Archivo de la etiqueta: Elsa Claro

La TRAMPA VS. DOMINIQUE STRAUSS KAHN

Por: Elsa Claro – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana[singlepic id=293 w=320 h=240 float=right]

Las acusaciones sobre Dominique Struss Khan el pasado año, cuando estaba al frente del FMI, fueron parte de una repugnante maniobra. Acusado de forzar a una camarera de hotel, lo encarcelaron sin derecho a libertad bajo fianza, algo que solo logró tras presentar su renuncia a la gerencia del  organismo de crédito internacional.

Como añadido al engaño, publicitaron sórdidos detalles para desacreditar a quien hasta ese momento era el candidato favorito a las elecciones de Francia, que pronto tendrán lugar y, al mismo tiempo, destruían  el plan de darle vía a una nueva moneda.

El asunto se origina tiempo antes, cuando China, Rusia, un grupo de naciones emergentes y hasta la propia Alemania, que está ahora defendiendo con dientes y uñas al euro, propusieron que se usara en los intercambios comerciales los Derechos Especiales de Giro, fórmula que posee el propio FMI con respaldado de sus fondos.

Quiere decir que no era algo desconocido, excepto que tendría un nuevo nombre Bancor y carácter de moneda de uso universal. El dólar circularía solo dentro de Estados Unidos, como ocurre en la mayor parte del mundo con cada divisa nacional. Sigue leyendo

PELIGROS POSTERGADOS O CEGUERA NEOLIBERAL

[singlepic id=267 w=300 h=220 float=left]Por: Elsa Claro – Delegación Periodistas jubilados en La Habana

Si ya Italia está en plan de salvamento y Francia, la segunda economía europea, entró en recesión al igual que Holanda, que suele calificarse de sobria y hasta hace poco exhibía saludables indicadores, debería examinarse  mejor por qué las más desarrolladas economías, están cayendo.

Algunos vaticinan que hasta la propia Alemania, principal promotora de los exagerados ajustes en boga, puede ser víctima de su propia terapia, pues si el resto pierde capacidades no les podrán comprar cuanto produce y exporta. Algo así pudiera ocurrir en breve, de mantenerse el enorme rigor, sin proyectos de reanimación  económica que amortigüen  el golpe.

Alemania tiene una deuda ascendente al  80 por ciento  de su producto interno bruto. Una cantidad superior a la de España, atacada por los mercados que siguen especulando, mientras las calificadoras de riesgo devalúan los bonos de deuda que Madrid vende, y todo ello lleva a que tengan que pagar más intereses.

No es fácil comprender estos hechos. Si a Alemania o Francia esas entidades internacionales (casi todas norteamericanas, por cierto) que determinan el valor de una deuda y por extensión cuánto se paga por los intereses de ella, les aplicaran los mismos parámetros debilitantes que han usado contra naciones de menor techo económico, Sigue leyendo

El gobierno de Ollanta Humala en Perú

Por:  Elsa Claro – Delegación Periodistas jubilados en La Habana[singlepic id=264 w=320 h=240 float=right]

La incertidumbre predomina en Perú, donde hace apenas cinco meses asumió el poder, un gabinete dirigido por Ollanta Humala, quien conformó un equipo ministerial de concertación, esto es, con representantes del empresariado y la tecnocracia neoliberal en el área económica. Algo que diferentes analistas consideraron incongruente con las intenciones del mandatario de atender reclamos y necesidades populares.

Humala colocó en su gobierno también a ministros procedentes de la izquierda, sobre todo en las carteras que atienden áreas sociales, pensando, quizás, que al conjugar factores tan diferentes en un mismo propósito, podría evitar inevitables ataques enemigos y satisfacer a los necesitados.

Casi iniciando mandato, se le presentó un serio problema con las protestas campesinas en Cajamarca. Sus habitantes rechazan un programa minero  que afecta el ecosistema de la zona, seres humanos incluidos. El entonces premier dialogaba con los querellantes cuando fue decretado el estado de emergencia en la zona. Según los medios, fue una orden emitida por Humala por recomendación del ministro del Interior, Oscar Valdés, partidario de usar más fuerza contra quienes protestan y quien acaba de ser nombrado primer ministro tras la renuncia de su antecesor. Sigue leyendo

Durban: Un acuerdo descafeinado

Por Elsa claro

(Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana)

[singlepic id=255 w=300 h=200 float=left]Con discusiones estériles, cinismo de algunos y engaños bien vestidos de otros tantos, concluyó la cumbre sobre  Cambio Climático. Pudo salvarse, teóricamente, el Protocolo de Kyoto, al acordarse mantenerlo después del 2012,  pero la insuficiencia de las metas y la cantidad de países que se regirán por este mandato, no garantizan una reducción óptima de los gases de efecto invernadero que dañan el ecosistema y la existencia misma del ser humano.

Los científicos alertan sobre los daños causados ya y  el peligro por delante, enfatizando las conclusiones de un centenar de expertos integrados en un panel internacional que analizó a fondo este asunto, algo que concierne sin distinción a todos.

El nuevo acuerdo, si así puede ser llamado,  se adoptaría en el 2015 para entrar en vigor cinco años más tarde. Las fechas tienen que ver con las exigencias europeas, que, es posible, quieren dilucidar sus actuales problemas financieros antes de asumir esa responsabilidad.

Estados Unidos vuelve a quedar fuera de los compromisos y fue el país que más entorpeció el arribo a un entendimiento, sosteniendo un debate desgastador con China y la India que, por ser naciones emergentes, Washington considera que deben cumplir con iguales exigencias que las naciones muy desarrolladas, aunque ellos, los  mayores contaminantes se mantengan al margen de toda obligación.

Rusia, Japón y Canadá por su parte, decidieron no participar de esta segunda etapa de exigencias,  por considerar que en tanto no sea de obligado cumplimiento para todos, no tiene sentido el esfuerzo y las inversiones en reconversión tecnológica que los planes exigen.

Paradójicamente, las naciones tercermundistas criticaron lo escaso del acuerdo que se mantiene como único tratado sobre reducción de emisiones dañinas para la atmósfera y que tanto están influyendo sobre el clima.

En zona de fuertes dudas se dejó el llamado fondo verde, que son aportes con destino a los países subdesarrollados para mitigar sus contaminantes y, sobre todo, hay una lamentable vaguedad sobre el llamado mercado de carbono, un modo de evadir responsabilidades y de engañar diciendo que se ahorran contaminantes, cuando en realidad se están vendiendo. Esto significa que las asignaciones que no emana una empresa o un país, pasan a ser producidas por quienes las compran.

Dicen que es preferible poco antes que nada, pero en casos como el referido a la salvación  de la casa común de la humanidad, lo insuficiente resulta criminal para la generalidad y suicida para quien no es capaz de calibrar los peligros que provoca y concluirá padeciendo también.