Archivo de la categoría: Nacionalidad Cubana

De nuestra historia: Casiguaya y Mariana

Guamá fue el cacique taíno que se rebeló heroicamente contra el domino de los conquistadores españoles, combatió entre los años 1522 y 1533, en las montañas de Baracoa –territorio perteneciente a la actual provincia de Guantánamo- con una valiente guerrilla de indocubanos, en una desigual lucha contra las fuerzas españolas lo acompaño siempre su esposa Casiguaya (Flor de Primavera) y su pequeña hija.

La vida épica de ambos ha alimentado la imaginación popular, así como la de novelistas y otros artistas. Al caer Guamá víctima de la traición, Casiguaya continuó la lucha en unión de otras indias rebeldes. Una feroz persecución puso fin a la lucha de esta ejemplar mujer, la que fue capturada en unión de varias de sus compañeras, las que fueron condenadas al horca en la Plaza de Armas de la ciudad de Santiago de Cuba, donde los hacendados llevaron a sus indios y esclavos, para que presenciaran la criminal ejecución, y que sirviera de ejemplar escarmiento.

Después de ser ahorcadas las cuatro compañeras de Casiguaya esta, antes de ser conducida al patíbulo, le solicitó al sacerdotes que estaba bendiciendo las ejecuciones, le permitiera abrazar y besar a su hija, prometiéndole que renunciaría a sus creencias, aceptando las de la iglesia Católica, el sacerdote accedió y llevó a la niña hasta donde se encontraba Casiguaya, la que abrazó fuertemente a su hija, al besarla la estranguló entre sus manos, mientras gritaba con dolor: “¡Criminales, jamás, ni la mujer ni la hija de Guamá serán esclavas de cristianos españoles!”
Inmortalizada por los versos del Indio Naborí ha quedado la imagen de aquella mujer: Sigue leyendo

Por: Paquita de Armas Fonseca

Fidel vivirá por siempre en el corazón de todos los cubanos

Fidel vivirá por siempre en el corazón de todos los cubanos

Murió Fidel y no se detuvo el planeta. Raúl lo dijo con voz rajada. No se que cantidad de personas lo oyó, para a mi sucedió lo que esperaba desde hace años, desde la proclama, cada vez que la televisión se ponía en cadena.
Murió Fidel, no necesita apellido. Es el hombre alto, atractivo de la universidad, el muchachón (sólo 33 años) que comandó el ejército rebelde en 1959.
Para mi murió el que permitió que yo tuviera una linda muñeca, por primera vez , el día de reyes de 1959; el hombre que me gustaba cuando apenas tenía nueve años, al que escuchaba en  sus discursos interminables por el que fui a alfabetizar sin cumplir 11 años. O sacar boniatos cuando estaba en la secundaria.
Por el que empecé a leer a Marx y con el que discutí muchas veces estando él en  el televisor,  y yo en la sala de mi casa.
Murió Fidel y no se detuvo el planeta. Quiso que lo cremaran y supongo que sus cenizas  vayan para  Santiago de Cuba. La  ciudad a la que le dio las gracias y hoy iluminada,  limpia, bella parece la capital de Cuba.
Todo sigue igual y la televisión no dice nada, sólo las palabras de Raul, ni en facebook, ni en ninguna web. Es madrugada. Mañana empezarán los buitres a inventar mentiras,  mientras, los hombres y mujeres honrados del mundo llorarán, como lo hago yo en este instante en el que todo sigue igual, pero el planeta ya no es el mismo porque murió ese inmenso hombre del siglo XX, voz de los que no tienen  voz. Murió Fidel y sencillamente lloro.

El Fidel que conocí

Por: IGNACIO RAMONET – Director de Le Monde Diplomatique, España

Fidel ha muerto, pero es immortal. Pocos hombres  conocieron la gloria de entrar vivos en la leyenda y en la historia. Fidel es uno de ellos. Perteneció a esa generacion de insurgentes miticos – Nelson Mandela, Patrice Lumumba, Amilcar Cabral, Che Guevara, Camilo Torres, Turcios Lima, Ahmed Ben Barka – que, persiguiendo un ideal de justicia, se lanzaron, en los años 1950, a la accion politica

Fidel Castro e Ignacio Ramonet

Ignacio Ramonet y Fidel Casto conversan como amigos en la casa del Comandante

con la ambicion y la esperanza de cambiar un mundo de desigualdades y de discriminaciones, marcado por el comienzo de la guerra fria entre la Union Soviética y Estados Unidos.
En aquella época, en mas de la mitad del planeta, en Vietnam, en Argelia, en Guinea-Bissau, los pueblos oprimidos se sublevaban. La humanidad aún estaba entonces, en gran parte, sometida a la infamia de la colonizacion. Casi toda Africa y buena porcion de Asia se encontraban todavia dominadas, avasalladas por los viejos imperios occidentales. Mientras las naciones de América latina, independientes en teoria desde hacia siglo y medio, seguian explotadas por privilegiadas minorias, sometidas a la discriminación social y étnica, y a menudo marcadas por dictaduras cruentas, amparadas por Washington.
Fidel soportó la embestida de nada menos que diez presidentes estadounidenses (Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush padre, Clinton y Bush hijo). Tuvo relaciones con los principales lideres que marcaron el mundo después de la Segunda Guerra mundial (Nehru, Nasser, Tito, Jrushov, Olaf Palme, Ben Bella, Boumedienne, Arafat, Indira Gandhi, Salvador Allende, Brezhnev, Gorbachov, François Mitterrand, Juan Pablo II, el rey Juan Carlos, etc.). Y conoció a algunos de los principales intelectuales y artistas de su tiempo (Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Arthur Miller, Pablo Neruda, Jorge Amado, Rafael  Alberti, Guayasamin, Cartier-Bresson, José Saramago, Gabriel Garcia Marquez, Eduardo Galeano, Noam Chomsky, etc.).
Bajo su direccion, su pequeño país (100 000 km2, 11 millones de habitantes) pudo conducir una politica de gran potencia a escala mundial, echando hasta un pulso con Estados Unidos cuyos dirigentes no conseguieron derribarlo, ni eliminarlo, ni siquiera modificar el rumbo de la Revolucion cubana. Y finalmente, en diciembre de 2014, tuvieron que admitir el fracaso de sus políticas anticubanas, su derrota diplómatica e iniciar un proceso de normalización que implicaba el respeto del sistema político cubano.
En octubre de 1962, la Tercera Guerra Mundial estuvo a punto de estallar a causa de la actitud del gobierno de Estados Unidos que protestaba contra la instalacion de misiles nucléares soviéticos en Cuba. Cuya funcion era, sobre todo, impedir otro desembarco militar como el de Playa Giron (bahia de Cochinos) u otro directamente realizado por las fuerzas armadas estadounidenses para derrocar a la revolucion cubana. Sigue leyendo

MI AMIGO FIDEL

fidel-y-frei-betto-el-domingo-16-de-febrero-de-2014

Fidel y Frai Betto conversan amigablemente en la casa del Comandante en La Habana

Por: Frei Betto
He perdido un gran amigo. Nuestro último encuentro fue el 13 de agosto, cuando cumplió los 90 años. Me recibió en su casa, en La Habana, y por la tarde fuimos al teatro Karl Marx, donde fue homenajeado con un espectáculo musical. A pesar de  que tenía su organismo debilitado, caminó sin apoyo desde la entrada del teatro hasta su butaca.
Con Fidel desaparece el último gran líder político del siglo 20, y el único que logró sobrevivir más de 50 años a su propia obra: la Revolución Cubana. Gracias a ella la pequeña isla dejó de ser el prostíbulo del Caribe, explotado por la mafia, para convertirse en una nación respetada, soberana y solidaria, que mantiene profesionales de la salud y de la educación en más de cien países, ocluyendo el Brasil.
Conocí  a Fidel en 1980, en Managua. Lo que llamaba la atención a primera vista era su imponencia. Parecía mayor de lo que era, y el uniforme militar le revestía de un simbolismo que transmitía autoridad y decisión. Daba la impresión de que cualquier butaca era demasiado estrecha para su corpachón. Cuando entraba en un recinto era como si todo el espacio fuera ocupado por su aura. Todos esperaban que él tomara la iniciativa, escogiera el tema de la conversación, hiciera una propuesta o lanzara una idea, mientras que él persistía en la ilusión de que su presencia era una más y que lo tratarían sin ceremonias ni reverencias. Como en la canción de Cole Porter, él debía preguntarse si acaso no sería más feliz siendo un sencillo hombre de campo, sin la fama de que estaba revestido. En cierta ocasión el escritor colombiano Gabriel García Márquez, de quien era gran amigo, le preguntó si sentía la falta de algo y Fidel respondió: “El poder quedarme parado, anónimo, en una esquina”. Sigue leyendo

El legado de Fidel: vigente hoy y en el futuro

Por

Arnold August en la presentación de su libro "Cuba y sus vecinos. Democracia en movimiento" durante la Feria del Libro en La Habana

Arnold August en la presentación de su libro “Cuba y sus vecinos. Democracia en movimiento” durante la Feria del Libro en La Habana

– periodista y conferencista canadiense*

En la tarde del 25 noviembre esperaba un correo de un periodista y colega que vive en Washington D.C. Esta comunicación anodina estaba relacionada con una entrevista radial que realicé con él inmediatamente después de las elecciones de Estados Unidos y que cubrí para TeleSUR en la capital estadounidense. Después de recibir la respuesta que esperaba, el escribió: “Acabo de escuchar la triste noticia: Fidel falleció.” Aun cuando he pensado continuamente acerca de este inevitable evento en los últimos años, ver esto escrito me conmocionó de una manera indescriptible. Sin embargo, para asegurarme de ello, verifiqué en la televisión cubana y en teleSUR… allí estaba la noticia. Mi reacción inmediata fue la negación de la realidad.
¡Esto no puede ser cierto! Mientras que, antes del 25 de noviembre era posible pensar que Fidel falleciera, una vez esto sucedido, ya era imposible pensarlo. Fue como una pesadilla. Me tomó cerca de 15 horas, desde la noche del 25 de noviembre hasta esta tarde, para digerir lo inaceptable.
Mientras hacía esto gradualmente la noche anterior y temprano en la mañana, mi reacción me llevó poco a poco a una ira dirigida hacia la naturaleza que arrancó al pueblo cubano y al mundo al más admirable líder y revolucionario del siglo veinte y también del presente siglo.
No me pareció justo que las leyes de la biología se lo llevaran físicamente a él, como lo hacen con cualquier otro, amigos y enemigos. Sin embargo, en efecto, estas leyes se aplican universalmente. Esta indignación no proviene de ningún sentimiento espiritual o religioso que pretenda esquivar la realidad, pues soy ateo. Es una indignación política y moral, y no me avergüenzo de expresar públicamente mis sentimientos íntimos.
Esta exasperación resulta del intenso trabajo que he venido realizando en los últimos dos años acerca de las relaciones de Cuba y Estados Unidos. Desde el 17 diciembre 2014 he estudiado cuidadosamente los seis textos y declaraciones de Fidel Castro, desde la fecha en que relata total o parcialmente las relaciones entre estos dos países.
Creo firmemente que estos escritos son la guía más valiosa e indispensable para el pueblo cubano y su gobierno, en sus relaciones con el poderoso vecino del Norte.
En efecto, dada la crecientemente complicada situación entre Cuba y Estados Unidos, la semana pasada estaba esperando otra reflexión por parte de Fidel. Esta nunca tuvo lugar.
Sin embargo, todas sus palabras acerca de este tema, desde el 17 diciembre de 2014, constituyen el paradigma que guiará las relaciones de Cuba y Estados Unidos, ahora y bien entrado este siglo. Estos principios e ideas están atados indeleblemente al futuro de Cuba.

*Arnold August es periodista y conferencista canadiense, el autor de los libros Democracy in Cuba and the 1997–98 Elections y Cuba y sus vecinos: Democracia en movimiento – http://www.lademocracia.com/  @Arnold_August ( https://twitter.com/Arnold_August )  FaceBook https://www.facebook.com/arnold.august.3

La actual Habana Vieja y Eusebio Leal

El amigo Alberto Rodríguez Arufe (Arufe) me envió esta crónica que pongo a la consideración de ustedes.

Vista parcial de La Habana Vieja tras su restauración
[singlepic id=307 w=320 h=240 float=left]El pasado domingo visité el Centro Histórico de la Habana Vieja y salí reconfortado de nuevo. Andar por sus calles y plazas me provoca un efecto embriagador que emana de su particular atmósfera, sustentado además porque, aunque transite los mismos lugares, siempre encuentro cosas que me resultan novedosas, llaman mi atención y me motivan a detenerme en un proceso del cual salgo enriquecido.
He tenido la suerte de ser testigo del proceso de rescate y restauración del patrimonio arquitectónico, histórico y cultural, concentrado en esta zona de la capital, y como marchó de manera sostenida e indetenible durante las últimas décadas y no dejo de asombrarme cuando me asomo a espacios como la[singlepic id=309 w=320 h=240 float=right] Plaza Vieja-uno de sus sitios emblemáticos- y la contemplo en todo su actual esplendor, a la vez que recuerdo el estado lamentable de deterioro en que se encontraban todas sus edificaciones
Uno de las rasgos que refuerza el carácter singular de esta obra y sus resultados es la vida que se siente al pasar por sus museos, restaurantes, galerías y centros especializados en las mas diversas actividades, que se entremezclan con las viviendas de los pobladores habituales del lugar que, además de recibir los beneficios de esta enorme transformación, han cambiado y adaptado sus hábitos y conducta social a las nuevas condiciones de un área declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y además convertida en centro de atracción del turismo nacional y extranjero. Sigue leyendo

Un mensaje para Fidel – 13 Agosto 2012

Por: Atilio Borón

[singlepic id=1 w=320 h=240 float=left] Querido Comandante: quiero felicitarlo por su 86º aniversario y desearle que, como dice la canción mexicana, “cumplas muchos más”. Su coherencia e integridad a lo largo de toda su vida es un ejemplo que nos inspira y nos alienta para seguir luchando sin desmayos en la construcción de una nueva civilización que ponga fin a la barbarie capitalista.

Felicitarlo también, de paso, porque Cuba ha sido el país de América Latina y el Caribe que terminó mejor posicionado en el medallero de las Olimpíadas de Londres: el 15º lugar. Una vez más la Cuba revolucionaria fue la que sobresalió y representó dignamente a Nuestra América en el concierto deportivo mundial. Y felicitarlo también porque la hermana isla de Jamaica – por la cual tanto ha hecho Cuba – terminó en el 18º lugar, aventajando a Brasil, Colombia, México, Argentina y República Dominicana.

Nada más por ahora. Gracias por estar y por iluminar nuestro camino.

¡Hasta la victoria siempre, Comandante!
(Tomado de CUBADEBATE)

Una visita de Padre y muy Señor…

La presencia de  Benedicto XVI en Cuba ha transcurrido para mí con una velocidad tremenda. Inmerso en mantenerme al día, estudiando la abundante información disponible en cuanto a preparativos, complejidades, discursos y comportamientos, cuando vine a ver el Papa estaba descendiendo en el aeropuerto de Santiago de Cuba, de su fletado avión de Alitalia.

A partir de entonces todo ha sido un disfrute ininterrumpido que me atrevo a resumir en un tratamiento correcto por todo nuestro pueblo, respetuoso o devocional, de acuerdo a laicidad o creencia.

Vista desde las posiciones de cubanos o extranjeros, creyentes o irreligiosos, directivos o dirigidos, residentes o visitantes, es indiscutible que hubo comunión de ideas en planteamientos globales estratégicos de la Iglesia Católica y la Revolución.

El Papa acudió en un momento oportuno para levantar la fe católica en Cuba. Y digo oportuno por ser el justo instante en que era válido ampliar el camino –abierto hace 14 años por Juan Pablo II- para una mayor y más activa inserción de su iglesia en la sociedad civil cubana. Es un decisivo apoyo a la obra del Cardenal Jaime Ortega Alamino.

La estancia del Sumo Pontífice en Cuba avaló nuestro proceso social (Ver discurso de Benedicto XVI a su llegada a Santiago de Cuba) y también la actualización de nuestro modelo económico que venimos desarrollando. Sigue leyendo

2015: Centenario del natalicio de Raúl Ferrer Pérez

Raúl Ferrer Pérez periodista: A 50 años de su artículo “La Ley de Nacionalización de la Enseñanza” en la revista Cuba Socialista

Por: Lourdes T. Ferrer.

[singlepic id=258 w=250 h=200 float=left]Raúl Ferrer Pérez (1915-1993) trasciende hasta nuestros días fundamentalmente como pedagogo y poeta. Pero existen otras facetas de su quehacer que no han sido muy divulgadas ni investigadas. Algo así sucede con el periodismo, género literario donde dejó plasmadas de forma sucinta interesantes ideas, vigentes todavía.

Por estas razones su artículo “La ley de Nacionalización de la Enseñanza” a 50 años de su publicación todavía aporta a las generaciones más actuales elementos esenciales para una valoración más completa de la temática, las que contada por un actor de primera línea como Raúl logran gran frescura y comprensión.

Resultaría difícil enmarcar cuándo y donde se inicia como periodista el destacado maestro cubano del pasado siglo Raúl Ferrer. Quizás ya desde su natal Yaguajay, cuando muy temprano  comprende la utilidad del periodismo en la divulgación de las ideas que ya desarrollaba como luchador social. Es la de periodista una de sus facetas menos divulgadas, aunque se conoce que conservaba con gran orgullo su carné de la Unión de Periodistas de Cuba, (UPEC) fechado el 29 de agosto de 1987 como el miembro 5905. Sigue leyendo

A Cuba no la tendrán

Por José Prado Laballós

[singlepic id=256 w=250 h=200 float=left]Fidel Castro lo había prometido en México: “En 1956 seremos héroes o mártires”. Y el 2 de diciembre de aquel año se cumplía la promesa: en las proximidades de Las Coloradas, en el extremo oriental de Cuba, desembarcaban los expedicionarios del Granma para reanudar la lucha armada, y nacía el Ejército Rebelde, que tantas páginas de gloria ha escrito en sus ya 55 años de existencia.

Seis décadas antes se habían producido desembarcos similares: José Martí y Máximo Gómez, por Playitas; y Antonio Maceo y Flor Crombet, por Duaba, también por el oriente del país, pisaban tierra cubana para incorporarse a la guerra de independencia organizada por Martí para conquistar nuestra liberación del yugo español.

Los ya imperialistas norteamericanos, que siempre han ambicionado apoderarse de Cuba, intervinieron en aquella contienda y nos escamotearon la victoria.

No pudieron hacer lo mismo con la guerra iniciada tras el desembarco del Granma el 2 de diciembre de 1956. Ni el desastroso combate de Alegría de Pío, ni los miles de soldados que la dictadura de Fulgencio Batista, apoyada por Estados Unidos, lanzó contra el Ejército Rebelde en la Sierra Maestra pudieron derrotarlo. Tampoco han podido doblegar a nuestro pueblo con sus 51 años de bloqueo y agresiones terroristas.

Aquel pequeño e inexperto ejército se templó en la guerra de la Sierra y dos años después entró victorioso en las ciudades el 1ro. de enero de 1959 y no solo se ha convertido en un inexpugnable bastión de la Revolución Cubana, sino que ha cumplido heroicas misiones internacionalistas.

Calificadas por el inolvidable Comandante Camilo Cienfuegos como “el pueblo uniformado” las Fuerzas Armadas Revolucionarias constituyen la mejor garantía de la advertencia de Fidel a los imperialistas: “A Cuba no la tendrán”.

Es el mismo espíritu de la advertencia del Mayor General del Ejército Libertador Antonio Maceo hace más de un siglo: “El que intente apoderarse de Cuba solo recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre si no perece en la contienda”

La huella de los yucatecos

El barrio de campeche, en la habana

Por Alberto Pozo

Los mayas nunca llegaron a Cuba antes que los españoles: la turbulencia de las aguas del Canal de [singlepic id=253 w=300 h=200 float=right]Yucatán, quizás resultaba demasiado dura para sus canoas.

Después de la ocupación de Cuba por los conquistadores españoles, cazaban a los yucatecos, descendientes de los mayas, para sustituir la mortandad de los indios nativos, diezmados por el trabajo esclavo.

Ya en 1544 los indios yucatecos, llevados a Camagüey, a su capital, Puerto Príncipe, se sublevaron, mataron a sus encomenderos y quemaron los sembrados. Las Corona tuvo a bien declararlos libres a partir de 1553.

Desde 1558 comenzó a llegar un contingente de yucatecos libres para participar en la construcción de las fortalezas del puerto de La Habana. Procedían de la zona de Campeche en Yucatán. El puerto de La Habana era el punto de reunión de las embarcaciones españolas que llevaban el oro y la plata del continente americano a España. La Habana era, pues, la caja fuerte de las riquezas arrancadas a Sudamérica y México (Nueva España) que se trasladaban mediante el Sistema de Flotas a la península ibérica.

Las autoridades cedieron a los yucatecos o campechanos un amplio espacio en el sur de la bahía habanera para que se establecieran. Allí fundaron la hacienda Campechana que devendría en el siglo XVIII en el “Barrio de Campeche”. Así fueron fundiéndose naturalmente con el resto de la población.

Por esta razón y su cercanía, se establecieron sólidos y amplios lazos comerciales con México. En Puebla se comenzó a producir trigo de buena calidad que nos vendían a precios razonables. Desde el siglo XVII los moradores de Cuba pudieron sustituir el “pan de la tierra” (casabe) aunque también en Cuba elaborábamos pan de maíz.

Primer Encuentro Mundial de Blogueros condena bloqueo a Cuba

Por Iroel Sánchez

Fuente: Traducción de La pupila insomne Publicado el 29 octubre, 2011.

Carta de Foz de Iguazú en el sitio del Primer Encuentro Mundial de Blogueros

[singlepic id=248 w=300 h=200 float=left]El Primer Encuentro Mundial de Blogueros, que acaba de concluir en Brasil, dio a conocer la “Carta de Foz de Iguazú” que recoge las prioridades consensuadas por los participantes y que incluye en uno de sus apartados un pronunciamiento “contra cualquier restricción en el acceso a Internet, como las interpuestas hoy por los EUA en su proceso de bloqueo a Cuba”

El Primer Encuentro Mundial de Blogueros, realizado en Foz de Iguazú (Paraná, Brasil), en los días 27, 28 y 29 de octubre, confirmó la fuerza creciente de los llamados nuevos medios, con sus sitios, blogs y redes sociales. Con la presencia de 23 activistas digitales, periodistas, académicos y estudiantes, de 23 países y 17 estados brasileños, el evento sirvió como un rico intercambio de experiencias y evidenció que los nuevos medios pueden ser un instrumento esencial para el fortalecimiento de la democracia. Sigue leyendo

Instituyen oficialmente religión bantú en Cuba

Por Ismael Tantaw

La religiosidad en Cuba es un tema que atrapa no solo a los estudiosos, nacionales y foráneos, de nuestras raíces, las raíces del cubano, sino a todo hombre que defiende [singlepic id=218 w=113 h=185 float=left]lo que lo identifica como individuo perteneciente a una etnia, a un grupo humano. La que le aportaron sus ancestros.

Me acuerdo de nuestro Poeta Nacional, Nicolás Guillén, quien con sapiencia y corazón nos recuerda en su memorable Balada de los dos abuelos, el blanco y el negro, cada cual con su acervo, su carga cultural, lo que somos hoy gracias a esa combinación que fortalece nuestra esencia espiritual.

Comienzo con estas palabras mi comentario porque me dio pie para hacerlo lo que escuché en la sede de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) cuando un hombre, quizás de poco más de sesenta años, afirmaba “será constituida oficialmente la Asociación Religiosa Bantú de Cuba” o lo que es lo mismo Mpungo Wuari.

Lo dijo con esa euforia que contagia y que provoca la pregunta, la indagación. Quien así se expresaba resultó ser quien sería presidente de la mencionada asociación religiosa, Aldo Durares Román, un cubano sencillo, descendiente bantú, cuya responsabilidad le da la categoría de Tatandy, es decir, de Rey en lengua de esa etnia.

El bantú, segundo grupo en importancia de los cultos de origen africano en Cuba, vivió estrechamente con los de otras etnias, particularmente con los yorubas y lucumíes. Presencia cultural extendida en la comunidad de pueblos del África oriental, central y austral cuyos primeros asentamientos en nuestra Isla tienen lugar a partir de la segunda mitad del siglo dieciocho.

Como religión de origen africano forma parte del amplio espectro de la religiosidad popular generada por hombres y mujeres que siglos atrás fueron traídos como esclavos y pertenecían a la amplia familia africana de los pueblos de lengua bantú.

Estuvimos allí, en la sede de la Casa de África, en La Habana Vieja, donde tuvo lugar el acto constitutivo de la institución o nuevo espacio de participación social al amparo de las regulaciones constitucionales en el que pueden unirse todos los religiosos de origen bantú (paleros, espiritistas, santeros, entre otros) y por qué no, conocer más acerca de nuestro abuelo negro.

La Huella de los AFRICANOS

Por: Alberto Pozo Hernández – Ilustración Blanquito

Todavía hoy existen confusiones y dudas acerca de las etnias y procedencia de los grupos africanos traídos a Cuba como esclavos. Como eran adquiridos por los negreros en ciertos puntos de concentración o factorías en las cosas del llamado Continente Negro, los denominaban según el punto geográfico en  que se  encontraban enclavadas.

[singlepic id=188 w=638 h=296 float=center]Los “buscadores de esclavos seguían la inviolable regla de mezclar los grupos aunque sus dialectos fueran diferentes o, incluso, tuvieran rivalidades los unos con los otros. Mejor: el objetivo era impedir la unidad”.

Con el paso del tiempo, muchos procedían de segundos viajes, de puertos de embarque en el continente americano. Y a todo lo anterior se unía la carencia de informaciones consecutivas y fiables. Razones existían para la no confiabilidad y la duda. Sigue leyendo

Desde el principio LOS ARABES

Por: Alberto Pozo Hernández – Ilustración Raúl García Valdés[singlepic id=186 w=387 h=523 float=right]

Conjuntamente con otros invasores españoles de la América, que sucedieron a los viajes de Colón, llegaron innumerables árabes, dentro de ello a Cuba, huyéndole, después de vencidos en la Península, a la terrible Inquisición. Trajeron sus ciencias y su cultura, muy superiores a las de sus vencedores españoles. Y ello se reflejó en todas las especialidades de las ciencias y las artes, sobre todo en ese híbrido que es la arquitectura. Recorrer el Centro Histórico de la también llamada Habana Vieja, está reflejada en los palacios y grandes construcciones restaurados.

Los árabes, Andalucía y su reflejo en Cuba

Al fijarnos en la arquitectura de los palacios habaneros restaurados, en sus patios interiores, en sus balconaduras, en sus arcos… sentimos el reflejo de Andalucía, de sus ciudades, como Córdoba y Granada… donde la huella árabe marca lo imperecedero de sus construcciones. Igual ocurre en el Centro Histórico de la Habana, y en las ciudades del interior. En Cienfuegos, por ejemplo, el Palacio del Valle; en Manzanillo, en su inigualable glorieta de su parque central, y así en cada una de nuestras primeras poblaciones.

La Huella de los Andaluces (II)

“ANDALUCES”
POCO A POCO SE IMPUSIERON OTRAS REGIONES…CARACTERISTICAS PERMANENTES EN CUBA

Por Alberto Pozo – Ilustración Blanquito
Tres viajes más comandó Cristóbal Colón, y siempre la mayoría fue andaluza.[singlepic id=179 w=409 h=600 float=right]
Aún en el siguiente siglo, el XVII, los andaluces compartieron con los canarios el 70% de los emigrantes hacia Cuba. Los isleños siguieron acentuando su presencia en pos de las abundantes tierras feraces que tanto escaseaban en Canarias, alcanzando en el siglo XVIII el 46% de los arribantes a Cuba, mientras los andaluces se relegaban al segundo lugar, con el 24% de los llegados a estas tierras.
A partir del siglo XIX, va descendiendo aún más su presencia, con el 12%, ocupando los canarios definitivamente el primer lugar, con el 32%, seguidos de los asturianos y gallegos, con el 12%, iniciando, los catalanes su ascenso, con el 10%.
A partir de mediados del siglo XIX, el poder español eliminó las trabas legales que afectaban a las regiones periféricas para emigrar, lo que invirtió la situación. Sigue leyendo

La Huella de los Andaluces (I)

“LA ANDALUZA”

Por Alberto Pozo – Ilustración Blanquito
El hecho de ser Palos de Moguer, puerto de Andalucía, el punto de partida de Cristóbal Colón para su [singlepic id=180 w=443 h=400 float=right]viaje hacia los países de las especias, permitió a los andaluces mostrar una temprana ventaja numérica en la expedición.
Por tanto, en los inicios de la presencia española en Cuba, constituyeron el primer grupo de inmigrantes durante todo el siglo XVI, con más de la tercera parte de los expedicionarios.
Pero si agregáramos todo el sur y centro de España (Extremadura, Castilla la Nueva, Castilla la Vieja y León), en cifras redondas alcanza el 80 por ciento. Nos podemos percatar que la España periférica (gallegos, asturianos, vascos, catalanes) apenas está presente en los primeros tiempos del Descubrimiento.
¿Por qué esta  mayoría andaluza? Obedeció a circunstancias históricas. Cuando el proyecto de Cristóbal Colón fue rechazado por la corona portuguesa (1483), el futuro almirante decidió presentarse ante la corte de Francia.Sin embargo, se dirigió primero a Huelva, ciudad de Andalucía, ciudad donde vivía la hermana de su fallecida esposa, para dejarla al cuidado de su hijo, Diego.
A su paso por la villa de Palos se alojó en el convento de la Rábida, donde su prior, Juan Pérez, simpatizó con la idea de Colón de llegar al Asia navegando al oeste. ¡Y dio la casualidad que gozaba de la distinción de la reina Isabel la Católica por haber sido su  confesor! Sigue leyendo

La Huella de los Castellanos II

Su trascendencia en Cuba… Presencia cualitativa

Por Alberto Pozo – Ilustración Blanquito
En el segundo lugar en emigración, después de los andaluces, en el primer período de la conquista, ya en el segundo período, de 1701 a 1800, el porcentaje sólo fue el 6,77 por ciento, muy bajo en general y, sobre todo, comparado con Islas Canarias (45,71%), Andalucía, (23,82%) y Galicia, (7,36), datos según fuentes constituidas por archivos parroquiales. Sin embargo, en el período [singlepic id=181 w=310 h=500 float=left]1801-1900 subió ligeramente al 12, 3%.
Al fundarse la república neocolonial, atraídos por las inversiones norteamericanas (el mito del paraíso), vino un aluvión de españoles, más de medio millón, que cesó al surgir la crisis mundial de 1929. Pero los grupos mayoritarios fueron gallegos, asturianos, catalanes, vascos y canarios.
Entonces, de acuerdo con las cifras de inmigración ¿no tuvo trascendencia Castilla en la colonia cubana? El peculiar modo de producción castellana se manifestó en Cuba mediante la identificación de la riqueza por la posesión de tierras y de acuerdo con la procedencia social, aunque adecuado a las nuevas condiciones geográficas e históricas.
Desde el punto de vista jurídico, las leyes se dictaban en Castilla. Sigue leyendo

La Huella de los Castellanos (I)

Por Alberto Pozo – Ilustración Blanquito
“Yo entro a la empresa por mi corona de Castilla, y empeñaré [singlepic id=182 w=339 h=400 float=right] mis joyas para levantar los fondos necesarios”. Así respondió Isabel la Católica a su marido, el rey Fernando de Aragón, cuando él se negó a apoyar el proyecto de Cristóbal Colón de llegar al Asia, más propiamente a la tierra de las especias. En realidad, en esos momentos, Fernando centraba su atención en la conquista de Italia.
Pero cuando se efectuaba esa reunión con el futuro Almirante de la Mar Océana, ya había ocurrido un hecho trascendental y peligroso  para la aspirada hegemonía española en el mundo: los portugueses habían llegado al cabo de Buena Esperanza, en el cono sur de África,  y tal conquista les abría el camino a la tierra añorada.
Europa estaba desbancada en esos tiempos, el oro y la plata se les había ido en el pago de las especies a manos infieles. Y es que la pimienta, el clavo, la nuez moscada, el jengibre, la canela… le daban un sentido especial a la alimentación transformando el acto biológico, monótono, en el placer de comer. Sigue leyendo

La Huella de los Aborígenes

Por Alberto Pozo – Ilustración Blanquito
Las últimas investigaciones plantean que los primeros aborígenes en Cuba llegaron desde la Florida, hace unos 12 mil años, aprovechando la última congelación o glaciación que hizo descender las aguas en no menos de cien metros, en el Caribe, uniendo prácticamente La Florida, Las Bahamas y Cuba. Eran los mismos mongoloides que llegaron a la América por la península de Bering y fueron descendiendo hasta toda la América.[singlepic id=183 w=248 h=330 float=left]
Posteriormente, hace unos 4 mil 500 años, y ya el mar subido a la misma altura de hoy, arribaron a Cuba oleadas del mismo tipo mongoloide desde las hoy Nicaragua, Honduras y Venezuela. Y hacia el año 600 de nuestra era, saltando de isla en isla de las Antillas Menores, hicieron su aparición los taínos, procedentes de la Amazonía. Sus últimas oleadas llegaron apenas unas pocas decenas de años antes de Cristóbal Colón. Primero en Banes, después en Mayarí y posteriormente avanzando hacia el occidente, los taínos fueron, para su desgracia, sorprendidos en 1510 por las huestes conquistadoras de Diego Velázquez.
Se plantea que, más o menos, se extinguieron (eran primitivamente unos 100 mil)  debido al exceso de trabajo a que los sometían los españoles,  a las enfermedades traídas por los invasores, Sigue leyendo