6 de octubre de 1976: día de barbarie terrorista contra el pueblo cubano

Por Lídice Valenzuela

Fuente: Blog – Vision Cubana – Octubre 5, 2011

El 6 de octubre de 1976 será por siempre un símbolo de la barbarie terrorista contra el pueblo de Cuba y sus hijos inocentes. Ese día, el odio de la contrarrevolución de Miami, pagada por Estados Unidos, se volcó contra los jóvenes de esta isla que viajaban desde Caracas a su Patria luego de participar en un evento deportivo en Venezuela, donde resultaron Campeones.

[singlepic id=242 w=206 h=300 float=left]Fueron 73 las víctimas mortales ocasionadas por la bomba que las mentes asesinas de los terroristas de origen cubano Luis Posada Carriles y Orlando Bosch idearon colocar en medio de aquella pléyade juvenil cargada de premios e ilusiones; de los muchachos coreanos que venían a Cuba a estudiar; de la tripulación a la que también esperaban sus seres queridos.

El 6 de octubre de 1976 fue un día de dolor, de desesperación, de impotencia ante tamaño crimen. El mar ocultó sus cuerpos para siempre, pero para quienes tanto lloraron aquellos días todavía ellos están aquí, presentes, exigiendo la justicia que aún no llega.

No era la primera vez que ciudadanos cubanos morían a manos de actos terroristas fomentados por los mercenarios y contrarrevolucionarios en Miami, financiados y protegidos por las administraciones de Estados Unidos.

Son más de dos mil las personas que en este país han perdido la vida a causa de atentados causados por manos asesinas pagadas por el gobierno estadounidense; otras miles sufrieron daños irreversibles en su cuerpo y su espíritu.

Llora aún este pueblo –por citar unos cuantos ejemplos- a los caídos durante la explosión del vapor francés La Coubre; del incendio intencional en la tienda El Encanto; del fuego prendido contra una guardería infantil; por el ataque al poblado oriental de Boca de Samá, por la bomba en el hotel Copacabana donde falleció el joven turista italiano Fabio di Celmo.

Odio durante 53 años. Odio que ha movido las manos homicidas; odio que ha fomentado los planes terroristas, los intentos de asesinato a los líderes revolucionarios; odio que ha pretendido fomentar el terror entre quienes vivimos en esta isla revolucionaria, que ha logrado sobrevivir al odio de Miami y de la Casa Blanca, que siempre, históricamente, ha querido apoderarse de esta tierra libre e independiente.

Los terroristas están libres. No sólo Posada Carriles. Hay otros, que directa o indirectamente han participado en estos actos de odio. Estados Unidos los cuida, los cobija, y les paga todavía.

Mientras, el pueblo de Cuba, que jamás olvida ni a sus héroes ni a sus mártires, lucha ahora mas que nunca contra ese odio en una nueva batalla: lograr que retornen a su Patria los cinco hombres que fueron presos, condenados y torturados psicológicamente por las autoridades estadounidenses por tratar de evitar con patriótica actitud que se realizaran nuevas acciones terroristas contra su pueblo, y aún mas, contra el país de Abraham Lincoln.

Es ardua esta lucha porque se haga justicia para Los Cinco –René González, quien mañana debe ser liberado pero castigado de nuevo, como si el odio en su contra no fuera suficiente, con otros tres años de supervisión oficial en suelo estadounidense- Antonio Guerrero, Gerardo Hernández, Fernando González y Ramón Labañino.

Porque retornen a casa, con sus familias y su pueblo se batalla en muchos países.

Cuba, que hoy recuerda a todos sus hijos fallecidos en actos terroristas, quiere que se conozca la verdad y se reconozca la inocencia de estos cubanos.

Cuba y su pueblo siempre reclamará justicia para sus mártires, pues la vida perdida de estas mujeres y hombres, la mayoría en plena juventud, carece de precio. Tendrían que tener muchas vidas los terroristas para pagar por tales actos de barbarie.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

÷ one = 5