Diario del Ché en Bolivia – Próximo a cumplirse los 50 años de la publicación en Cuba y en el mundo

Cuba y Bolivia – Un acto de hermandad

Por Adys Cupull y Froilán González

Próximo a cumplirse los  50 años de la publicación en  Cuba y el mundo, del Diario del Che,  fuimos invitados por el Embajador del Estado Plurinacional de Bolivia, Juan Ramón Quintana Taborga, a  la presentación y entrega, del Diario Facsimilar del Guerrillero Heroico,  al Centro de Estudios Martianos. Fue recibido por la Dra. Ana Sánchez, directora de esa institución donde vive el Apóstol a través de la acción creadora y divulgación de su obra y vida. Asistimoss a un encuentro de Historia de dos pueblos unidos en la lucha contra el dominio y la injerencia del Imperio norteamericano en Latinoamérica y el Caribe.

El Centro de Estudios Martianos se encuentra  en la casa donde residió, el siglo pasado,  el hijo del Héroe Nacional de Cuba, el “Ismaelillo”   José Francisco Martí Zayas-Bazán con su esposa María Teresa Bances.    Asistieron al acto,  diplomáticos latinoamericanos,  intelectuales,  estudiantes  y trabajadores  del  centro.

Palabras de agradecimientos  en la voz  de los que intervinieron. Se cumplía un acto más de unidad en los principios como precisó  José Martí  en  la carta inconclusa a su amigo mexicano, Manuel Mercado: “…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber – puesto que lo entiendo y tengo ánimo con qué realizarlo – de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América… Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso.”

A nuestras tierras de América también se refirió el Che, varias veces, como aquella cuando habló en la ONU, el 11 de diciembre de 1964: “…me siento tan patriota de Latinoamérica, de cualquier país de Latinoamérica como el que más y, en el momento en que fuera necesario estaría dispuesto a entregar mi vida por la liberación de cualquiera de los países de Latinoamérica, sin pedirle nada a nadie, sin exigir nada, sin explotar a nadie…”

Los nombres de Martí, Che y Fidel, se escucharon aquella tarde de reconocimientos  al querido pueblo, que se opuso a los intentos de subastar el Diario en Londres  y  exigió juzgar a los  que sustrajeron el original de la Caja Fuerte donde se guardaba, hecho que provocó la indignación de los intelectuales, estudiantes, trabajadores,  mineros y militares dignos de Bolivia, que  exigieron a las autoridades competentes  la recuperación del  histórico y valioso  manuscrito del Che.

Al comenzar el acto,  los jóvenes bolivianos Bianka De Marchi Moyano y Juan Espinoza del Villar, funcionarios del Centro de Investigaciones Sociales de la Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia; responsables de “Teoría e Historia” y del  “Área de Comunicación” respectivamente,   especialistas del proyecto de la   Biblioteca del Bicentenario de la Independencia,   mostraron  a través de audiovisuales y de una parte de la  colección de libros, las luces en el camino del progreso, que alumbran  al pueblo desde  el inició del  gobierno  de  Evo Morales Ayma.

Ya no es  aquella Bolivia  como bien la  vio  el Che  al llegar a  la ciudad de La Paz  por primera vez “ingenua, cándida como una muchachita provinciana.”  En este acto vimos  un ejemplo de la Nueva Bolivia, del despertar de un país  que ya no se parece a la muchachita aquella. Ahora es una joven fuerte, digna, educada, culta,  tierna, cálida.  Así vemos  a esta   tierra de América,  de cóndores, y de llamas;  de montañas andinas y ríos amazónicos, donde el Che y sus compañeros alimentaron con su ejemplo.

Continuará…

 

 

 

Be Sociable, Share!