La Huella de los Castellanos II

Su trascendencia en Cuba… Presencia cualitativa

Por Alberto Pozo – Ilustración Blanquito
En el segundo lugar en emigración, después de los andaluces, en el primer período de la conquista, ya en el segundo período, de 1701 a 1800, el porcentaje sólo fue el 6,77 por ciento, muy bajo en general y, sobre todo, comparado con Islas Canarias (45,71%), Andalucía, (23,82%) y Galicia, (7,36), datos según fuentes constituidas por archivos parroquiales. Sin embargo, en el período [singlepic id=181 w=310 h=500 float=left]1801-1900 subió ligeramente al 12, 3%.
Al fundarse la república neocolonial, atraídos por las inversiones norteamericanas (el mito del paraíso), vino un aluvión de españoles, más de medio millón, que cesó al surgir la crisis mundial de 1929. Pero los grupos mayoritarios fueron gallegos, asturianos, catalanes, vascos y canarios.
Entonces, de acuerdo con las cifras de inmigración ¿no tuvo trascendencia Castilla en la colonia cubana? El peculiar modo de producción castellana se manifestó en Cuba mediante la identificación de la riqueza por la posesión de tierras y de acuerdo con la procedencia social, aunque adecuado a las nuevas condiciones geográficas e históricas.
Desde el punto de vista jurídico, las leyes se dictaban en Castilla. Los cuerpos gobernantes se hallaban regidos directamente por el Consejo de Castilla. Y en cuanto a instituciones, todo lo regía  el Consejo de Indias.
Con respecto a la alimentación, por órdenes de Castilla se introducen los diferentes tipos de ganado –vacuno, porcino, caprino, equino, aviar…- aunque estos elementos y los agrícolas, como el arroz, la cebolla, el ajo, la caña de azúcar… proceden directamente del sur de España (Andalucía).
Por supuesto, el idioma es el castellano, aunque pasado en Cuba, sobre todo, por el tamiz andaluz. Y desde el punto de vista religioso, la conquista por Castilla y su asentamiento era en nombre de la cruz, con la iglesia católica como única opción.
Asimismo Castilla dejó su impronta mediante la fundación de instituciones sociales: 1885, Sociedad  Castellana de Beneficencia; 1893, Sociedad Benéfica Burgalesa; 1910, Colonia Palentina; 1914, Colonia Burgalesa; 1914, Colonia Zamorana de Cuba; 1922, Colonia Salmantina de Cuba, 1924, Club Villariño. Todas forman la Federación de Sociedades Castellanas de Cuba.
La huella castellana, más cualitativa que cuantitativa, está bien marcada en Cuba.

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “La Huella de los Castellanos II

  1. Pingback: Tweets that mention La Esponja – Blog de Periodistas Jubilados Cubanos desde La Habana – Cuba » Blog Archive » La Huella de los Castellanos II -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

seventy three + = eighty three