La TRAMPA VS. DOMINIQUE STRAUSS KAHN

Por: Elsa Claro – Delegación de Periodistas Jubilados en La Habana[singlepic id=293 w=320 h=240 float=right]

Las acusaciones sobre Dominique Struss Khan el pasado año, cuando estaba al frente del FMI, fueron parte de una repugnante maniobra. Acusado de forzar a una camarera de hotel, lo encarcelaron sin derecho a libertad bajo fianza, algo que solo logró tras presentar su renuncia a la gerencia del  organismo de crédito internacional.

Como añadido al engaño, publicitaron sórdidos detalles para desacreditar a quien hasta ese momento era el candidato favorito a las elecciones de Francia, que pronto tendrán lugar y, al mismo tiempo, destruían  el plan de darle vía a una nueva moneda.

El asunto se origina tiempo antes, cuando China, Rusia, un grupo de naciones emergentes y hasta la propia Alemania, que está ahora defendiendo con dientes y uñas al euro, propusieron que se usara en los intercambios comerciales los Derechos Especiales de Giro, fórmula que posee el propio FMI con respaldado de sus fondos.

Quiere decir que no era algo desconocido, excepto que tendría un nuevo nombre Bancor y carácter de moneda de uso universal. El dólar circularía solo dentro de Estados Unidos, como ocurre en la mayor parte del mundo con cada divisa nacional.

Strauss Kahn había trabajado con la propia Reserva Federal norteamericana buscando un reciclaje de la deuda estadounidense que resultara favorable para la primera economía planetaria,  que con su espectacular endeudamiento dificulta la recuperación  económico-financiera del resto de las naciones a través del dólar, una divisa sin soporte en oro ni en base productiva.

La nueva moneda de reserva comenzaría a moverse con un tipo de cambio favorable para ese dólar interno, pero gravando a los tenedores externos de la que se mantiene como principal divisa, de modo que disminuirían las deudas en dólares, favoreciendo tanto a los ciudadanos estadounidenses, a  las corporaciones y por extensión sería mejor para el resto de las naciones que en este momento y desde hace mucho tiempo están financiado a Estados Unidos que cuando sube o baja las tasas de interés y gana, mientras los que tienen dólares pierden, pues lo compraron a un precio mayor.

Aparentemente Washington estaba de acuerdo con el proyecto, pero por cuanto le hicieron a Strauss Khan, es obvio que solo le dieron cuerda a él y a los europeos que concordaban con lo positivo que resultaría el cambio.

De haberle permitido concluir su trabajo, el segundo rescate de Grecia no habría sido tan gravoso para Alemania y hasta para Francia, los dos principales acreedores del país heleno. No sería ese el único provecho.

La planeada divisa mundial no iba a pertenecer a ningún país y auque implicaba beneficios para Estados Unidos, sus gobernantes, el poder real tras la Casa Blanca, se niega a compartir el predominio monetario  que hoy tienen y sus ventajas, aunque eso implique  problemas para todos los demás e incluso para ellos mismos. El surgimiento del Bancor o como se llegue a llamarse,  no es asunto liquidado pero sufrirá una lamentabilísima postergación y demorará urgentes alivios que requiere la humanidad. Hasta pronto.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

× seven = 21