Lula no es un mártir, pero sí un perseguido, dice Frei Betto

Por: Guilherme Azevedo, UOL, Sao Paulo – 06/04/2018/14h29

Frei Betto dice creer que el caso de Lula compromete la imagen de Brasil

El religioso Frei Betto, de 73 años de edad, quien fue asesor especial del primer gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva y coordinador de movilización social del programa Hambre Cero en 2003 y 2004, rechaza el calificativo de mártir para Lula, pero sí considera que el petista es un perseguido.

Hasta disparos le hicieron a su caravana por el Sur”, afirmó el fraile dominico a UOL.

Contó que se encontró con Lula y que este “estaba sereno, alegre, preguntando por los amigos comunes”. Y recordó una coincidencia histórica: en abril de 1980, Frei Betto también estaba presente cuando Lula fue detenido por primera vez por el Departamento de Orden Político y Social (DOPS), un órgano represivo de la dictadura militar.

Para Frei Betto, que es autor de dos libros críticos sobre los gobiernos del PT (A mosca azul y Calendario do poder, publicados por la editorial Rocco), “una parte conservadora de la sociedad brasileña quiere impedir a toda costa que Lula sea presidente de nuevo”.

A la vez, se aparta de una visión catastrofista como consecuencia del caso de Lula: “Brasil es mayor que sus crisis y no cabe en ningún abismo”.

UOL: ¿Cómo recibió la noticia de la ejecución de la sentencia de prisión de Lula? ¿Cree que se trata de un acto de justicia o que forma parte de un proceso de persecución u otra cosa?

Frei Betto: En el caso del tríplex [en Guarujá (SP), por el que Lula fue condenado a 12 años y un mes de prisión en primera y segunda instancias] no veo ninguna prueba convincente. El propio promotor llegó a decir que no había pruebas, sino convicciones. Sin duda, una parte conservadora de la sociedad brasileña quiere impedir a toda costa que Lula sea presidente de la República de nuevo.

¿Qué significa para Brasil la posible prisión de Lula? ¿Se sume Brasil en el caos político?

Brasil es mayor que sus crisis y no cabe en ningún abismo. La prisión de Lula, además de ser injusta, deja mal parado a Brasil en la escena internacional, pues se trata de una figura respetada en todo el mundo.

[George W.] Bush [presidente de los Estados Unidos entre 2001 y 2009] y [Barack] Obama [presidente norteamericano entre 2009 y 2017] lo admiraban.

Mis amigos en el extranjero no entienden cómo es posible que haya tantos políticos acusados de corrupción por el Lava Jato y solo uno, Lula, resulte penado por el Supremo Tribunal Federal (STF).

¿Lula es un mártir, una víctima de la persecución de las elites, como ha dicho él mismo? ¿O es solo un hombre carismático con defectos? ¿La posible prisión alimenta el mito Lula?

Mártir no es, pero perseguido sí, porque hasta disparos le hicieron a su caravana por el Sur. Y sin duda es carismático, don que comparte con pocas personas, como Chico Buarque [compositor y escritor] y José Celso Martinez Corrêa [director de teatro].

No es cosa de todos los días que un obrero metalúrgico sin educación superior llegue a ser presidente de un país de más de 100 millones de habitantes, sea reelecto, deje el gobierno con un 87% de aprobación y logre hacer elegir y reelegir a una mujer, Dilma Roussef, que nunca había sido candidata a un cargo público.

El estilo beligerante, provocativo, de Lula, que se ha expresado claramente en las caravanas, ¿no está un poco fuera de lugar? ¿No puede estimular más actos de violencia? ¿No puede ser visto como una provocación en un ambiente en que la población se siente más lesionada que nunca por la clase política?

En el trato personal no tiene nada de beligerante. Fui a visitarlo esta mañana de viernes [6 de abril] al sindicato de los metalúrgicos, en São Bernardo do Campo [donde Lula surgió como líder sindical], donde durmió. Estaba sereno, alegre, preguntando por los amigos comunes. Oramos juntos. Por coincidencia, en abril de 1980, cuando fue detenido por primera vez, yo me encontraba en su casa.

[Lula] considera prepotente la orden de prisión firmada por el juez Sergio Moro y estaba indignado por el hecho de que el magistrado no aguardara por el término de las etapas procesales. Me dijo que no irá a Curitiba por su propia voluntad ni irá a entregarse.

¿La posible ausencia de Lula en la contienda de octubre afecta el proceso electoral como un todo? ¿Cómo? ¿Le resta legitimidad?

Lo afecta, porque el PT tendrá que proponer otro candidato que no se sabe si tendrá el mismo arrastre electoral que Lula.

¿Usted defiende la candidatura de Lula hasta las últimas consecuencias o cree que ya es hora de lanzar o apoyar a otro candidato?

No soy militante partidario y defiendo candidaturas aceptadas por la Justicia Electoral.

¿La presión ejercida por miembros de las Fuerzas Armadas en los últimos días sobre la política y el poder judicial representa un riesgo? ¿Instala una cultura del miedo? ¿Teme que se produzca un golpe?

No temo que se produzca un golpe porque ya vivimos en un régimen de excepción bajo el gobierno golpista de [Michel] Temer [MDB], rodeado de notorios corruptos y cobarde ante los pronunciamientos anticonstitucionales de generales en activo y de la reserva, que ni siquiera han sido reprendidos.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

thirty seven − thirty six =