Archivo de la etiqueta: Idioma Español

EL HISTORICO CINISMO IMPERIALISTA

Por:  José Prado Laballós Miembro de la Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

[singlepic id=259 w=320 h=240 float=right]

El presidente norteamericano, Barack Obama, anunció recientemente que Estados Unidos se retira de Iraq y que lo hace “con la cabeza en alto”, es decir, con satisfacción y orgullo.

¿De qué siente satisfacción, de los cien mil o más civiles muertos por los soldados estadounidenses? ¿De los cinco mil jóvenes norteamericanos que regresaron de la guerra en ataúdes? ¿O de los enormes destrozos causados en ese país árabe?.

Nadie puede olvidar que esa guerra, iniciada hace una década por el entonces presidente, George W. Bush, se libró sobre la mentira de que Iraq poseía armas de destrucción masiva.

A nadie deben extrañar las declaraciones de Obama. La mentira, el cinismo, la prepotencia, la hipocresía, la intromisión en los asuntos internos de otros países y la guerra han sido las características fundamentales de la política exterior de Estados Unidos desde su constitución en república, en 1776.

No había transcurrido una década de ese acontecimiento cuando en 1785 uno de los fundadores que después fue presidente, John Quincy Adams, proclamó la llamada Doctrina del Destino Manifiesto, según la cual Estados Unidos “había sido escogido por la Providencia para dirigir el mundo”. Sigue leyendo

Tres vicios del idioma: como, para nada y la autopregunta

DEL LENGUAJE

José Prado Laballós

Hoy me voy a referir a tres vicios del idioma que se han puesto de moda en nuestros medios: como, para nada y la autopregunta

Ya se ha generalizado el uso innecesario de la preposición como:

Cristina Fernández fue elegida como presidenta de la argentina.

Caridad Suárez fue seleccionada como Vanguardia Nacional.

Ese como sobra y, además, crea alguna confusión.

En nuestro idioma existe una palabra muy corta y contundente para negar: NO. No se por qué nos empeñamos en sustituirla por para nada:

En cuanto a la autopregunta, ponga atención y verá frecuentemente que el orador se autopregunta algo. Ejemplo:

Estoy seguro de que resolveremos ese problema, ¿Por qué digo esto? Porque tenemos la voluntad para hacerlo. Suprima la pregunta y verá que queda mejor.

CURIOSIDADES.

La palabra oía, del verbo oír, tiene tres sílabas: o-í-a.

Diversos usos de la palabra si:

Si llegas tarde no te esperaré.

Si, no te esperé porque llegaste tarde.

Cuando volvió en sí no reconoció a nadie.

Si, es la séptima nota musical.

Tomó el dulce para sí.

NUESTRO IDIOMA V

Por José Prado

Es frecuente que al escribir o hablar se empleen palabras superfluas que, además, pueden crear confusión.
Una de las más usadas es como.
Se aburre uno de escuchar o leer que “Fulano fue electo como Presidente de…” o “Pedro fue seleccionado como vanguardia.”
En ambos casos sobra el como. Suprímalo y verá.

En la narración de los juegos de pelota son frecuentes esas palabras sobrantes. Ejemplos?

1)”Olivera pide tiempo al árbitro para acomodarse uno de sus zapatos.”
Desde luego que tiene que ser un zapato suyo. Sería absurdo que Olivera pidiera tiempo para acomodarle un zapato a otro jugador.
2) “El bateador recibió el pelotazo en uno de sus brazos.” Claro, no iba a recibir el ‘dead ball’
en el brazo del receptor.
En ambos casos sobra  de sus. Basta decir: “un zapato”o “un brazo”.
A propósito, no se han fijado que cuando un jugador batea de “fao”que nadie captura el narrador dice que “tiene que regresar al cajón de bateo?” Sobra la observación.
Pero ya termino esta “descarga” con una pregunta: Por qué con tanta frecuencia se responde “para nada” en lugar de decir un simple NO?

NUESTRO IDIOMA IV

Por José Prado

Cada vez que nuestros medios de comunicación informan sobre delegaciones que llegan al país incurren en un error al emplear la palabra comitiva. Por ejemplo:
Arribó a La Habana el presidente de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Chávez, acompañado por varios de sus Ministros. La comitiva fue recibida en el aeropuerto por…”

Comitiva significa séquito, acompañamiento. En este caso la comitiva es “los Ministros”que acompañan a Chávez. Entonces, Chávez no fue recibido?
Delegación y comitiva no son sinónimos.

Se incurre también en error cuando se dice (por cierto muchas veces):
“Un 10 de octubre de 1868 comenzó nuestra Guerra de Independencia…”Solo existió un 10 de octubre de 1868, por lo tanto debe decirse el y no un.
Sí se puede decir o escribir:”Un 10 de octubre, el de 1868…”
Todos los años hay un 10 de octubre. Pero el de 1868 es único…

Copiaste?

NUESTRO IDIOMA III

Por José Prado

Aunque afortunadamente se está utilizando menos, todavía se escucha en la radio y en la televisión, o salee en los periódicos, la expresión “un grupo de…”, que hasta hace poco tiempo estaba a pupilo en nuestros medios. Y ejemplifico> Un grupo de libros… Un grupo de canciones… Un grupo de ideas..

Una vez dijo una locutora (y cito textualmente): “La actividad fue amenizada por un grupo de grupos musicales…

Grupo es un conjunto de cuerpos u objetos más o menos similares.

Una palabra que se repite hasta el cansancio en la televisión es reiterar y sus derivados reiterados y en reiteración. Muchas veces incorrectamente. Casi nunca se emplea repetir.
Reiterar es sinónimo de repetir, pero no siempre se pueden indistintamente, como ocurre con las palabras sinónimas.

Ha sido tal el uso y el abuso que uno de nuestros periódicos publicó una caricatura donde uno de los personajes le dice a otro: “No me digas más reiterar, que tu no eres locutor de televisión”.

Otro ejemplo. Subir y ascender son sinónimos, pero no creo que a alguien se le ocurra decir  que “al teniente Javier lo subieron (ascendieron) a capitán.”

Por hoy es suficiente…

Nuestro Idioma (I)

Por José Prado Lavallós

El español es nuestro idioma y también el idioma nacional de numerosos países, sobre todo en América Latina. Forma parte de nuestra identidad y es un importante factor de unidad de lo que Martí llamó Nuestra América. Los países, no obstante,vtienen ciertas [singlepic id=173 w=167 h=167 float=right]formas de expresarse, y aún regiones de una misma nación lo hacen de maneras diferentes.

Por otra parte, existen, y siempre han existido, pecualiares maneras de hablar de los jóvenes que no son del dominio de las demás personas.

Linguistas, sociólogos y otros defensores de la pureza del idioma español no se alarman por eso.

No soy un especialista del tema, pero como ejerzo el periodismo desde hace muchos aós, y, por lo tanto, mi instrumento de trabajo es el idioma, tengo opiniones al respecto.

La primera es que el español es un idioma tan rico que siempre se pueden encontrar palabras adecuadas para que todos nos entendamos:

jóvenes y viejos, cubanos o no. Está claro que el idioma es algo vivo y en constante lucha entre el conservadurismo y el creativismo. Los grandes cambios sociales y los prodigiosos avances científicos y técnicos enriquecen y modifican el lenguaje de los pueblos.

Mucho se discute acerca de lo que debe considerarse un leguaje correcto. Para algunos es lo que resulte comunicativo, que cualquiera puede entender. Si un intelectual en la conversación solo emplea palabras que no son de uso común (cultas) no podemos decir que sea incorrecto su lenguaje, pero no lo entenderán sus interlocutores de más bajo nivel cultural. Y lo mismo ocurre a la inversa, cuando se emplean palabras de la jerga popular. (Continuará… en proximas ediciones)

Nuestro Idioma (II)

Por José Prado Lavallós
Regreso a mi primera opinión: ni hiperculto ni populachero. Siempre habrá palabras para expresar ideas de manera comprensible para todos, sin perjuicio de qie maticemos el discurso con expresiones [singlepic id=172 w=212 h=131 float=left]típicas del ambiente en que se desenvuelven los interlocutores. No se trata de que proscribamos el uso de palabras que comenzaron siendo regionalismos y con el tiempo terminaron por imponerse. Lo que considero inaceptable es que a palabras del idioma que existen desde hace mucho tiempo se les atribuya un significado que no tienen. Y eso es lo que está aconteciendo en nuestros medios de comunicación.
Para nadie es un secreto la influencia que ejerce la televisión en el leguaje cotidiano. Basta ver cómo se multiplica el empleo incorrecto de palabras que se escucharon por primera vez en la tv.
Un ejemplo: a alguien se le ocurrió un día decir jornada en lugar de día, que no es igual, y poco después vemos que se emplea con ese significado en todas partes.Una fornada puede tener varios días (Jornada Camilo Che) y un día puede tener más de una jornada (jornada de la mañana, de la tarde, de la noche). En consecuencia hemos escuchado expresiones como las citadas a continuación: “Impresionante jornada de crímenes en Bagdad”,”Felicitaciones a fulano en su jornada de cumpleaños”, en las que el término se usó de manera incorrecta.
Les prometo que continuaremos con notas dirigidas a mejorar el empleo de nuestro rico Idioma.