Archivo de la etiqueta: expedicionarios del Granma

A Cuba no la tendrán

Por José Prado Laballós

[singlepic id=256 w=250 h=200 float=left]Fidel Castro lo había prometido en México: “En 1956 seremos héroes o mártires”. Y el 2 de diciembre de aquel año se cumplía la promesa: en las proximidades de Las Coloradas, en el extremo oriental de Cuba, desembarcaban los expedicionarios del Granma para reanudar la lucha armada, y nacía el Ejército Rebelde, que tantas páginas de gloria ha escrito en sus ya 55 años de existencia.

Seis décadas antes se habían producido desembarcos similares: José Martí y Máximo Gómez, por Playitas; y Antonio Maceo y Flor Crombet, por Duaba, también por el oriente del país, pisaban tierra cubana para incorporarse a la guerra de independencia organizada por Martí para conquistar nuestra liberación del yugo español.

Los ya imperialistas norteamericanos, que siempre han ambicionado apoderarse de Cuba, intervinieron en aquella contienda y nos escamotearon la victoria.

No pudieron hacer lo mismo con la guerra iniciada tras el desembarco del Granma el 2 de diciembre de 1956. Ni el desastroso combate de Alegría de Pío, ni los miles de soldados que la dictadura de Fulgencio Batista, apoyada por Estados Unidos, lanzó contra el Ejército Rebelde en la Sierra Maestra pudieron derrotarlo. Tampoco han podido doblegar a nuestro pueblo con sus 51 años de bloqueo y agresiones terroristas.

Aquel pequeño e inexperto ejército se templó en la guerra de la Sierra y dos años después entró victorioso en las ciudades el 1ro. de enero de 1959 y no solo se ha convertido en un inexpugnable bastión de la Revolución Cubana, sino que ha cumplido heroicas misiones internacionalistas.

Calificadas por el inolvidable Comandante Camilo Cienfuegos como “el pueblo uniformado” las Fuerzas Armadas Revolucionarias constituyen la mejor garantía de la advertencia de Fidel a los imperialistas: “A Cuba no la tendrán”.

Es el mismo espíritu de la advertencia del Mayor General del Ejército Libertador Antonio Maceo hace más de un siglo: “El que intente apoderarse de Cuba solo recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre si no perece en la contienda”