque sus compañeras etáreas o quizás ella misma, las de la generación libertaria a toda costa, sufrieron bien los acontecimientos o fueron
testigos de los hechos. Y sabían lo que podía esconderse detrás de la frasecita de marras.
“Ellos lo dieron todo”. Sí, esos viejitos que usted ve por ahí, “lo dieron todo a sus hijos, a sus mujeres, a su familia. Las familias están obligadas a reembolsarles la atención, el afecto. Sigue leyendo

Julio García, desde la humildad y el compromiso

A continuación, www.cubaperiodistas.cu reproduce a manera de póstumo homenaje a quien fuera Presidente de la UPEC, las palabras enviadas en marzo de 2011 desde Maracay, Venezuela, por Julio García Luis, a la ceremonia de entrega del Premio Nacional de Periodismo “José Martí”, por la obra de la vida, que mereciera el pasado año.

[singlepic id=291 w=320 h=240 float=right]

Queridas compañeras, queridos compañeros:

El Premio me ha sorprendido en medio de un compromiso docente con los estudiantes de Maestría en Comunicación en la hermana República Bolivariana de Venezuela.

Nada me habría gustado más que poder estar allá y decirles estas palabras de viva voz, pero sé que ellas estarán en la voz de César y que él las leerá mucho mejor de lo que yo hubiera podido hacerlo.

No debo ocultar mi felicidad personal al recibir el Premio Nacional de Periodismo “José Martí”, que llega en un punto de giro de mi vida laboral, ni el orgullo de poder representar en este instante el trabajo excelente de los compañeros y compañeras que ganaron el Premio “Juan Gualberto Gómez”.

Es en nombre de todos, con humildad y compromiso, que agradezco estos reconocimientos, como agradezco la labor del tribunal y el celo con que nuestra Unión de Periodistas cuida de la dignidad de estos estímulos. Sigue leyendo

Un prolongado y sentido aplauso despidió al querido profesional que, como expresó Martín Pulido, es un hasta siempre

Tras las notas del Himno Nacional, el vicepresidente primero de la UPEC, José A. Martín Pulido, pronunció las palabras de despedida de duelo de Julio García Luis, Premio Nacional de Periodismo José Martí por la obra de la vida, ante su tumba  en la Necrópolis de Colón.

PALABRAS DEL VICEPRESIDENTE DE LA UPEC [singlepic id=290 w=320 h=240 float=right]

Las cuartillas de despedida a Julio García Luis, este valioso compañero, gran ser humano y brillante periodista revolucionario, las podríamos escribir hoy a cientos de manos, uniendo en un solo torrente de cariño, las múltiples anécdotas, los consejos y enseñanzas, y los recuerdos de tantos momentos que muchos de nosotros pasamos junto a él en las redacciones, en las aulas de la Facultad y del Instituto, en las oficinas del Consejo de Estado, del Partido y de la UPEC, en los campos y en las fábricas de Cuba y en disímiles latitudes del mundo donde lo llevó la pasión del periodismo.
Su otra pasión, la del magisterio, la disfrutó amplia y versátilmente, desde sus andares como Maestro Rural y Maestro Voluntario, hasta su ejercicio como profesor adjunto y Decano por doce años en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de La Habana. De su labor investigativa y docente salieron varios libros y textos básicos para la profesión. Fue tutor y oponente de tesis, conferencista y panelista, y los muchachos de su tiempo en la Facultad le recuerdan como un perenne participante en todas las convocatorias. Horas antes de su sorpresivo deceso en la tarde de ayer, Julito andaba en faenas del tribunal de grado científico superior universitario.
Los colegas que en fecha reciente alcanzaron el Doctorado en Ciencias de la Comunicación, nunca olvidarán el impulso de Julio García y su alegría al verlos titulados y listos para brindar sus conocimientos, como él hizo, para ayudar a formar al relevo y seguir capacitando a los ya veteranos. Su propia tesis de Doctorado es un valioso estudio reflexivo y propositivo sobre las complejidades del ejercicio del periodismo en el socialismo y la Revolución. Sobre este tema escribió un libro cuya lectura algún día nos lo traerá batallando de nuevo.
En los difíciles tiempos del Período Especial, desde el semanario Trabajadores, opinó con maestría y aplomo sobre agudos asuntos, radiografió los Parlamentos Obreros y escribió decenas de columnas de opinión con la misma letra diáfana, profunda y militante con la que durante veinte años se desempeñara como editorialista del periódico Granma y cronista de más de cincuenta viajes del Comandante en Jefe.
Fue de los periodistas cuyo estilo y agudeza descriptiva el lector reconocía y agradecía, aunque se obviara el crédito, y eso él lo asumía con una modestia y una humildad tremendas.
En medio de lo que él llamó un punto de giro en su vida laboral, una jubilación en nada parecida al retiro, Julito recibió en marzo del 2011 el Premio Nacional de Periodismo “José Martí”, por la obra de la vida. Sigue leyendo

EL HISTORICO CINISMO IMPERIALISTA

Por:  José Prado Laballós Miembro de la Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

[singlepic id=259 w=320 h=240 float=right]

El presidente norteamericano, Barack Obama, anunció recientemente que Estados Unidos se retira de Iraq y que lo hace “con la cabeza en alto”, es decir, con satisfacción y orgullo.

¿De qué siente satisfacción, de los cien mil o más civiles muertos por los soldados estadounidenses? ¿De los cinco mil jóvenes norteamericanos que regresaron de la guerra en ataúdes? ¿O de los enormes destrozos causados en ese país árabe?.

Nadie puede olvidar que esa guerra, iniciada hace una década por el entonces presidente, George W. Bush, se libró sobre la mentira de que Iraq poseía armas de destrucción masiva.

A nadie deben extrañar las declaraciones de Obama. La mentira, el cinismo, la prepotencia, la hipocresía, la intromisión en los asuntos internos de otros países y la guerra han sido las características fundamentales de la política exterior de Estados Unidos desde su constitución en república, en 1776.

No había transcurrido una década de ese acontecimiento cuando en 1785 uno de los fundadores que después fue presidente, John Quincy Adams, proclamó la llamada Doctrina del Destino Manifiesto, según la cual Estados Unidos “había sido escogido por la Providencia para dirigir el mundo”. Sigue leyendo

PELIGROS POSTERGADOS O CEGUERA NEOLIBERAL

[singlepic id=267 w=300 h=220 float=left]Por: Elsa Claro – Delegación Periodistas jubilados en La Habana

Si ya Italia está en plan de salvamento y Francia, la segunda economía europea, entró en recesión al igual que Holanda, que suele calificarse de sobria y hasta hace poco exhibía saludables indicadores, debería examinarse  mejor por qué las más desarrolladas economías, están cayendo.

Algunos vaticinan que hasta la propia Alemania, principal promotora de los exagerados ajustes en boga, puede ser víctima de su propia terapia, pues si el resto pierde capacidades no les podrán comprar cuanto produce y exporta. Algo así pudiera ocurrir en breve, de mantenerse el enorme rigor, sin proyectos de reanimación  económica que amortigüen  el golpe.

Alemania tiene una deuda ascendente al  80 por ciento  de su producto interno bruto. Una cantidad superior a la de España, atacada por los mercados que siguen especulando, mientras las calificadoras de riesgo devalúan los bonos de deuda que Madrid vende, y todo ello lleva a que tengan que pagar más intereses.

No es fácil comprender estos hechos. Si a Alemania o Francia esas entidades internacionales (casi todas norteamericanas, por cierto) que determinan el valor de una deuda y por extensión cuánto se paga por los intereses de ella, les aplicaran los mismos parámetros debilitantes que han usado contra naciones de menor techo económico, Sigue leyendo

OCUPA WALL STREET

Por:  José Prado Laballós Miembro de la Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

[singlepic id=260 w=320 h=240 float=left]

Se han extendido a la mayoría de las principales ciudades de Estados Unidos las protestas populares que se iniciaron hace más de dos meses en Nueva York con la consigna “Ocupa Wall Street”

Son los indignados, el 99 por ciento de la población menos favorecida, que sufren las negativas consecuencias de las crisis provocadas por el uno por ciento dueño del poder económico

Por cierto, llama la atención la violencia con que son tratados por los cuerpos represivos del país, que se autotitula defensor de los derechos humanos

Le sobran razones a los protestantes para estar indignados: son los que pierden sus puestos de trabajo, pagan cada día más caros los artículos de primera necesidad y los servicios, los que mueren o son mutilados y sufren otras consecuencias de las guerras de rapiña desatadas por los gobernantes estadounidenses. Sigue leyendo

Aún 18 TERRITORIOS están COLONIZADOS

Por:  Pedro Meluzá López – miembro Delegación Periodistas Jubilados en La Habana[singlepic id=263 w=200 h=130 float=left]

En pleno siglo XXI y a más de 50 años de la descolonización proclamada a bombo y platillo por la Asamblea General de Naciones Unidas, 18 territorios aún permanecen bajo el yugo colonial.

Esta lentitud de progresos en materia de descolonización es un reflejo de la falta de voluntad política para la plena aplicación de la resolución 1514 de la ONU aprobada el 14 de diciembre de 1960 y que postulaba el derecho de libre determinación y la necesidad de poner fin “rápida e incondicionalmente al colonialismo”. Ochenta países la alcanzaron, 16 de Africa en ese propio año,  pero…

¿Cuáles son esos territorios que siguen aún sin independencia?

Nombre UbicaciónNación colonial
AnguilaCaribeGran Bretaña
Bermudas
GibraltarAtlántico
GuamPacíficoEstados Unidos
Islas CaimánCaribeGran Bretaña
Islas MalvinasSuramérica
Islas Turcas y CaicosCaribe
Islas Vírgenes Británicas
Islas VírgenesEstados Unidos
MonserratGran Bretaña
Nueva CaledoniaOceaníaFrancia
PitcairnGran Bretaña
Puerto RicoCaribeEstados Unidos
PalestinaOriente medioIsrael-EE.UU
Sahara OccidentalÁfrica norteMarruecos
SamoaPacíficoEstados Unidos
Santa ElenaAtlánticoGran Bretaña
TokelauOceanía

Como se aprecia, el imperio británico ocupa 11 de los 18 territorios, seguido por Norteamérica con cuatro. Ocho están ubicados en el Mar Caribe.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reconoció recientemente que la organización está en deuda. Según versión de BBC Mundo, el funcionario manifestó:

“Aún quedan territorios no autónomos en el programa de Naciones Unidas. (Hasta que) su condición política no se resuelva satisfactoriamente, los ideales de la Declaración de la Asamblea General sobre Descolonización seguirán sin cumplirse”.

CONQUISTAREMOS TODA LA JUSTICIA

Por:  José Prado Laballós – Delegación Periodistas jubilados en La Habana[singlepic id=265 w=320 h=240 float=right]

Recientemente tuve el privilegio de escuchar a una adolescente de noveno grado explicar cómo se apropio de Martí. Y lo exponía con una sencillez conmovedora.

Todos los días-dijo- cuando apenas contaba cinco años de edad, pasaba, de la mano de mi padre, por un parque, en cuyo centro de elevaba una estatua sobre un alto pedestal y siempre me llamaba la atención. Un día le pregunté a mi padre: ¿ quién es ese hombre que está ahí arriba? Y él me respondió: ´Es José Martí, un gran patriota que luchó toda su vida por la independencia de Cuba. Debes quererlo y honrarlo, ¨porque se afirma un pueblo que honra a sus héroes´.

Poco después, cuando aprendí a leer, me interesaban especialmente todas las historias en que era protagonista nuestro ´Héroe Nacional´.

Un 28 de enero, fecha del natalicio de Martí, escribí una extensa composición sobre el ideario martiano. Tuve que leer mucho sobre él ¨ Apóstol¨ de nuestra independencia, y me maravillaba su extraordinaria capacidad como maestro, poeta, periodista, diplomático y patriota. Supe que fue representante diplomático de un país sudamericano, corresponsal de un periódico argentino y maestro de una nación centroamericana, donde lo llamaban ´Doctor Torrente¨, pues era como un torrente su prédica por la independencia de todo el mundo. Porque para él ¨ Patria es humanidad ¨. Sigue leyendo

Fiesta de los Periodista Jubilados en La Habana…

Por Nancy Núñez Pírez y Fotos de  Lourdes M. Serra – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

Actividad por el 53 Aniversario de la Revolución

[singlepic id=275 w=300 h=220 float=left]

Cualquier ocasión es siempre propicia  para reencontrarse con viejos colegas y amigos que durante años compartimos  el ejercicio de la profesión y que hicieron felices nuestros años mozos y , por qué no, los de la plena madurez.

Hoy, transcurridas varias décadas, ya menos jóvenes,  pero con  ímpetu incalculable que nos ha dado la experiencia y el amor incondicional  con el que trabajamos durante decenas de años – y  que en la actualidad  muchos de nosotros continuamos haciéndolo-,  divulgando  y defendiendo  la obra de la Revolución, en diferentes medios de prensa de nuestra Plaza Sitiada, se nos ofreció la oportunidad de poder reencontrarnos , relajados y felices, con   un nutrido grupo de compatriotas  muchos de los cuales   no  veíamos desde hacía ya un buen tiempo.

[singlepic id=272 w=300 h=220 float=right]Gracias a la iniciativa de la Delegación de Periodistas Jubilados en la Habana de la UPEC de organizar un encuentro de su membrecía, en ocasión  de los Aniversarios  53 del Triunfo de la Revolución y del 50 de la Campana de Alfabetización, tuvimos la oportunidad de  conversar  y abrazar  a  nuestros hermanos  y hermanas , de rememorar con muchos de ellos  hechos y anécdotas sobresalientes en las que humildemente participamos, algunos de estos  hoy  matizados  por “el implacable, el que pasó. “, tiempo transcurrido.
Más de un centenar de compañeros colmaron la terraza del Centro Balear  de nuestra capital disfrutando la presencia de la  querida animadora y colega Rosalía Arnáez , del destacado humorista y declamador Carlos Ruiz de la Tejera y de otros jóvenes talentos que amenizaron con sus canciones la espléndida tarde del viernes 23 de diciembre.

Un  momento especial  y de justo reconocimiento se produjo  cuando 55 colegas de la delegación de Jubilados recibieron a manos de los compañeros Bárbara Duval y  Eduardo Yassels,  el diploma por el 53 Aniversario de la Alfabetización otorgado por  nuestra delegación.

[singlepic id=277 w=300 h=220 float=left]Un cálido  mensaje del Presidente de la UPEC, compañero Tubal Páez , trasmitido por el compañero Ariel Larramendi, sirvió de justo reconocimiento a todos los presentes y llamó a continuar la lucha  por la defensa de las conquistas de la Revolución y por el retorno a la Patria  de nuestros Cinco Héroes prisioneros del imperio.

Fueron  muchos , en su mayoría, los compañeros que  exhortaron  a nuestra delegación a continuar realizando estos encuentros y no dejar caer el espíritu de solidaridad y de hermandad que debe primar entre  nosotros en esta nueva etapa de nuestras vidas .

Sólo nos queda expresar:

Feliz  2012, “Año 54 de la Revolución”  y., !Hasta el próximo encuentro!

[album id=3 template=extend]

A medio siglo de la Campaña de Alfabetización en Cuba

Crónicas

Por: José Prado Lavallós

[singlepic id=217 w=320 h=240 float=left] En este año 2011 se cumple medio siglo de la Campaña de Alfabetización que convirtió a Cuba en el primer territorio de América libre de analfabetismo.

La educación, que es la savia que nutre el alma de los pueblos, ha sido tarea cardinal de la Revolución Cubana desde sus inicios, consciente de que no puede ser libre y fuerte un pueblo ignorante.

Por algo los gobiernos oligárquicos y sus tutores, las potencias colonialistas e imperialistas, mantienen en la ignorancia a los pueblos para explotarlos y dominarlos.

Durante la Campaña de Alfabetización, efectuada en solo un año, fueron alfabetizados en Cuba todos sus iletrados, que eran unos novecientos mil. Pero no se detuvo ahí la labor educativa de la Revolución. Se crearon entonces miles de escuelas y centros escolares y se incorporaron a las aulas los recién alfabetizados y otros que sabían leer y escribir, pero no habían podido continuar asistiendo a la escuela.

No se hizo esperar el fruto de esa siembra de ideas y escuelas. Solo 17 años después, en 1978, el número de estudiantes en todos los niveles se había elevado, de 701 mil 612 en 1958, a un millón 922 mil, y la cantidad de estudiantes de nivel medio había crecido, de 88 mil en 1958 a un millón 043 mil.

Hoy más de un millón de cubanos poseen títulos universitarios y el nivel medio  de la población cubana rebasa el noveno grado.

Entretanto, decenas de miles de especialistas, utilizando el método Yo sí puedo han alfabetizado a más de dos millones de latinoamericanos. Cumplimos así el mandato martiano de que todo hombre al nacer tiene el derecho de que se le eduque, y después el deber de contribuir a la ecuación de los demás.

La Revolución Cubana ha tenido en el ideario de nuestro Héroe Nacional, José Martí, una guía insuperable para elevar la educación y la cultura del pueblo cubano y promoverlas y apoyarlas en otras naciones del mundo

Cito a continuación algunos de los conceptos de Martí sobre la educación, la escuela y el maestro, expresados hace más de un siglo, pero que conservan su vigencia

…un pueblo instruido será siempre libre y fuerte

…El pueblo más feliz es el que tiene mejor educados a sus hijos.

…La enseñanza es, ante todo, una obra de infinito amor.

…No fructifica la educación si no es continua y constante.

…Saber leer es saber andar, saber escribir es saber ascender.

…La escuela es una fragua de espíritus

…Hombres recogerá quien siembre escuelas.

…La ignorancia hace bárbaros a los hombres.

Siempre el mismo enemigo

Por Pedro Meluzá López

Un pensamiento cardinal prevalece en los principales forjadores de la independencia cubana, desde Yara en 1868 hasta nuestros días.

En aquellos años del siglo XIX el enemigo era la metrópoli española, aunque ya se vislumbraba que el principal peligro lo constituían Estados Unidos y su entonces en ciernes imperialismo.

Hoy no existe el colonialismo hispano, pero el adversario sigue siendo “el norte revuelto y brutal que nos desprecia”, como lo calificó José Martí.

Fue el Padre de la Patria Carlos Manuel de Céspedes, de los primeros en alertarnos acerca de los vecinos sajones, cuando dos años después del inicio de la Guerra de los Diez años señaló que “el secreto” de la política de Estados Unidos “es apoderarse de Cuba”.

En julio de 1896, el Titán de Bronce Antonio Maceo escribía a un coronel mambí amigo: “Tampoco espero nada de los americanos; todo debemos fijarlo en nuestros esfuerzos; mejor es subir o caer sin ayuda que contraer deudas de gratitud con un vecino tan poderoso”.

Más adelante, en ese año le confesaría a un amigo que el triunfo independentista “traería aparejada la felicidad del país, si se alcanza sin la intervención extranjera”.

El “norte revuelto y brutal” del que alertó Martí vuelve a inscribirse, ya en la manigua cubana,  en el testamento político del Héroe Nacional, en mayo de 1895:

“…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber—puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo—de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extienda por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso.” Sigue leyendo

En el Centro Histórico de La Habana: México, orquídeas, Habana Radio y “La Luz”

Por Eduardo Yasells
Fotos:  Lourdes M. Serra

La cita inicial de los periodistas jubilados de la delegación Grupo Asesor de la UPEC en el mes de mayo, un mes dedicado a las flores y a las madres, fue en la Casa de México o del Benefactor Benito Juárez, en la esquina de Obrapía y Mercaderes, vivienda colonial del siglo XVIII restaurada e inaugurada en 1988 por la Oficina del Historiador de la Ciudad para divulgar la historia y la cultura de ese país; está ubicada en el denominado por los especialistas “Cinturón de Oro” de La Habana Vieja. [singlepic id=219 w=207 h=259 float=right]

Las colegas eran la gran mayoría, pues con toda intención se les invitó por celebrarse,  el segundo domingo de mayo, el Día de las Madres, instituido en el pasado siglo en Cuba por el periodista Víctor Muñoz Riera (1873-1922).

Tras un desayuno criollo servido a las 9 a.m., la persona dedicada a recibirnos nos mostró en el típico patio interior un gran mural, obra de cinco jóvenes mexicanos que resumieron plásticamente el arte y tradiciones de ese país.

De la planta alta salían voces de niños y niñas, pues a esa hora sesionaba un aula museo con alumnos de una escuela primaria cercana. También en los altos hay salas de exposiciones transitorias de la cultura mexicana de todos los tiempos y la biblioteca Adolfo Reyes.

[singlepic id=221 w=285 h=196 float=left] Feliz coincidencia de nuestra visita con la   inauguración de la Segunda  Exposición Nacional de Orquídeas, en el patio central y las amplias galerías de la Casa, bajo los auspicios de la Oficina del  Historiador de la Ciudad y la Sociedad Botánica de Cuba: una rica variedad de esta flor que con sus colores y perfume rindió también homenaje a las madres presentes, las que tuvieron la oportunidad de participar en una encuesta sobre la especie de su preferencia. Sigue leyendo

Instituyen oficialmente religión bantú en Cuba

Por Ismael Tantaw

La religiosidad en Cuba es un tema que atrapa no solo a los estudiosos, nacionales y foráneos, de nuestras raíces, las raíces del cubano, sino a todo hombre que defiende [singlepic id=218 w=113 h=185 float=left]lo que lo identifica como individuo perteneciente a una etnia, a un grupo humano. La que le aportaron sus ancestros.

Me acuerdo de nuestro Poeta Nacional, Nicolás Guillén, quien con sapiencia y corazón nos recuerda en su memorable Balada de los dos abuelos, el blanco y el negro, cada cual con su acervo, su carga cultural, lo que somos hoy gracias a esa combinación que fortalece nuestra esencia espiritual.

Comienzo con estas palabras mi comentario porque me dio pie para hacerlo lo que escuché en la sede de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) cuando un hombre, quizás de poco más de sesenta años, afirmaba “será constituida oficialmente la Asociación Religiosa Bantú de Cuba” o lo que es lo mismo Mpungo Wuari.

Lo dijo con esa euforia que contagia y que provoca la pregunta, la indagación. Quien así se expresaba resultó ser quien sería presidente de la mencionada asociación religiosa, Aldo Durares Román, un cubano sencillo, descendiente bantú, cuya responsabilidad le da la categoría de Tatandy, es decir, de Rey en lengua de esa etnia.

El bantú, segundo grupo en importancia de los cultos de origen africano en Cuba, vivió estrechamente con los de otras etnias, particularmente con los yorubas y lucumíes. Presencia cultural extendida en la comunidad de pueblos del África oriental, central y austral cuyos primeros asentamientos en nuestra Isla tienen lugar a partir de la segunda mitad del siglo dieciocho.

Como religión de origen africano forma parte del amplio espectro de la religiosidad popular generada por hombres y mujeres que siglos atrás fueron traídos como esclavos y pertenecían a la amplia familia africana de los pueblos de lengua bantú.

Estuvimos allí, en la sede de la Casa de África, en La Habana Vieja, donde tuvo lugar el acto constitutivo de la institución o nuevo espacio de participación social al amparo de las regulaciones constitucionales en el que pueden unirse todos los religiosos de origen bantú (paleros, espiritistas, santeros, entre otros) y por qué no, conocer más acerca de nuestro abuelo negro.

Vigente la Alfabetización

Por: Manuel Moro Pérez *

[singlepic id=216 w=176 h=250 float=left]Iniciamos con esta publicación la difusión de una serie de trabajos con la participación de protagonistas, cincuenta años atrás, de los antecedentes, organización, desarrollo, culminación, de esta epopeya, sus frutos, tanto para nuestro pueblo como para los de otras naciones.

El enemigo no pudo interrumpir la batalla final para enseñar a leer y a escribir. Fidel había convocado a todo el pueblo. En 1960 lo anunció en la ONU.

Al iniciarse el mes de abril de 1961, denominado Año de la Educación por la obra que en esa esfera se acometía y al unísono con otros planes de desarrollo, inmerso bregaba el pueblo en el fortalecimiento y salvaguarda de la recién lograda definitiva independencia e innumerables conquistas obtenidas en tan corto lapso desde el triunfo de la Revolución en enero de 1959.

Vitales para la formación y subsistencia, esos humanos beneficios que las amplias masas empezaban a disfrutar, vigentes ampliamente, habían sido inalcanzables durante la Metrópoli, la seudorrepública, dictaduras al servicio del imperialismo yanqui y sus más espurios intereses.

En el intento de revertirlo todo, el enemigo incrementaba con saña su escalada: fomento y apoyo de bandas contrarrevolucionarias, sabotajes, instauración de férreo bloqueo de todo tipo que todavía hoy arrecian constantemente; asesinatos; amplias medidas de desinformación; agresiones innumerables en las que se inscribe la mercenaria invasión diseñada para ampliarla con la intervención directa del ejército de EE.UU., que la organizó, entrenó, custodió, y en la que participó su logística y personal.

En ese contexto, encabezada por el Ministerio de Educación, la Comisión Nacional de Alfabetización, novedosa estructura que logró lo orientado por Fidel para la conjunción de la acción decisiva de la población, la integrábamos, entre otros, delegados en funciones de enlace designados por las organizaciones revolucionarias y de masas, organismos, instituciones, la Central de Trabajadores (CTC), asociaciones, federaciones de estudiantes, las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), las Milicias Nacionales Revolucionarias (MNR). Ultimábamos detalles en los consejos de Educación, desde antes creados por el Ministerio de Educación (MINED) y que abarcaban totalmente el archipiélago.

El fin inmediato era garantizar, entre otras tareas de esa Campaña contra la ignorancia, la anunciada y esperada inauguración el 17 de ese mismo mes, del campamento para la capacitación, recreo, avituallamiento, distribución hasta lo más intrincado del país, de la tan eficaz fuerza prevista y convocada por nuestro Comandante en Jefe, para entrar en acción, precisamente en esa etapa, de la ya catalogada por él en 1960 en la ONU “…gran batalla contra el analfabetismo”. Sigue leyendo

Girón – Recuerdos de un Corresponsal de Guerra

Por: Eduardo Yasells Ferrer

No voy a relatar el curso de las acciones militares por ser el objetivo de este artículo ofrecer al lector algunos recuerdos -entre tantos- de mi misión como corresponsal de guerra en Girón junto al[singlepic id=210 w=353 h=250 float=right] fotógrafo Sergio Canales Selpa, ambos enviados por la revista cubana “Verde Olivo”.

Horas tempranas del lunes 17 de abril de 1961. Vamos en nuestro jeep. Por la Vía Blanca hacia la Ciénaga de Zapata, teatro de las operaciones al sur de la provincia de Matanzas, marchan columnas de camiones y blindados con su carga de soldados del Ejército Rebelde y milicianos vitoreados por el pueblo de los alrededores. Así ocurre también por la carretera central hasta Jovellanos y de aquí a Jagüey Grande, donde la población civil organizada por los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) ayuda con los suministros de alimentos y la asistencia a los heridos, así como denunciando  a los contrarrevolucionarios, lo mismo que sucede en tantos poblados cercanos y aun distantes del frente de guerra.

Encontramos en la casa de la administración del central azucarero “Australia” al Comandante en Jefe Fidel Castro, quien en el puesto de mando instalado allí organiza sobre un mapa de la zona de operaciones el cerco al enemigo y transmite órdenes, o moviéndose a grandes pasos por el corredor recibe a las baterías de antiaéreos, morteros y cañones y a la infantería, indicándoles las posiciones que deben ocupar.

Uno de los vecinos evacuados del poblado de carboneros y pescadores, Soplillar, le dice: “Han asesinado a nuestras mujeres y niños”, -refiriéndose a los aviones de la brigada invasora y su respuesta es rápida: “¡Ahora viene el desquite, compañero!”.

Van los bisoños artilleros antiaéreos a tomar puntos clave a lo largo de la carretera a Playa Larga, la única vía de acceso a Girón por este lado de la Ciénaga de Zapata. Soplillar y Pálpite están en posesión de fuerzas revolucionarias al medio día. Qué trágico cuadro presenta el segundo, calcinado por el bombardeo de los invasores; en una casa lo único que pude identificar es una máquina de coser retorcida por el fuego.

Llueven los obuses al atardecer durante la noche sobre el entronque de las vías de Playa Larga y el Australia ocupado horas antes por el enemigo, que al amanecer del 18 abandona las armas y el parque, cundido por el pánico.

¿Riesgos personales corridos por los dos corresponsales? Los dos más peligrosos el 17: [singlepic id=212 w=300 h=200 float=right]el paso rasante de un B’26 vomitando su ametralladora 50 que podemos sortear por una vuelta de timón de Canales para salir de la carretera impactada por los proyectiles; más tarde un fragmento de bala de cañón perfora nuestra goma de repuesto. Después Canales sabe de boca del hombre que disparó, que el jeep se le escapó del punto de mira por unos centímetros. Sigue leyendo