Cuidado: el monstruo está libre

Por Lídice Valenzuela (Miembro del Grupo Asesor de Jubilados de la Unión de Periodistas de Cuba)
Abril 9, 2011

[singlepic id=207 w=134 h=176 float=left] La indignación corroe a los seres de buena voluntad que vivimos en esta isla, y en muchos países donde la verguenza y la decencia son valores cotidianos. Aunque parezca mentira, la Corte de Justicia de El Paso, Texas, dejó en libertad al terrorista Luis Posada Carriles.

Terrorista confeso, autor intelectual de la muerte de 73 personas, la mayoría jóvenes [singlepic id=206 w=251  h=201 float=right] deportistas cubanos que viajaban en una nave de Cubana de Aviación de Caracas a La Habana, capaz de matar a cualquiera por la sencilla razón de que es un mercenario, el pueblo cubano rechaza de manera contundente la liberación dictada a favor de Luis Posada Carriles: Luis Posada Carriles fue declarado inocente de los cargos que le imputaban por entrar ilegalmente en Estados Unidos, su principal protector.
Considerado uno de los hombres mas peligrosos de América Latina, por el alto número de crímenes, de los cuales se ha responsabilizado, está de nuevo en la calle, mientras los familiares de sus victimas lloran a sus muertos y condenan este fallo de la justicia norteamericana.

Nunca tuve muchas razones para creer que fueran a condenarlo siquiera por su entrada ilegal a Estados Unidos. Muchísimo menos que seria juzgado por terrorista y deportado a Venezuela, que lo reclama por asesino y por fugarse de una de sus cárceles.

Pues es cierto. Posada Carriles, una vez mas, sale libre de un juicio comprado por sus padrinos. Muy comprometido está el gobierno de Estados Unidos con este mercenario de la muerte para permitir que lo encarcelen.

Nunca como en este juicio de El Paso, Texas, que duró 13 semanas, se presentaron pruebas tan contundentes sobre la culpabilidad de este individuo en diferentes acciones terroristas contra Cuba y sus habitantes.

No hay que hacerse ilusiones. Este canalla que por fatalidad geográfica es de origen cubano, nunca irá a la cárcel en Estados Unidos.
Es una lástima que no resida en Río de Janeiro, a ver si una bala perdida le parte el corazón.

El, con su alma desalmada, le ha destruido la vida a muchas familias cubanas a cuyos seres queridos les arrebató la vida.

Responsable del atentado que acabó con la vida del joven italiano Fabio di Celmo a causa de un bombazo en el hotel Copacabana, de La Habana, solo se le ocurrió decir con suma ironía cuando le preguntaron sobre su responsabilidad en la criminal acción: es una pena que haya estado en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Qué pena, digo, que la justicia de Estados Unidos no se ejerza en el lugar adecuado y en el momento adecuado.

(Tomado del Blog de Lídice Valenzuela)

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

forty two ÷ = forty two