Archivo de la etiqueta: Mujer

Maestros Voluntarios – ANTECEDENTES DE LA ALFABETIZACIÓN

Por Magali García Moré (codirectora del Campamento Alfredo Gómez. I Contingente)

Realmente yo era graduada en la Escuela Normal para Maestros de La Habana (en 1956), cuando Fidel llamó a los maestros sin aulas a ocupar las que se crearon al inicio mismo de la Revolución-mayo de 1959, cumpliendo así uno de los compromisos plasmados en su alegato durante el juicio luego del asalto al cuartel Moncada, conocido como La Historia me absolverá.
No me resultó nada difícil dar aquel paso conociendo[singlepic id=190 w=320 h=240 float=left] la enorme necesidad de crear aulas para terminar con la ignorancia de siglos, que mantenía atenazado a este país a una situación de calamidad social. En mayo de 1959 salí con un grupo de compañeras y compañeros a ocupar las primeras aulas rurales creadas por la Revolución.
Constituimos un Departamento, que funcionó en el entonces Ministerio de Defensa, y que fue creado originalmente en el II Frente Oriental Frank País y con el cual se pudo iniciar la alfabetización  de las tropas y de la población residente en las zonas liberadas. El DATMCC reunía maestros, técnicos agrícolas y de otros oficios, así como algunos médicos, que pudieron realizar un trabajo de orientación social, técnica, material y cultural al campesinado. Nunca más el campesino y su familia volverían a estar desamparados.
Como integrante de uno de aquellos grupos me enviaron a la zona de Cruce de los Baños, donde más tarde surgió el municipio Tercer Frente, y que había sido asiento de las tropas del Comandante Juan Almeida Bosque durante la guerra de liberación.
Como las transformaciones en el país tenían lugar a la velocidad de la luz, allí solo tuvimos tiempo de sembrar la primera semilla de lo que luego sería una sin igual campaña de alfabetización.
Un día pedí incorporarme al Primer Contingente de Maestros Voluntarios, movimiento al que convocó el Comandante en Jefe, y cuya organización fue confiada a Jorge Manfugás Lavigne, compañero al que admiramos profundamente y que dirigía el SATMCC (el Departamento pasó a Sección al formar parte del INRA). Sigue leyendo

Celia y sus desvelos periodísticos

El Blog La Esponja y Cubaperiodistas.cu destacan en el trigésimo aniversario de su muerte, el apoyo que ella brindó a los periodistas y al trabajo de la prensa revolucionaria. Siempre fue una aliada con quien contar.[singlepic id=136 w=320 h=240 float=right]

Por Modesto González

En la memoria de los cubanos viven  sus recuerdos, su tradición que va pasando de una generación a otra  y sus hechos  que ya son leyenda.
Ella es la heroína de la Sierra Maestra, de las costas, de la clandestinidad en Manzanillo, Niquero y Media Luna.
Genuina expresión de la mujer cubana, que junto a Fidel y Raúl participó en la guerra de liberación hasta sus últimas consecuencias. Después,  a partir del triunfo sobre la tiranía, permanecerá durante 21 años de trabajo incesante, en la primera fila de las transformaciones revolucionarias, unida con Fidel en la vanguardia del trabajo creativo y del pensamiento más avanzado.
El Blog La Esponja  y Cubaperiodistas.cu destaca en este once de enero, trigésimo aniversario de su muerte, el apoyo que ella brindó a los periodistas y al trabajo de la prensa revolucionaria. Siempre fue una aliada con quien contar.
Desde la  lejana etapa en que  comenzaron a llegar corresponsales extranjeros y cubanos a reportar que la guerrilla alzada en la Sierra Maestra existía y que estaba en condiciones de llevar adelante la guerra revolucionaria, Celia desempeñó numerosas tareas que hicieron viable las conversaciones de los periodistas con Fidel y los hombres de la guerrilla. Al empezar a  atender   en la Sierra Maestra los asuntos de Fidel, ella tomó conciencia del valor que tenían los documentos y los papeles con cartas o mensajes que se cursaban entre el Comandante en Jefe y sus combatientes y con los miembros del Movimiento 26 de Julio, o con oficiales del  Ejército de Batista. Los periodistas que escriben sobre la historia, agradecerán eternamente la conservación, el cuidado y la organización que le dio ella a esos papeles, que hoy constituyen una fuente fidedigna de nuestro proceso revolucionario.
Cuando comenzó a funcionar  Radio Rebelde, su apoyo fue importante para la buena marcha de la emisora de onda corta. Ella  atendió  acuciosamente  que llegara a tiempo la información necesaria para los noticieros. Se preocupaba por las   condiciones de vida de los locutores y técnicos; y  que se mantuvieran cerca del   Comandante en Jefe,  de modo que en medio de los azares de la guerra no se perdiera la comunicación entre ellos.
Con la Revolución en el poder, en las redacciones de Revolución, Granma, Juventud Rebelde,  Bohemia  y otras publicaciones, hablaban de Celia como la amiga, la  madrina, el mejor  apoyo en la comunicación con el Comandante en Jefe. En la historia de esos medios de prensa sus visitas, conversaciones y acciones eran hechos que no se olvidan. En Granma recordamos que ella visitaba el periódico cuando se estaba preparando e imprimiendo, ya caída la noche, y con frecuencia permanecía hasta  la madrugada. En muchas ocasiones se formaba una peña  de actualidad con Jesús Montané, Celia Sánchez, Manuel Piñeiro, Jorge E. Mendoza (director de Granma) y otros amigos, que conversaban  sobre las noticias  importantes, las cuestiones que más preocupaban a Fidel y acerca de sus orientaciones,  que ellos dominaban con propiedad. También analizaban  asuntos que en aquel momento incidían en la opinión pública.
Celia se interesaba por los problemas que afectaban al personal de la redacción y a los obreros de la rotativa y apoyaba cualquier medida que fuera en  solución de sus problemas. Conocía las necesidades de equipos que tenían los fotorreporteros, y cuando se podía disponer de recursos, tomaba en cuenta las necesidades de Granma y   de otros órganos de prensa, para resolverlos por la misma vía. Los gases de plomo de los linotipos de los periódicos, perjudicaban a trabajadores que podían resultar intoxicados, razón por la cual ella se preocupaba de que no faltara la leche en las cafeterías, que pudiera aportar un efecto desintoxicante. Y, desde luego, se interesaba para que la posta médica prestara la mayor atención al que se afectara.
Sería interminable relatar todos los lazos que unieron a Celia con la prensa. Nunca la olvidaremos con su brújula fidelista, siempre en el rumbo correcto. Ella es parte de nuestra memoria colectiva, vive en el recuerdo y el corazón de los trabajadores de la prensa escrita, radial y televisiva, en la memoria de los jubilados de la UPEC.

Casi a los 50 la Federación de Mujeres Cubanas

Por Rosario Fernández

Felicidades Compañeras[singlepic id=96 w=150 h=130 float=right]

Desde que triunfó la Revolución cubana en 1959   y como parte del programa trazado por su líder histórico, el compañero Fidel Castro Ruz, la mujer estuvo en el centro de los objetivos de la nueva etapa de la nación y, tan cerca como el 23 de agosto de 1960, después de unificar diferentes organizaciones femeninas que existían en la etapa prerevolucionaria, se constituyó  la Federación de Mujeres Cubanas.

Recientemente mientras buscaba información para una exposición  bibliográfica como parte de los homenajes por la efemérides, encontré el texto del discurso pronunciado por Vilma Espín Guillois, su presidenta hasta que falleció dos años atrás y mientras lo leía pensé: cuando el próximo domingo 23 de agosto las afiliadas celebren el aniversario número 49 de  la creción de la Federación de Mujeres Cubanas  puede decirse que fue cumplida  la predicción  de Vilma,  aquel 23 de agosto  en el discurso inaugural cuando dijo “El día de hoy nos ha dado la convicción de que la mujer cubana puede llegar a hacer una labor estupenda dentro de nuestra Revolución”. Sigue leyendo