Archivo por meses: Abril 2016

DINERO SECRETO

Por: FREI BETTO

Todo lo que sucede en casa, dice el Evangelio, será proclamado desde los tejados. Eso está pasando ahora con 11.5 millones de cuentas secretas guardadas durante 40 años en las oficinas de la compañía de abogados Mossack-Fonseca, en Panamá. Es el escándalo conocido como Panamá Papers.Los papeles de Panamá, en viñetas

Son cuentas de offshore, que significa, en traducción libre, ?negocios fuera?. Offshore es una empresa  constituida legalmente fuera del país de quien ha invertido su capital. Por tanto, tener cuentas offshore no constituye un delito.

Lo que suscita sospechas es el hecho, en general, de que la offshore se ubica en paraísos fiscales o en países que no cobran impuestos. De ese modo se garantiza el anonimato en cuanto a la nacionalidad de los cuentahabientes, que no necesitan declarar esa cantidad a la entidad correspondiente de sus países.

La divulgación de las cuentas permite que se pueda comparar la fortuna guardada en Panamá con las fuentes de esas cantidades y con el patrimonio de sus dueños, quienes deberán demostrar que esas cuentas no esconden negocios ilícitos o evasión fiscal.

Es evidente que se queda uno con la mosca detrás de la oreja. ¿Por qué una persona coloca su dinero fuera del país y además en lugares que le aseguran anonimato y exención de impuestos?

En la lista de Panamá Papers aparecen  57 brasileños, entre ellos Eduardo Cunha, presidente de la Cámara de Diputados; Edison Lobao, exministro de Minas y Energía; y el cantante Roberto Carlos. De otros países los más conocidos son: Putin, presidente de Rusia (por intermedio de sus  socios); Bachar al-Assad, presidente de Siria; Gunnlaugsson, primer ministro de Islandia (que, avergonzado, ya renunció); Mauricio Macri, presidente de Argentina; Abdulaziz, rey de Arabia Saudita; Proshenko, presidente de Ucrania; y Messi, jugador argentino. Sigue leyendo

“¿QUEREMOS MEJORAR LA salud de millones de estadounidenses? Levantemos el bloqueo a Cuba”

Por: Manuel E. Yepe – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana

“¿QUEREMOS MEJORAR LA salud de millones de estadounidenses? Levantemos el bloqueo a Cuba”, tal es el título de un artículo publicado el 8 de agosto en la revista estadounidense Observer Chronicle por Peter Bourne, quien hace 40 años fuera asesor especial en temas de salud del
presidente Jimmy Carter, cuando éste levantó parcialmente la hasta entonces total prohibición de viajar a Cuba impuesta por Washington a los ciudadanos estadounidenses.

“Con la reapertura de las embajadas, la eliminación de Cuba de la “lista del terror” y las medidas que han hecho un poco más fácil para los estadounidenses viajar allí, el gobierno del presidente Barack Obama ha dado pasos iniciales para poner fin a una política que ha afectado la salud de los estadounidenses por más de medio siglo. Las acciones para aligerar las restricciones sobre viajes a Cuba por ciudadanos estadounidenses y la relajación de algunas disposiciones del bloqueo económico, son positivas por varias razones, pero quizás la más urgente sea por lo que representa para la salud de los ciudadanos de ambos países”.

Bourne asegura que entonces le quedó muy claro a él que ningún elemento de las dos sociedades se beneficiaría más con el libre intercambio de ideas que la salud de ambos pueblos. Sigue leyendo

¿COOPERACIÓN O COMPETICIÓN?

Por: Frei Betto
La universidad debe dirigir su objetivo pedagógico a impedir que se convierta en una torre de marfil y sea capaz de crear vínculos efectivos entre los alumnos, los profesores y los variados sectores de la nación que reflejan las demandas más urgentes de la gente. Buscar respuestas a estas preguntas: ¿cómo se relaciona la universidad con los sindicatos, con las cooperativas, con los movimientos sociales, con los nuevos emprendedores? ¿cómo se prepara para las reformas económicas y sociales?
Tanto en el mundo capitalista como en  el socialista las universidades pasaron del humanismo regado con  agua bendita al racionalismo cientificista abrazado al mito positivista de la neutralidad científica. Ahora bien, la brújula de la ciencia es la ética, como ya demostró Aristóteles. Y la ética es el abanico de valores que incorporamos para hacer más digno y feliz nuestro breve período de vida a bordo de esta nave llamada Planeta Tierra.
He aquí la cuestión central de un proyecto estratégico pedagógico verdaderamente revolucionario, capaz de detener las graves contradicciones de la razón instrumental que, en nombre de acelerados avances científicos y tecnológicos, sigue provocando devastación ambiental, hasta el punto de que la naturaleza en nuestro planeta perdió su capacidad de autorregeneración, a no ser que se dé una intervención humana. Sigue leyendo

Ochoa sigue siendo un huracán

AYER Y HOY: MIRANDO A CUBA

Ochoa sigue siendo un huracán

Que me perdone la Señora Modestia.

Sí, que me absuelva si quiere, pero debo declarar que fui yo, en un artículo periodístico, publicado hace muchísimos años y titulado “Ochoa es un huracán”, quien primero expresó el diagnóstico: Héctor Ochoa Carrillo (La Habana, 1931) no pertenece al género humano, no es una persona, sino que se proyecta como un indetenible meteoro.
Y, con sus 85 años, lo sigue siendo.
Ah, pero el asunto cuenta con larga historia.

Démosle al reloj pa´trá

Transcurre 1944 y un muchachito vedadense de 13 años, llamado Héctor, se estrena en los medios, como asistente de cámara, en los capitalinos estudios fílmicos de Estrella y Plasencia.
Llega el marzato. Aquel joven —ahora veinteañero—, poseedor de un corazón rebelde en medio del tórax, se rebela contra el golpetazo de quienes sus guatacas apodaban El Hombre, El Indio, El Mulato Lindo de Banes. Primero se acerca a los conspiradores del autenticismo pero, desilusionado, se mueve hacia las filas del M-26-7, movimiento del cual será uno de los primeros militantes en La Habana.
Llega 1956 y es convocado para una singular tarea: debe formar parte del equipo técnico de un noticiero de cine que, en República Dominicana, entrevistará al sátrapa Rafael Leónidas Trujillo y Molina.
Mientras esperan la llegada de Trujillo, alguien le sugiere a Ochoa que chequee los micrófonos instalados en el local. Al dirigirse a uno, se le revuelve el sedicioso que en el pecho lleva, y dice: “Uno, dos, tres, probando. Vamos a entrevistar al asqueroso general Chapitas”. (El equipo casi lo mata, temeroso de que alguien cercano a la hiena oyese lo dicho).
A finales de 1958 está en Venezuela, con falsa documentación de ayudante de máquinas, a bordo del yate Aurora, portador de bidones que contienen seis toneladas de armas para el Ejército Rebelde.
Pasan por Panamá y por Costa Rica. Y finalmente, desembarcan en el litoral de la comarca cienfueguera.
Pero llegan tarde: es el primero de enero de 1959. (Lo cual no demerita a los expedicionarios: ellos no sabían que, mientras navegaban, la rata había alzado vuelo, despavorida).

Tras el enero luminoso

Es nombrado camarógrafo del Palacio Presidencial, lo cual le permitirá atestiguar magnos hechos de la incipiente revolución en el poder.
Ah, pero llega abril del 61.
Los planes fraguados por Ike, a los cuales John F. les da luz verde —según algunos a regañadientes—, se materializan. Y Ochoa, en Ciudad Libertad, está filmando el cadáver de Eduardo García Delgado, el miliciano que con su “sangre numerosa” —como dijo Guillén— escribió antes de morir el nombre de Fidel en una puerta de madera.
Poco después, el territorio patrio es hollado por una fuerza invasora. En Palacio, Ochoa, quien siempre ha estado “en todas”, enseguida se entera. No le da tiempo para vestir su uniforme de miliciano, ni a sustituir sus lindos zapatos citadinos por un par de botas. Y, sin encomendarse a Dios ni al Diablo, con su cámara Bell and Howell de cuerda, parte hacia el frente, donde se va a convertir en un hombre-leyenda.
Las anécdotas menudean. Ochoa, rodilla en tierra, filmando a un avión enemigo que viene de frente, ametrallando. (“Fue una toma muy buena”, él comenta).

Filmará los cañonazos de Fidel que destrozan al Houston.

Y no sé si es estrictamente cierto, pero, según la tradición oral miliciana, llegaba a territorio invadido antes que la tropa.
Hay una foto inolvidable. Él, con un pantalón negro y una camisa blanca —parece un gastronómico—, en las arenas de Girón, junto a Fidel. Cuando le pregunto por el documento gráfico, Ochoa, tan olvidado de sí mismo, tan lejano del autobombo, me responde: “Ay, Argelito, yo no sé por dónde coño anda esa foto”. Y por eso, desgraciadamente, la imagen no acompaña a estas humildes líneas.
Mil pies de película, por él filmadas en Girón, constituyen todo un aval imperecedero.
Después… bueno, después se prolongaron sus travesuras. En 1963 el ciclón Flora convierte en un mar toda la cuenca del río Cauto. Y entonces, ¿dónde está Ochoa? Pues con un uniforme de preso y botas rusas —que el comandante Almeida le ha prestado—, cámara en mano colgando de un helicóptero, mientras el piloto, horrorizado, le grita: “¡C…, te vas a matar!”. (La cámara que entonces utilizó —la misma de Girón— se halla en el santiaguero museo cinematográfico).
Y recuerda: “Cuando le dieron candela a la Central de Trabajadores de Cuba, llegué y les dije a los bomberos que me pusieran la escalera para subir a la azotea y filmar algunos interiores utilizando el ángulo ancho. Cuando miré hacia abajo, el carro con la escalera lo habían pasado para otro lado. Me volví como loco y cuando bajé, insulté a los bomberos”.
Sigue leyendo

DESAFÍOS DEL FUTURO A LA REVOLUCIÓN CUBANA

Autor: Frei Betto

El papa Francisco, cuando cumplió sus 78 años, el 17 de diciembre del 2014, hizo un inestimable regalo al continente americano: el comienzo del fin del bloqueo de los Estados Unidos a Cuba y el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países.
Ése fue el tema que Francisco priorizó con Obama durante el encuentro que mantuvieron en Roma en mayo de aquel año. Un año antes, al asumir el pontificado, Francisco se enteró de la cuestión cuando recibió a Díaz-Canel, vicepresidente de Cuba.
Obama admitió en la televisión que “el aislamiento no funcionó”. De hecho el bloqueo impuesto a Cuba, contra todas las leyes internacionales, no consiguió siquiera aflojar la autodeterminación cubana tras la caída del muro de Berlín.
Fidel, que cumplirá 90 años en agosto de este año, sobrevive a 8 presidentes de EE.UU., de los cuales enterró a 4; y a más de 20 directores de la CIA.
Los EE.UU. son lerdos para admitir que el mundo no es fruto de sus caprichos. Por eso tardaron 16 años en reconocer a la Unión Soviética; 20 al Vietnam; y 30 a la República Popular de China. Y tuvieron que pasar 53 años para aceptar que Cuba tiene derecho a su autodeterminación, como lo señaló la Asamblea General de la ONU.
De hecho los EE.UU. y Cuba nunca rompieron el diálogo. En Washington funcionó, a lo largo de cinco décadas, una legación cubana, igual que en La Habana el predio de la legación usamericana se yergue majestuoso en el Malecón.
La noticia de esa reaproximación marca el fin definitivo de la Guerra Fría en nuestro continente. Y Cuba sale gananciosa, pues ofrece una estructura turística aceptable, incontaminada y exenta de violencia a un millón de canadienses que, en invierno, a sólo tres horas de vuelo, cambian sus menos 20 grados de frío por los 30 de calor del Caribe.
Con la apertura del mercado cubano a inversores extranjeros los EE.UU., que todo lo ven en cifras, no desean quedarse atrás de la Unión Europea, del Canadá, de México, del Brasil y de Colombia, que ya tienen importantes acuerdos con la isla revolucionaria. “En lugar de aislar a Cuba, estamos aislando sólo a nuestro país, con políticas ultrasuperadas”, le dijeron a Obama en una carta los congresistas estadounidenses Patrick Leahy (demócrata) y Jeff Flake (republicano) al regresar de La Habana. Sigue leyendo

Nuestro idioma

Por José Prado Lavallós – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana – Cuba

El español es nuestro idioma y también el idioma nacional de numerosos países, sobre todo en América Latina. Forma parte de nuestra identidad y es un importante factor de unidad de lo que Martí llamó Nuestra América. Los países, no obstante, tienen ciertas formas de expresarse, y aún  regiones de una misma nación lo hacen de maneras diferentes.
Por otra parte, existen, y siempre han existido, pecualiares maneras de hablar de los jóvenes que no son del dominio de las demás personas. Linguistas, sociólogos y otros defensores de la pureza del idioma español no se alarman por eso.
No soy un especialista del tema, pero como ejerzo el periodismo desde hace muchos años, y, por lo tanto, mi instrumento de trabajo es el idioma, tengo opiniones al respecto.
La primera es que el español es un idioma tan rico que siempre se pueden encontrar palabras adecuadas para que todos nos entendamos: jóvenes y viejos, cubanos o no. Está claro que el idioma es algo vivo y en constante lucha entre el conservadurismo y el creativismo. Los grandes cambios sociales y los prodigiosos avances científicos y técnicos enriquecen y modifican el lenguaje de los pueblos.
Mucho se discute acerca de lo que debe considerarse un lenguaje correcto. Para algunos es lo que resulte comunicativo, que cualquiera puede entender. Si un intelectual en la conversación solo emplea palabras que no son de uso común (cultas) no podemos decir que sea incorrecto su lenguaje, pero no lo entenderán sus interlocutores de más bajo nivel cultural. Y lo mismo ocurre a la inversa, cuando se emplean palabras de la jerga popular.

Continuara..