Archivo de la categoría: Adultos Mayores

Adultos Mayores por los 120 años

Periodistas Jubilados en asamblea de balance anual

Por Rosario Fernández – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

Elegido Fredy Moros como nuevo presidente de base

Nuevo ejecutivo de la delegación de periodistas jubilados de La Habana, encabezado por Fredy Moros como presidente e integrado también por Angela Oramas (izq), Elsa Blaquier, Nancy Núñez, Deborah Rodríguez y Rosario Fernández (Foto: Yoandry Avila Guerra)

Como el resto de delegaciones  del país, los ya jubilados   celebramos nuestra  Asamblea como  parte de la preparación para el  próximo Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba y efectuamos la renovación de nuestro ejecutivo.

 

Varias decenas de colegas participaron en 23 e I,  nuestra estimada sede.  El salón de reuniones sirviò de lugar de encuentro. Alli conocimos de eventos similares celebrados en el país, en los que fueron elegidos o ratificados los ejecutivos en diferentes delegaciones y  estructuras ramales.

Nuestra Delegación ronda ya la cifra de 200 integrantes y una buena parte asistieron a nuestra casa —UPEC nacional– siempre dispuestos a opinar, proponer y mantener a quienes  continúan trabajando por la delegación.

En esta ocasiòn nos acompañaron  miembros  de la Presidencia y el Comité Nacional, entre ellos Aixa Hevia, vicepresidenta primera de la UPEC, Rosa Miriam Elizalde  y Ariel Terrero,  así  como Juan Carlos Ramírez Heras.

El recuento presentado por Ángel  Rodríguez, quien se mantuvo como  presidente de esta Delegación en el ùltimo periodo de mandato,  incluyó una importante informaciòn de lo realizado: encuentros amistosos, presentación de libros, homenajes a numerosos  colegas algunos que están y otros que aun cuando ya se han marchado definitivamente, habían dejado la huella de su quehacer en cualquiera de los medios de prensa. Sigue leyendo

Asamblea de la Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

Colegas, con vistas a la Asamblea X Congreso de la Delegación de Periodistas Jubilados de La Habana que celebraremos el próximo 15 de febrero a las 9 de la mañana en la Upec Nacional, se ha creado una Comisión de Candidaturas presidida por Eduardo Yasells y que integran además Omar Segura, Rosario Grasa, Juan Carlos Santos y Manuel Moro.

Esta Comisión tiene la tarea de seleccionar los nombres de las siete compañeras y compañeros que formarían la candidatura para elegir a los cinco que integrarían el nuevo ejecutivo de la Delegación, así como de los ocho propuestos para escoger a los cinco que nos representarán en la sesión final del Congreso en julio próximo.

Saludos cordiales,

Delegación de Periodistas Jubilados de La Habana

ORDEN DEL DÍA

  • Himno Nacional
  • Presentación de la Presidencia
  • -Video-homenaje a Moltó
  • Elección de la Comisión de Documentación
  • Lectura del Informe de Balance
  • El presidente de la Comisión de Candidaturas presenta las candidaturas y expone su composición. Los invitados se retiran.
  • El presidente de la Comisión Electoral explica cómo se votará y a continuación los miembros de la Comisión entregarán las boletas a los afiliados.
  • Receso para la votación secreta y directa. La Comisión se retira para realizar el escrutinio.
  • Debate y aprobación del Informe de Balance.
  • El presidente de la Comisión Electoral informa los resultados de la votación.
  • El presidente electo dice breves palabras.
  • Entrega de reconocimientos.
  • Conclusiones.

CANDIDATURA para el EJECUTIVO de la DELEGACIÓN DE PERIODISTAS JUBILADOS en La Habana

La Comisión de Candidaturas que preside el compañero Eduardo Yasells y está integrada además por Rosario Grasa, Juan Carlos Santos, Manuel Tomás Moro y Omar Seguras, concluyó su trabajo de selección de los propuestos para integrar las candidaturas del nuevo Ejecutivo de la delegación y de delegados al X Congreso.
Cumpliendo con lo establecido en el Reglamento Electoral se realizaron las consultas pertinentes y ambas candidaturas ya tienen la aprobación del Grupo de Trabajo de la Presidencia de la Upec.

Como habíamos anunciado, les hacemos llegar esas candidaturas para que sepan con anterioridad sus nombres y les resulte más fácil la votación, que se realizará de manera directa y secreta en la Asamblea de la delegación que celebraremos el jueves 15 de febrero a las 9:00 de la mañana en la Upec Nacional.

Candidatos para el Ejecutivo de la delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

  1. Elsa Blaquier Ascaño
  2. Rosario Fernández González
  3. Federico (Fredy) Moros Bermúdez
  4. Nancy Núñez Pírez:
  5. Ángela Oramas Camero
  6. Luis Constantino Pérez Delgado
  7. Débora Rodríguez Villazuzo

Importante señalar que de los siete candidatos, solo dos tienen disposición y están en condiciones de asumir como presidente si resultan electos. Ellos son:

1.- Federico (Fredy) Moros Bermúdez
2.- Luis Constantino Pérez Delgado

Algunos datos sobre los candidatos:

Sigue leyendo

La soledad de las canas

Por: Emilio Comas Paret, enero de 2018

Acabo de leer un trabajo muy interesante publicado por el New York Times, titulado “Una generación de japoneses se enfrenta a una muerte solitaria”, y que trata sobre la situación de los ancianos en Japón.

Adultos Mayores cubanos no están solos. Comparten su tiempo Libre nadando en el Club Juventud Acumulada de Playa en La Habana.

Algunas ideas que maneja reportaje hablan de lo siguiente: “En un Japón donde se ha degradado el sentido de comunidad y de familia, los ancianos viven cada vez más solos, y a veces fallecen sin que nadie lo note hasta que llega el olor”.

Este trabajo publicado a la firma de Norimitsu, el 22 de diciembre de 2017, pone en evidencia el llamado neoliberalismo que incentiva la individualidad, se pierde la solidaridad, las personas se evalúan como “vencedoras” o “perdedoras” cuando la propia vida nos enseña que no siempre se gana, a veces también se pierde, y esto, por supuesto, que no es un juego de palabras.

La acción se desarrolla en Tokiwadaira, Japón,  y comienza hablando de las “chicharras”, que se me ocurre que son los insectos y describe el texto cómo “se aparean, vuelan y cantan. Can  tan hasta que sus cuerpos terminan en la tierra, revolcándose en esos últimos minutos, con las piernas hacia arriba”. Y esto tiene que ver con la soledad que provoca el silencio.

Dominó. Uno de los entretenimientos favoritos de los adultos mayores en Juventud Acumulada

Acabo de cumplir 75 años, vivo solo en el piso veinte de un edificio del barrio habanero de Nuevo Vedado, y ahora mismo oigo el sonar del columpio de un parque infantil ubicado en los bajos del edificio, y eso me constata que estoy vivo y escribiendo.

Y digo esto porque los personajes de esta historia esperan los sonidos de las “esperanzas” para sentir algún ruido que los haga sentir vivos y actuantes.

Ramón Cordovés. Promotor del Club Juventud Acumulada compitió hasta los 96 años en los Masters de Natación.

Generalmente los ancianos japoneses solitarios viven en 171 edificios blancos, idénticos, sin recibir a familiares o visitantes. Muchos de los habitantes pasan semanas o hasta meses en sus pequeños departamentos sin que haya rastro aparente de su existencia en el mundo exterior. Y, cada año, algunos de ellos mueren sin que se sepa, hasta que los vecinos perciben el olor.

El gigante complejo público de viviendas, o dianche, es uno de los más grandes en Japón, que terminó siendo muy conocido por otro aspecto: las muertes solitarias de la sociedad que más rápido envejece en el mundo. Sigue leyendo

Gracias por tu presencia, Víctor Joaquín

Por: Rosario Fernández  – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

Con verdadero gusto leí la información de las estudiantes de periodismo que participaron en el encuentro con nuestro Víctor Joaquín Ortega, en el ya tradicional espacio  “Aquí estamos” de la  Delegación  de Periodistas Jubilados de La Habana. Las autoras de la reseña fueron Amanda y Patricia.

Quien escribe esta nota, no tan aficionada al deporte como otros colegas presentes, pudo conocer mejor a ese Víctor, activo no sólo en la esfera  deportiva. Estando entre mis colegas esa tarde descubri que se ocupó con la misma pasión de asuntos vitales para èl:  reseñando un evento deportivo  o escribiendo uno de sus varios libros.

Pero, Víctor Joaquín Ortega es aún y aquí  uno de tantos  defensores eternos de las transformaciones humanas que vivimos vivos y él continua alzando su voz en defensa de los principios de nuestra sociedad, que transformò desde las raíces  la vida de nuestro pueblo.

Allí, en el encuentro compartían con el decano, especialistas del tema, algún vecino, contando anécdotas, o  el propio Lázaro Betancourt, ese corredor campeón quien sorprendió al periodista deportivo con  la entrega de una hermosa foto guardada durante años.

Víctor, contaron otros, procede de una familia de floreciente economía en la Cuba prerevolucionaria, mas é, asumió con pasión nuestro proceso, a pesar de contradicciones con sus más cercanos.

Hoy que ya cuentas lagunas dècadas de tu entrega a la Revolución Cubana y a su movimiento deportivo Sigue leyendo

Cuentos de Viejos

Nunca me ha gustado replicarme. Y como la realidad de los ancianos permanece en un escenario de telenovela reprisada, consideré no aburrir a mis amigos y conocidos con mis cuentos protagonizados por ancianos. Continúo escribiéndolos, pero solo les enviaré aquellos en que crea colocar un punto de vista mas pegado a la realidad de estos
días. Gracias por resistirme.

Ilse Bulit – Periodista de la Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana – Cuba

El juego de la latica  versus  Celular

Le llegó el barullo en esa nube protectora que baja los niveles del sonido en los oídos ancianos. Abandonó su rincón favorito en el patio y a paso de bastón buscó a la hija. Estaba junto al marido en el rincón favorito de ellos, en la cocina. Ella, acongojada, preparaba un jugo natural, posible receptor del agua salada de las próximas lágrimas. Él, enfurecido, sentía el crepitante latir del corazón, en anuncio de una posible visita al cardiólogo. La llegada del “bisa”, así quedó bautizado por la popularidad de una telenovela brasileña de la temporada veraniega, les frenó la conversación. Los querían todos en la familia y lo respetaban; aunque en algunos nietos y todos los bisnietos, se sentía mirado como al Morro, aceptado en su papel histórico de representante de la ciudad, pero ya desvanecidos su luz guiadora de navegantes, ante las tecnologías vigentes.

El pedido de un buchito de café, logró calmarles los ánimos. Por complacerlo, solo por él, decidieron darle trabajo a la cafetera china. Mientras esperaban la colada, saltó el último capítulo de los normales dramas familiares, causante del ruido desproporcionado en un hogar de gentes civilizadas.

El nieto del medio, o sea, su bisnieto, el de los nueve años, estaba encaprichado en un celular-animadocelular de verdad y lo reclamaba a gritos en pago de su paso triunfante al tercer grado con las mejores notas del aula. Y demostrando un admirable sentido de la justicia, preguntaba el porqué tenía un celular con lucecitas, el más irrespetuoso y mal estudiante esa aula. Lo peor vino después, cuando el padre bajó a nivel de primaria sus conocimientos sobre la economía mundial y explicó las diferencias entre los países desarrollados y no desarrollados. Entonces, el estudioso y por seguro, pichón de analista de información, le ripostó que en la TV cubana había visto a niñitos indígenas con celulares. Noqueado el padre y en la edad de los infartos peligrosos, bufando abandonó la discusión y el pequeño cerró los libros en huelga de estudios, por lo menos por ese día. Y ellos, par de ancianos todavía con influencia entre los hijos y nietos, escarbaban en los posibles argumentos que convencieran al niño porque ya lo del celular implicaba aparte de la inversión monetaria, ciertas consideraciones éticas.

El irritado abuelo calmado por el café, expuso una idea. Seguro la apoyaría el bisabuelo, quien se entretendría también en la niñez con aquel juego. En la infancia de ambos, el teléfono fijo escaseaba en ciudades y campos.

Le contarían como ellos se divertían durante horas. Buscaría dos laticas y el cable. Un niño con latica a cada lado del cable extendido y jugarían a las llamadas telefónicas, unidas a “rin rin” vocales o hechos repiqueteando otra lata.

telefono-de-latica-meuciEl bisabuelo observó asombrado al anciano. El calor sofocante le obstruía la conexión de las células cerebrales o un brote de Alzheimer lo tomaba por sorpresa.

Si le planteaba el juego del teléfono de latica al pequeño operario de computadora, perdería el respeto de todos los habitantes de la casa, inclusive él, un cercano nonagenario del siglo XXI.

10 de septiembre de 2016

Actividad de Fin de Año para los Periodistas Jubilados en La Habana

Colegas, les informamos que la venta de los tickets para la Fiesta de Fin de
año que ya anunciamos, comenzará el próximo lunes 5 de diciembre a las 10 de la mañana en la cafetería de la Upec Nacional y se estarán vendiendo en los siguientes días hasta que se agoten las capacidades que tenemos disponibles para 50 jubilados con un acompañante, lo que hace un total de 100 plazas.
La actividad comenzará a las 4:00 de la tarde en el patio de la UPEC, en el
área con las carpas, y el precio es de 20.00 pesos MN por persona. A cada
comensal se le brindará un plato variado y agradable al paladar. Tendremos
música grabada de nuestra época y el costo de la bebida a consumir correrá a cargo de cada asistente.
Los esperamos para pasar un fin de año en un ambiente familiar y ameno entre colegas que posiblemente hace algún tiempo no nos encontrábamos.

 

Sentido adiós a Susana Lee

2 de May 2016 | 3:12 pm »

Arleen Rodríguez Derivet durante la despedida de duelo de Susana Lee en el Cementerio de Colón (Foto:YAG)

Para dedicarle un sentido adiós a la periodista Susana Lee López, fundadora de los periódicos Granma y Juventud Rebelde, se congregaron familiares, amigos y colegas en la mañana del lunes 2 de mayo en el Cementerio de Colón de la capital cubana.

Junto a las ofrendas florales enviadas por Fidel y Raúl, compañeros de oficio y del corazón la evocaron latente.

DSC_1275-1“Susana no fue solo una obrera de la palabra, una peleadora por la justicia, una adicta al trabajo y al servicio público. Fue una amiga sin declaraciones altisonantes ni llamadas frecuentes y, sin embargo, capaz de dar hasta la vida por sus amigos, ni qué decir por sus seres queridos”, expresó Arleen Rodríguez Derivet en la despedida de duelo.

DSC_1259La también integrante de la Presidencia nacional de la Upec, recordó a la incansable reportera, a la cronista sagaz, pero sobre todo a la persona franca y sincera que fue.

Elson Concepción, colega suyo de Granma, rememoró la larga impronta de Susana “dedicada a la obra de la Revolución, a Raúl y a Fidel”. Así como su disciplina constante, y su peculiar estilo de trabajo al implementar equipos periodísticos dedicados a temas específicos cuando fungía como jefa de Información de Juventud Rebelde. Sigue leyendo

El ungüento del olvido

Por Ilse Bulit – Delegación Periodistas Jubilados en La Habana

Al fin, un correo de la amiga. Durante meses, ninguna respuesta a los enviados. Una buena señal, salía del enclaustramiento. Aceptaba su silencio. La comprendía.

Despertar en la noche, volverse y aquel espacio ocupado por tantos años, vacío. Y cuando le daban otra vuelta a la relación. Hijos independientes y lejanos, nietos queridos, pero entregados a ellos.

Los dos, en el goce de un amor calmado, de regreso de aquellas disputas por los celos de ella, la mayoría de las veces, injustos; otras, no.

“Yo no tengo la culpa, me caen atrás”, le dijo una vez, mientras revisaban el proyecto de una adiestrada, cargada de dudas solo en presencia de él. Tenía razón el muy bribón. Con esa cara de niño bueno aun cuando las primeras canas aparecían. No era de esos de que por hombre cedía a la primera provocación. Pero hubiera podido ser el primero que en el país presentara una queja por acoso sexual.

Trabajaban juntos y solo en una determinada circunstancia, descubrió una mirada cómplice intercambiada entre él y una elegante cliente. Una aventura porque al siguiente mes, él no respondía las insistentes llamadas de la mujer. Y no porque supondría que ella se lo contara a la esposa, su amiga. Él la quería. Bien preocupado estuvo cuando su posible dolencia y en más de una oportunidad le expresó que ni una extirpación demolería su amor.

En verdad, él era adorable hasta en el trabajo. De esos capaces de convertir la tarea diaria en un estímulo para la creación y aderezar con un chiste una reunión, después de presentar con la gravedad debida, una imperfección del colectivo. Consumada la jubilación de todos, mantuvo la cohesión del grupo y aunaba dineros para aparecer en la casa de un enfermo con la ayuda requerida o armar una fiesta sorpresa para un cumpleañero amargado por las trabas físicas de la vejez.

Rehusó las despedidas ante la decisión de marchar al extranjero a reunirse con los hijos. Algunos, incluida ella, cuestionaron esa operación escondida. Era una pregunta abierta en las aguas de un río más caudaloso y limpio que el Almendares, el que sorbió las cenizas.

Por la amiga supo que de ella partió el impulso del viaje definitivo.

Y esta particularidad, la hacía sentir provocadora del accidente. La liberación de esa injusta culpa podría aparecer en este correo. El pedido de la amiga la derrumbó. Primero, la sorpresa que abrió paso a la conmiseración. Podía cumplir sus deseos, pero temía sumirla aun más en la desesperación. En pocas líneas le rogaba que le contara anécdotas del desaparecido. Despreciaba el ungüento apaciguador del olvido. Reclamaba la apertura de las heridas. ¿Qué hacer?

Si ella poseía cientos de fotos. No se conformaba. Quería palabras que repitieran su presencia, convertirla en una constante en su memoria.

¿Complacerla? Entonces, pensó en el posible día en que ella también encontrara un vacío en la cama. Tapó los oídos a los sabios consejos de los psicólogos. Cercanos los ochenta años, vale la pena sumergirse en el gozo de los recuerdos del por siempre amado y resistido.

Todavía sirven los viejos

Por Ilse Bulit – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

Este era el último café del día. Lo aceptaba la pareja y lo disfrutaba, acomodados en la terraza.  El siletodavia sirven para algo los viejosncio de la casa pronto se vería interrumpido por la llegada de sus otros moradores. Debajo de ellos, una concurrida avenida de la ciudad provocaba ruidos que no les pertenecían, aminorados por la altura del piso ocupado. Era la hora precisa en que les nacían todo tipo de comentarios. El presente, el pasado y el futuro se fundían en un crisol de opiniones disímiles. Se hablaba de lo humano y lo divino al estilo de  un locutor de estirpe en un programa radial o se iba de “palo pá rumba”, dicho traído por el anciano del popular barrio en que se crió. Esa crianza pegada al suelo irregular pisado le diseñó una personalidad pragmática, bien diferente a esta mujer perfeccionista, entregada a la tarea de perfeccionarse ella y sobre todo, perfeccionar a los suyos.
Estaba listo ese preámbulo del verano en que el calor trata  de dominar al aire frío de las tardes y este tiempo le servía a la anciana para dolerse de las barriguitas al aire de esas casi niñas circulantes allá abajo, acompañadas de esos casi niños de cigarros en la boca y un posible derivado del alcohol, asomando la tapa en el bolsillo.
Gracias a Dios, lo recalcaba, sus nietos no eran así y repetía sus cualidades, olvidada de los defectos y que el conocía tan bien como ella pues los habían criados juntos. El seguía a medias las palabras porque en silencio organizaba otras palabras que pronunciaría esa noche a escondidas de ella y de los otros en un primer paso prudente ante una amenaza olfateada en el día anterior.
Había entrado al dormitorio del adolescente mayor en busca de la revista prometida y Sigue leyendo

Ellos lo dieron todo

Por: Ilse Bulit – Delegación de Periodistas jubilados en La Habana – Cuba

Le fastidiaba prepararse el desayuno. Nunca imaginó que por unos

Todo cuidado es poco si se trata de las personas adultos mayores que cuidaron de nosotros.

Nieta se ocupa de afeitar a su abuelo

minutos de diferencia, un huevo podía pasar de un estado líquido a sólido. Y lo peor, lo que más le molestaba, era repetir la misma operación día tras día y al final comprobar que ningún huevo le quedaba igual al anterior y si por casualidad, alguno se acercaba a su gusto, jamás sería su exacto concepto de un huevo para ingerir en el desayuno, porque en la volatividad de pareceres se anclaba el rasgo principal de su personalidad.
Para la profesión ejercida durante cuarenta años, significó la búsqueda incesante de nuevos rumbos y la pérdida de posiciones estables. Y la pérdida también de dos matrimonios registrados en notarías y varios calificados como uniones consensuales. Producto de los últimos, solo dejó algunas griterías y otros disgustos. En los primeros, acumuló hijos que siempre recibieron la pensión alimentaria, regalos de primera en cumpleaños y Reyes y cuando las madres chillaban por ayuda, lo que ocurría a menudo.
Por la ventana, divisaba el mar. Lo agitado de las olas le justificaba la suspensión de la caminata aconsejada por el médico. Después del desayuno, ese desayuno también aconsejado por el médico al igual que el almuerzo confeccionado por la asistente el día anterior, vería algún filme. Quería extraerse las palabras escuchadas ayer en el programa de la tele y que lo incitaban a una visita mental al pasado, lo que por lo menos a él, para su descanso espiritual, era un inconveniente. No era la primera vez que escuchaba la dichosa frasecita. Era una especie de rezo, una invocación a las almas, un reclamo a los corazones de los ciudadanos. Preferentemente el versito lo colocaban en voces femeninas y caras angelicales. Podrían ser profesionales graduadas de psicología, sociología,
o de periodismo. Y si por error se la endosaban a pronunciar a una anciana, esta era una gran actriz aficionada, una hipócrita de envergadura o una pura masoquista. Porque sus compañeras etáreas o quizás ella misma, las de la generación libertaria a toda costa, sufrieron bien los acontecimientos o fueron
testigos de los hechos. Y sabían lo que podía esconderse detrás de la frasecita de marras.
“Ellos lo dieron todo”. Sí, esos viejitos que usted ve por ahí, “lo dieron todo a sus hijos, a sus mujeres, a su familia. Las familias están obligadas a reembolsarles la atención, el afecto. Sigue leyendo

La noche de los cuerpos reunificados

Por Ilse Bulit – Delegación de Periodistas jubilados en La Habana – Cuba

A la edad de los dos, la fecha de los hechos sube y baja en un cachumbambé y agregar cinco años o restar diez, no tiene la menor importancia. Repasar más o menos el contenido de aquella conferencia, charla o clase, no supieron entonces clasificarla y menos ahora, significaba que además de recordar el cumpleaños de los hijos, nietos y en especial, el día del cobro de la jubilación, todavía acumulaban cenizas de neuronas. A aquella conferencia, clase o charla acudieron porque una pareja de amigos los invitó, más bien los arrastró. Después de la asistencia, en la que ella pudo comprobar que sus flácidas mejillas enrojecían, la amistad con dicha pareja se malogró. Les había nacido la sospecha de que deseaban involucrarlos en alguna variante cuatripartita de ensayos eróticos.
Porque la charla o clase en cuestión trataba de las relaciones sexuales en la tercera edad, del modo y el cómo incentivar los ánimos hacia ese entretenimiento gratuito en parejas formales.
La conferencista, vale designarla así porque al alentar a las visualizaciones inspiradoras, a las cómodas poses apropiadas, a los llamados juegos eróticos, siempre se expresó con soltura académica y una delicadeza Sigue leyendo

Jubilados de La Habana, multiplicados por más

Por Rosario FernándezMiembro de la Delgación Periodistas Jubilados de La Habana

La amplia delegación de los periodistas jubilados de La Habana en la Unión de Periodistas de Cuba encontró una solución para poder atender a los más de 160 miembros que en esta capital se acogen al descanso más o menos activo –pero sin dejar de ser lo que son.

[singlepic id=252 w=320 h=240 float=left]

Nuestra ciudad aunque pequeña en extensión territorial, agrupa una gran cantidad de esos  profesionales, los medios de comunicación nacionales están ubicados en la capital  y tanto en radio como prensa o televisión laboraron ellas o ellos y viven en el territorio, que para una mejor atención se ha dividido para quienes habitan en las zonas más al este y aquellos del oeste incluidos en el grupo los colegas,  cuyas viviendas se encuentran también en el sur  o más al norte de esta provincia.

Pero ¿cuál es la solución acordada en la última asamblea de afiliados celebrada en septiembre en la Casa de la Prensa en el Vedado? Se mantiene un ejecutivo integrado por cinco miembros y en este grupo se multiplican dos comisiones la del este y el oeste. Esas compañeras y compañeros funcionan en total coordinación con el grupo ejecutivo que como muchos conocen, hasta el año próximo, cuando se renueve o no, la integran Eduardo Yasells como presidente, Emilia Betancourt, organizadora, Magali García Moré, atendiendo la esfera de educación y al frente de este blog.  Déborah Rodríguez, con la  tarea que tantos agradecen: atención a los enfermos o con otro tipo de problemas  y Rosario Fernández González, responsabilizada con la coordinación de nuestros medios de comunicación impresos, en la radio o en Internet.

Hablar de multiplicación supone confirmar que otros diez compañeros se hacen cargo simultáneamente, pero en el territorio que atienden de cada uno de los frentes que abarca la delegación de conjunto con el ejecutivo. Se reúnen dos veces al año, y ya fue realizado el primer encuentro. La comisión que atiende el este queda integrada por Armando Morales Blanco al frente y lo acompañan Ariel Larramendi Villafañe, Fredy Moro Bermúdez, Gilma González  Herrera y Julián Valdés Peralta, mientras que el oeste lo asumen José Marcos Ortiz Parra,  Helio Publio Carré Lazcano,  Vivian Núñez Méndez , Omar Seguras Montero y Néstor Santamarina Pérez. Sigue leyendo

Dietas balanceadas o fisiológicas

Por: Prof. Dr. Alberto Quirantes Hernández

La Habana, julio 31.- Cuando una persona obesa aprende a conocer las dietas balanceadas,[singlepic id=250 w=320 h=240 float=right] también llamadas de alimentación fisiológica, inmediatamente lo interioriza como el único método realmente apropiado para bajar de peso de forma efectiva y definitiva.

Este tipo de sensata alimentación proporciona al organismo todos los nutrientes imprescindibles para su buen funcionamiento y en las cantidades precisas según edad, sexo, condiciones laborales, estatura, etc. Son las proteínas, los carbohidratos, las grasas, las vitaminas y los minerales. Sigue leyendo

Me caí del mundo y no sé por dónde se entra. (Para mayores de 50)

Por: Eduardo Galeano, periodista y escritor Uruguayo

[singlepic id=249 w=300 h=200 float=left]Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco.

No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar.

Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda, incluyendo los pañales. ¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó botar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos por las calles guardando los mocos en el pañuelo de tela del bolsillo.  Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es que en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra. Lo más probable es que lo de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es que no consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el celular cada tres meses o el monitor de la computadora todas las navidades. Sigue leyendo

Resiliencia o el arte de la Adaptabilidad

Profesor Alberto Quirantes Hernández *

Habitualmente las personas logran adaptarse con el tiempo a situaciones dramáticas acaecidas en sus vidas y desencadenantes de fuertes estreses emocionales.[singlepic id=246 w=288 h=216 float=right]

Para esto es necesario desarrollar resiliencia, o lo que es lo mismo, capacidad de adaptación para remontar adversidades traídas por la propia existencia, como puede ser una inesperada frustración amorosa; serias dificultades familiares, laborales o personales; graves problemas de salud o financieros, o cualquier otro evento de fuerte y desagradable impacto emocional.

Sin embargo, la resiliencia también se puede aprender a través del tiempo, del esfuerzo y del compromiso personal.

Significa “rebotar” de una experiencia difícil, como si uno fuera una pelota de goma o un muelle. Mientras más rápido y alto se rebote, tanto mejor para la persona.

Esto no significa insensibilidad o falta de emociones angustiosas, comunes en quienes han experimentado grandes adversidades, desengaños o frustraciones.

La resiliencia no es innata en todos los seres humanos. Múltiples factores componen esta capacidad. Consiste en reflexiones, acciones y conductas aprendidas y que a cualquiera le es posible poner en práctica.

Uno de los factores esenciales es el apoyo familiar basado en el cariño, la confianza, el ejemplo y el consejo apaciguador, discreto y oportuno de las personas más queridas en el entorno.

Resulta muy conveniente no exagerar la magnitud del problema, mantenerlo en límites bien establecidos. Aun cuando haya que enfrentarse a eventos muy dolorosos se debe evitar agrandarlos fuera de su proporción.

Es necesario a veces “hacer de tripas corazón”, con una visión positiva de sí mismo, desarrollando destrezas en la comunicación y en la solución de problemas.

Es muy importante la capacidad para manejar inteligentemente y con pleno control las sensaciones angustiosas y los impulsos fuertes.

Deben establecerse y renovarse relaciones sociales, políticas o religiosas, tratando de ayudar a otros, también necesitados de apoyo y comprensión.

Se debe mirar más allá del presente y nunca sufrir por el pasado, pensando como las cosas mejorarán en el futuro.

Si como resultado de una situación adversa ya no es posible alcanzar ciertas metas, se deben aceptar las circunstancias que no hay como cambiar y enfocarse en aquellas susceptibles de modificaciones positivas.

Pueden emprenderse pasos, aunque sea modestos, hacia los fines propuestos y lo que es posible lograr; ayudan a caminar en la dirección a la cual se quiere ir.

Hay que tratar siempre de resolver los problemas con acciones, en vez de ignorarlos. Es necesario cultivar una visión positiva de sí mismo, pues desarrollando la confianza en la propia capacidad para solucionar los problemas, se ayuda a construir la resiliencia, tratando de visualizar lo deseado en vez de preocuparse por aquello temido o sufrido.

La meditación y las prácticas espirituales o religiosas ayudan a muchas personas a restaurar la esperanza y la fe en el futuro. Una visión de optimismo realista permite buscar y recibir las cosas buenas de la vida.

Por último, se debe mantener el cuidado de sí mismo atendiendo necesidades y deseos, participando en actividades relajantes, manteniendo una alimentación saludable y practicando ejercicios regularmente.

Porque, cuidándose se ayuda a mantener la mente y el cuerpo listos para enfrentarse a situaciones necesitadas de resiliencia.

  • Profesor de Medicina y Jefe del Servicio de Endocrinología

Hospital Docente Dr. Salvador Allende.

La Habana, Cuba

E.mail: alberto.quirantes@infomed.sld.cu

Cómo dejar de Fumar

Por:  Profesor Alberto Quirantes Hernández *

Fuente: Cubahora.cu

[singlepic id=244 w=130 h=88 float=left]Existen millones de ex fumadores. Lograron dejar de fumar de manera definitiva. De hecho, en el mundo ellos predominan ampliamente sobre los fumadores.

Desde 1964, cuando se publicó el primer informe sobre los peligros del tabaco, hasta nuestros días, ya ha quedado establecido: su consumo es la causa de muerte más común susceptible de prevención.

RAZONES QUE CONVENCEN

Un tercio de las personas que alguna vez intentan fumar se convierten [singlepic id=245 w=150 h=150 float=right]en fumadores diarios, pero más tarde, arrepentido, cada adicto al tabaco tiene razones convincentes y de peso para dejar de pertenecer a tan funesto grupo, tales como el riesgo de exponer indirectamente a la familia al cigarrillo, dar un mal ejemplo a sus hijos y el costo económico de esa costumbre.

También, ser consciente de tener mal aliento y los dientes manchados, olor desagradable en la ropa, el cabello y la piel, menor capacidad atlética y sexual; manifestaciones clínicas como tos y dolor de garganta, latidos del corazón más fuertes y aumento de la presión sanguínea; riesgo de cáncer del pulmón y de muchos otros tipos, de enfermedades cardíacas, problemas de respiración graves Sigue leyendo

Diabetes – Los viajes y los pies

Por: Profesor Alberto Quirantes Hernández *

Fuente: http://www.cubahora.cu/database/noticia/2010-10-27/1038644/

Durante el viaje de un diabético no hay razón para abandonar la costumbre de examinarse los pies.

Una persona, por ser diabética, no está impedida de viajar y puede hacerlo a donde lo [singlepic id=243 w=308 h=250 float=right] desee, incluyendo otros países. Pero, si en su vida habitual necesita prestarle mucha atención a sus pies, antes y durante un viaje debe dedicarles cuidados especiales.

Esta enfermedad, sobre todo cuando no ha habido un adecuado control metabólico, con el tiempo puede dañar los nervios y vasos sanguíneos de miembros inferiores, que en determinados casos no recibirían suficiente cantidad de sangre y oxígeno. También pudiera perderse la sensibilidad en los pies y es posible que no se perciba la molestia de una cortadura, una ampolla o una lesión ulcerada, cuya curación sería más difícil.

Un viaje puede significar largos paseos por calles desconocidas, caminar por las arenas de una playa, participar en eventos científicos, políticos o de negocios, y muchas otras actividades que conlleven pasar bastante tiempo en posición bípeda. Esto puede incrementar el riesgo de problemas en los pies.

NO PUEDE FALTAR

En el equipaje se debe llevar dos o tres pares de zapatos cómodos, que calcen apropiadamente, para poder cambiarlos con frecuencia, como forma de prevenir las ampollas y puntos de presión dolorosos. Los zapatos de vestir o de tacón alto, solo utilizarlos cuando sea necesario. Sigue leyendo