Archivo de la etiqueta: Fotógraf@s

Ochoa sigue siendo un huracán

AYER Y HOY: MIRANDO A CUBA

Ochoa sigue siendo un huracán

Que me perdone la Señora Modestia.

Sí, que me absuelva si quiere, pero debo declarar que fui yo, en un artículo periodístico, publicado hace muchísimos años y titulado “Ochoa es un huracán”, quien primero expresó el diagnóstico: Héctor Ochoa Carrillo (La Habana, 1931) no pertenece al género humano, no es una persona, sino que se proyecta como un indetenible meteoro.
Y, con sus 85 años, lo sigue siendo.
Ah, pero el asunto cuenta con larga historia.

Démosle al reloj pa´trá

Transcurre 1944 y un muchachito vedadense de 13 años, llamado Héctor, se estrena en los medios, como asistente de cámara, en los capitalinos estudios fílmicos de Estrella y Plasencia.
Llega el marzato. Aquel joven —ahora veinteañero—, poseedor de un corazón rebelde en medio del tórax, se rebela contra el golpetazo de quienes sus guatacas apodaban El Hombre, El Indio, El Mulato Lindo de Banes. Primero se acerca a los conspiradores del autenticismo pero, desilusionado, se mueve hacia las filas del M-26-7, movimiento del cual será uno de los primeros militantes en La Habana.
Llega 1956 y es convocado para una singular tarea: debe formar parte del equipo técnico de un noticiero de cine que, en República Dominicana, entrevistará al sátrapa Rafael Leónidas Trujillo y Molina.
Mientras esperan la llegada de Trujillo, alguien le sugiere a Ochoa que chequee los micrófonos instalados en el local. Al dirigirse a uno, se le revuelve el sedicioso que en el pecho lleva, y dice: “Uno, dos, tres, probando. Vamos a entrevistar al asqueroso general Chapitas”. (El equipo casi lo mata, temeroso de que alguien cercano a la hiena oyese lo dicho).
A finales de 1958 está en Venezuela, con falsa documentación de ayudante de máquinas, a bordo del yate Aurora, portador de bidones que contienen seis toneladas de armas para el Ejército Rebelde.
Pasan por Panamá y por Costa Rica. Y finalmente, desembarcan en el litoral de la comarca cienfueguera.
Pero llegan tarde: es el primero de enero de 1959. (Lo cual no demerita a los expedicionarios: ellos no sabían que, mientras navegaban, la rata había alzado vuelo, despavorida).

Tras el enero luminoso

Es nombrado camarógrafo del Palacio Presidencial, lo cual le permitirá atestiguar magnos hechos de la incipiente revolución en el poder.
Ah, pero llega abril del 61.
Los planes fraguados por Ike, a los cuales John F. les da luz verde —según algunos a regañadientes—, se materializan. Y Ochoa, en Ciudad Libertad, está filmando el cadáver de Eduardo García Delgado, el miliciano que con su “sangre numerosa” —como dijo Guillén— escribió antes de morir el nombre de Fidel en una puerta de madera.
Poco después, el territorio patrio es hollado por una fuerza invasora. En Palacio, Ochoa, quien siempre ha estado “en todas”, enseguida se entera. No le da tiempo para vestir su uniforme de miliciano, ni a sustituir sus lindos zapatos citadinos por un par de botas. Y, sin encomendarse a Dios ni al Diablo, con su cámara Bell and Howell de cuerda, parte hacia el frente, donde se va a convertir en un hombre-leyenda.
Las anécdotas menudean. Ochoa, rodilla en tierra, filmando a un avión enemigo que viene de frente, ametrallando. (“Fue una toma muy buena”, él comenta).

Filmará los cañonazos de Fidel que destrozan al Houston.

Y no sé si es estrictamente cierto, pero, según la tradición oral miliciana, llegaba a territorio invadido antes que la tropa.
Hay una foto inolvidable. Él, con un pantalón negro y una camisa blanca —parece un gastronómico—, en las arenas de Girón, junto a Fidel. Cuando le pregunto por el documento gráfico, Ochoa, tan olvidado de sí mismo, tan lejano del autobombo, me responde: “Ay, Argelito, yo no sé por dónde coño anda esa foto”. Y por eso, desgraciadamente, la imagen no acompaña a estas humildes líneas.
Mil pies de película, por él filmadas en Girón, constituyen todo un aval imperecedero.
Después… bueno, después se prolongaron sus travesuras. En 1963 el ciclón Flora convierte en un mar toda la cuenca del río Cauto. Y entonces, ¿dónde está Ochoa? Pues con un uniforme de preso y botas rusas —que el comandante Almeida le ha prestado—, cámara en mano colgando de un helicóptero, mientras el piloto, horrorizado, le grita: “¡C…, te vas a matar!”. (La cámara que entonces utilizó —la misma de Girón— se halla en el santiaguero museo cinematográfico).
Y recuerda: “Cuando le dieron candela a la Central de Trabajadores de Cuba, llegué y les dije a los bomberos que me pusieran la escalera para subir a la azotea y filmar algunos interiores utilizando el ángulo ancho. Cuando miré hacia abajo, el carro con la escalera lo habían pasado para otro lado. Me volví como loco y cuando bajé, insulté a los bomberos”.
Sigue leyendo

Girón – Recuerdos de un Corresponsal de Guerra

Por: Eduardo Yasells Ferrer

No voy a relatar el curso de las acciones militares por ser el objetivo de este artículo ofrecer al lector algunos recuerdos -entre tantos- de mi misión como corresponsal de guerra en Girón junto al[singlepic id=210 w=353 h=250 float=right] fotógrafo Sergio Canales Selpa, ambos enviados por la revista cubana “Verde Olivo”.

Horas tempranas del lunes 17 de abril de 1961. Vamos en nuestro jeep. Por la Vía Blanca hacia la Ciénaga de Zapata, teatro de las operaciones al sur de la provincia de Matanzas, marchan columnas de camiones y blindados con su carga de soldados del Ejército Rebelde y milicianos vitoreados por el pueblo de los alrededores. Así ocurre también por la carretera central hasta Jovellanos y de aquí a Jagüey Grande, donde la población civil organizada por los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) ayuda con los suministros de alimentos y la asistencia a los heridos, así como denunciando  a los contrarrevolucionarios, lo mismo que sucede en tantos poblados cercanos y aun distantes del frente de guerra.

Encontramos en la casa de la administración del central azucarero “Australia” al Comandante en Jefe Fidel Castro, quien en el puesto de mando instalado allí organiza sobre un mapa de la zona de operaciones el cerco al enemigo y transmite órdenes, o moviéndose a grandes pasos por el corredor recibe a las baterías de antiaéreos, morteros y cañones y a la infantería, indicándoles las posiciones que deben ocupar.

Uno de los vecinos evacuados del poblado de carboneros y pescadores, Soplillar, le dice: “Han asesinado a nuestras mujeres y niños”, -refiriéndose a los aviones de la brigada invasora y su respuesta es rápida: “¡Ahora viene el desquite, compañero!”.

Van los bisoños artilleros antiaéreos a tomar puntos clave a lo largo de la carretera a Playa Larga, la única vía de acceso a Girón por este lado de la Ciénaga de Zapata. Soplillar y Pálpite están en posesión de fuerzas revolucionarias al medio día. Qué trágico cuadro presenta el segundo, calcinado por el bombardeo de los invasores; en una casa lo único que pude identificar es una máquina de coser retorcida por el fuego.

Llueven los obuses al atardecer durante la noche sobre el entronque de las vías de Playa Larga y el Australia ocupado horas antes por el enemigo, que al amanecer del 18 abandona las armas y el parque, cundido por el pánico.

¿Riesgos personales corridos por los dos corresponsales? Los dos más peligrosos el 17: [singlepic id=212 w=300 h=200 float=right]el paso rasante de un B’26 vomitando su ametralladora 50 que podemos sortear por una vuelta de timón de Canales para salir de la carretera impactada por los proyectiles; más tarde un fragmento de bala de cañón perfora nuestra goma de repuesto. Después Canales sabe de boca del hombre que disparó, que el jeep se le escapó del punto de mira por unos centímetros. Sigue leyendo

CRONICA DE UN MAYO INOLVIDABLE

Por: Lourdes María Serra Otero (Texto y Fotos)

Manzanillo…desde el primer día que bajando por la autopista vi el Golfo de Guacanayabo, quede prendada y aunque en aquel viaje tras la huella de Celia no logre comer lisetas y menos la cabeza, quede enamorada por siempre de tu ciudad. Es el amor de tus gentes, la cordialidad hacia esta incansable caminante y ese sentimiento tan hondo por la heroína de la Sierra y el Llano, lo que me hace volver y cada vez mas sentirme como parte de tus aguerridos habitantes.
Pero ese día fue muy especial para mi, asistí al Primero de Mayo, y pude sentir la Revolución latir en tus calles confirmándole su apoyo al Comandante, a la Revolución y luchando por la liberación de los Cinco Heroes.
Entonces mi alma de cronista grafico no pudo resistir la tentación de mostrarle al mundo eso que en palabras sería muy difícil de explicar, eso que se llama Manzanillo en Revolución.
Sirva esto como un pequeño homenaje a nuestro Comandante quién siempre está junto a su pueblo; a Celia, quien me enseño a querer a los Manzanilleros desde su ejemplo, y siempre continua viva entre nosotros. 
Este 1ro de Mayo habrá nuevamente un desfile de pueblo, y se reafirmará una vez más el apoyo incondicional al socialismo y demostrando al mundo que este pueblo ni se rinde ni se vende.
[nggallery id=12]

MI FOTO – Arsenio García – La Puerta de Alcalá

Por:  Arsenio García Quintana

“La Esponja” me pide mi foto preferida y siento decirle que desde que me incorporé al diario “Hoy” en 1960- entonces había cumplido los 19  años de edad- , cuando terminaba un trabajo entregaba  los negativos para ser archivados, como estaba establecido. Imagínense cuántas pudiera seleccionar entre las que tomé en la Limpia de El Escambray, la lucha contra bandidos, las cumbres de la OSPAAL y de Los NOALINEADOS en La Habana, las movilizaciones de la Defensa y de Trabajo Voluntario y particularmente las que hice durante los 10 años de pertenencia al  equipo de trabajo del Comandante en Jefe Fidel para los Estudios Revolución. Cesé laboralmente tras  la operación que me hicieron a corazón abierto  en el 2002.[singlepic id=77 w=240 h=320 float=rigth]

Pero miren la foto que encontré, es de una visita a España. Es de la  Puerta  de Alcalá en Madrid… ¿Por qué es, mi foto preferida?… Es el recuerdo de haber compartido en ese lugar,-recién operado- con mi familia. ¡Fue renacer!

LEONARDO FERNÁNDEZ Y SU PASIÓN POR LA FOTOGRAFÍA

Por: Maria Caridad Lastres Ruiz

INICIOS

En el año 1966 hacía falta un corresponsal provincial [singlepic id=70 w=376 h=305 float=right]para la revista “Con la guardia en alto”, publicación de los Comités de Defensa de la Revolución. Realicé esta labor y así, de forma práctica, me inicié en el periodismo. En la Dirección Nacional de los C.D.R. existía un laboratorio fotográfico y con los excelentes profesores Miguel Moreno y Félix Cárdenas me formé como fotorreportero. La superación técnica me la proporcionó la Unión de Periodistas de Cuba mediante algunos cursos para corresponsales.

EL AMOR POR LA FOTOGRAFÍA

Trabajar con la imagen fue para mí algo fascinante. Por ello me especialicé como fotorreportero  porque mediante la fotografía me relacionaba aun más con todas las esferas de la sociedad. En mi empeño me ayudaron muchos compañeros, entre ellos Ernesto Vera, Lázara Rodríguez Alemán, Osvaldo Melo Otero y otros.

MIS FOTOS PREFERIDAS

Durante una estancia de trabajo en Varadero se produjo un incendio en uno de los pozos de petróleo. Llovía fuertemente y ni así decaían las llamas. Bajo una sombrilla que sostenía mi compañera de trabajo y reportera  Rebeca Antúnez, tomé mi cámara fotográfica y dejé impreso este emocionante momento con varias instantáneas. Posteriormente hice un reportaje titulado “82 horas de heroísmo”, con el cual obtuve un primer premio en el Salón de Fotografía 26 de Julio.

DE ELEGIR DE NUEVO, ¿HABRÍA OTRA PROFESIÓN?

Elegiría la misma, porque en esta profesión he puesto toda la pasión; la desempeñé durante muchos años en el  periódico “Trabajadores” hasta que me jubilé.

LOURDES MARÍA SERRA OTERO AI-Webmaster La Esponja

lourdes-sonriendoEn la actualidad se desempeña como Webmaster y Arquitecto de Información del Blog La Esponja de los Periodistas Jubilados de la Delegación Grupo Asesor UPEC. Desde 1996 se trabajó Corresponsal Voluntaria en el Buró de Prensa de La Lisa y más tarde pasó a colaborar con trabajos periodísticos de fondo para los Medios de Prensa de la Ciudad en la Radio; COCO, Radio Ciudad de La Habana, Radio Metropolitana y Tribuna de La Habana. Recibió Premio por Histórico dedicado a José Martí en el Festival Nacional de la Radio Cubana y Mención por Radio Documental histórico dedicado a José Grarcerán de Vals, mártir de la Revolución en el Festival Provincial de la Radio de Ciudad Habana . A partir del 2004 escribe géneros periodísticos para la WEB de medios de Ciudad de La Habana, web personales y en el Blog de los periodistas jubilados La Esponja. Le gusta la Fotografía.

Además es Profesora Auxiliar de la Disciplina Sstemas en la carrera Contabilidad y Finanzas, en la Universidad de La Habana y de la Cátedra de Nuevas Tecnologías del Instituto Internacional de de Periodismo José Martí.