El trabajo más difícil de mi vida

Por: Emilia E. Betancourt
La orden de José Luis Robaina, director de Radio Reloj, fue apremiante: [singlepic id=127 w=180=100 float=left]
“Ahora mismo te vas para la Plaza a hacer entrevistas”: El pueblo conmovido, rendía tributo a las víctimas del sabotaje al DC-8 de Cubana de Aviación, ocurrido el 6 de octubre de 1976 frente a la costa de Barbados.
Pero la Tragedia, como siempre, golpeó entonces a algunos más que a otros. Inesita era la prima de Camagüey. Entró en nuestra familia con apenas dos años de edad, cuando su mamá contrajo matrimonio con uno de mis tíos. [singlepic id=124 w=200 h=100 float=right]Pepe, un vecinito travieso y simpático, asumía con mucha seriedad su papel de casi hermano mayor cuando me acompañaba a la escuela. Inés Luaces Sánchez integraba el Equipo Juvenil de Esgrima que conquistó la totalidad de las medallas de oro disputadas en el Campeonato Centroamericano y del Caribe celebrado en Caracas. José Pestana González era uno de los trabajadores de Cubana que viajaban como pasajeros.
Llegar a la Plaza de la Revolución y empezar a llorar fue lo mismo, sin embargo tuve el inesperado apoyo del locutor Amaro García Sera quien, desde un lugar en la multitud, corrió a auxiliarme. Decidí que lo primero sería estar un rato con las dos familias. Compañeros de Cubana y del INDER me guiaron.
Nadie podía sospechar que justo al lado de donde tenía lugar el interminable desfile ante los pocos restos encontrados, los familiares guardaban un agobiante silencio. Tres palabras me dijo Inés con la mirada fija en la pared divisoria: “Inesita está ahí”, Pepe no apareció y para mayor infortunio su grupo familiar se había escindido desde que una foto en la que aparecían únicamente la viuda y sus muchachos -de un matrimonio anterior- fue publicada en Granma. Los hijos de Pepe tendrían también su espacio en el diario gracias a Magaly García Moré, mi compañera de la Universidad.
En definitiva pude cumplir la tarea que me fue asignada -hice las entrevistas, escribí crónicas- pero confieso que fue el trabajo más difícil de mi vida.

6 de octubre de 1976. Terroristas al servicio de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, CIA, perpetran un sabotaje a una aeronave de Cubana de Aviación, pocos minutos después de despegar del aeropuerto Seawell, en Barbados.
Este acto Terrorista costó la vida a 73 personas, de ellas 57 cubanos, entre los cuales se encontraba nuestro equipo juvenil de esgrima que regresaba del Torneo Centroamericano y del Caribe celebrado días antes en Caracas, Venezuela. Los máximos responsables del atentado fueron los
terroristas de origen cubano Luis Posada Carriles y Orlando Bosch, quienes viven impunemente en suelo norteamericano. El día 15 del propio octubre tuvo lugar la despedida de duelo en la Plaza de la Revolución José Martí, con la presencia del Comandante en Jefe Fidel Castro y del pueblo cubano.

Otros trabajos relacionados

El Crimen que no mató a la esgrima cubana -La Polilla Cuban – Blogcip.cu

Cronología del sabotaje al avión cubano en Barbados en 1976 – Compilado por Nayda Sanzo – AIN

Documento desclasificado vincula el Crimen de Barbados a la CIA y a Joaquin Chafardet

La responsabilidad de la CIA en el crimen de Barbados

El crimen de Barbados en la memoria redentora

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “El trabajo más difícil de mi vida

  1. Pingback: Tweets that mention La Esponja – Blog de Periodistas Jubilados Cubanos desde La Habana – Cuba » Blog Archive » El trabajo más difícil de mi vida -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

35 ÷ = five