El trece de agosto, una felicitación imprescindible

Fidel en el Sitio histórico de Birán - Finca Manacas frente a la foto de sus padres

Fidel en el Sitio histórico de Birán – Finca Manacas frente a la foto de sus padres

Por: Rosario Fernández González – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

El 13 de agosto para la mayoría de los cubanos es una fecha oportuna de felicitaciones y es que en el año 1926 en un pequeño pueblo de la provincia ubicada al oriente del archipiélago y nombrada Holguín, nació para bien de la mayoría de niños, hombres y mujeres de este pueblo, quien por siempre será el líder histórico la Revolución, Fidel Castro Ruz.

Apenas unos años atrás, tanto los de aquí como sus admiradores y seguidores en el mundo estuvimos inquietos porque su salud se deterioró de pronto, los creyentes pedían a sus dioses por la pronta recuperación, no creyentes, patriotas y simplemente amigos manifestaban sus pensamientos con la palabra o el mensaje positivo e invocaban la pronta mejoría de quien admirado por muchos, rechazado o simplemente conocido, por personas de todo el planeta, es innegablemente una de las grandes figuras mundiales en del siglo XX… y aún continúa haciéndose sentir en esta centuria.

Pero los tiempos más difíciles de enfermedad pasaron, las alegrías fueron inmensas cuando conocíamos de sus dotes de anfitrión recibiendo visitantes desde algún lugar donde luchaba con todas sus fuerzas por mantenerse cerca de nosotros físicamente. Había puesto sus poderes formales al frente de Cuba en manos de personas llamadas a continuar la obra que él desde antes del Moncada en 1956, había asumido: la gran tarea de enrumbar a esta islita del Caribe, hacia etapas superiores sobre todo en el crecimiento de valores humanos.

Antes que triunfara la Revolución de Fidel y sus seguidores, es posible que nuestra antilla mayor fuera prácticamente desconocida y muy visitada por turistas bucando en Cuba algo más que su belleza natural. Pero después que fue cumplido su Programa del Moncada, todo cambiaba, se hacían realidad los compromisos hechos por el jefe de la Revolución en su autodefensa conocida como La historia me absolverá, donde proclamaba el humanismo vigente en su épica vida.

Hoy después de él y junto con él, los visitantes encuentran aquí algo más que el caribe tropical, descubren en la nación la huella que agradece compromisos cumplidos de salud, educación y seguridad social para todos.

A él, al Fidel que cumple para satisfacción de muchos 90 años de edad física, los cubanos lo reconocen y se alegran porque su palabra sabia y comprometida sólo con el bienestar de las grandes mayorías menos favorecidas, vuelve a escucharse ya no sólo en Reflexiones escritas, está de nuevo ante las pantallas de las televisoras locales y de otros noticieros en el mundo, y lo mejor de todo, ha vuelto a denunciar las amenazas tan peligrosas acechando al planeta desde el punto de vista de espacio vital para los terrícolas por el deterioro de sus fuentes naturales de vida, y de nuevo emplaza a dirigentes de otros gobiernos para buscar en el diálogo inteligente, la comprensión evitando un tercer conflicto mundial.

Ese es el Fidel de los cubanos, y de los habitantes de otros países, que se congratulan por su presencia, el Fidel nuestro y del mundo sigue siendo con su palabra y su obra, fiel a su ideología vinculada por siempre al humanismo.

Este grupo de periodistas jubilados de Ciudad de La Habana, quienes con honor y respeto hemos acompañado al Comandante en Jefe, durante estos años en cualquiera de los medios donde hemos trabajado y ahora, cuando nos mantenemos transmitiendo la memoria y la palabra en la etapa actual, le decimos por siempre: ¡Felicidades, Fidel!

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

+ 48 = fifty one