Archivo por meses: Octubre 2010

El nuevo curso escolar

Por José Prado Lavallós

Después de varias semanas de vacaciones vuelve a ser Cuba una gigantesca escuela. Como en años [singlepic id=170 w=320 h=240 float=left]anteriores se llenan las aulas con estudiantes de todos los niveles. Pero este curso escolar tiene algo diferente: se han introducido en los planes de estudio nuevos contenidos y directrices acorde con las necesidades del país. En este momento acuden a mi mente recuerdos muy lejanos de cuando yo no solo era, como lo soy ahora, un espectador, sino también un protagonista y, con gran entusiasmo, reasumía mis labores de maestro. Recuerdo, no sin cierta nostalgia,aquella primera escuela, que ocupé en 1945, en el barrio rural El Jobo, del municipio de Guanajay, entonces pinareño. No olvido la primera gran sorpresa: no había donde dar clases, porque la escuela había sido destruida por el ciclón de 1944. No fue la única en correr en su suerte, porque las escuelas rurales de entonces, en su gran mayoría, eran rústicos bohíos de techo de guano, piso de tierra y paredes de yaguas, si las tenían. En ese entonces, los gobernantes no se preocypaban por edificar escuelas. No por casualidad cuando triunfó la revolución, el primero de enero de 1959 había en Cuba más de medio millón de niños sin escuelas. Un año de trabajo en El Joibo permitió ver mejor que nunca antes lo que las nuevas generaciones no han visto: la ancestral pobreza que sufrían los campesinos, la tristeza de los niños, que llegaban a la escuela cansados, descalzos, muchos de ellosllenos de parásitos y todos vacíos de ilusiones y esperanzas. Vi a sus padres, casi todos analfabetos, trabajar como bestias de sol a sol, para malamente ganar el sustento de la familia, casi siempre numerosa. Año tras año, familias enteras cultivaban la tierra arrendadas a latifundistas, a quienes tenían que entregar la mitad de lo que cosechaban. Años después, trabajando en una escuela de la capital, donde la vida de los pobres no era mucho mejor, sufría igualmente la carencia de materiales escolares.Los datos siguientes nos dan una ideade la situación educacional del país hasta 1958. Niños matriculados en escuelas: 701 612 Niños que no tenían escuelas: 551 763 Maestros sin trabajo: 20 000 Sólo dos décadas después del primero de enero de 1959, las cifras eran asi: Niños matriculados en las escuelas 1 922 000 Niños sin escuelas: 0 Maestros sin trabajo 0 Fue la Revolución la que posibilitó estos trascendentales cambios y al regresar al presente, luego de este raudo recorrido mental , me detuve en el campo y vi con satisfacciónlas escuelas construidas por el gobierno revolucionario, pero también vi con tristeza enormes extensiones de tierras sin cultivar.Hoy se que gran parte de las tierras ociosas se cultivan y que en los nuevos planes educativos se pone énfasis enlas carreras técnicas, entre ellas las que tienen que ver con la agricultura. Y un pensamiento de José Martíacude a mi meoria: “La agricultura es imperfecta sin el auxilio de la instrucción”.

EL CHE Y SU CONTRIBUCIÓN A LA CREACIÓN Y DESARROLLO DE MEDIOS DE DIFUSIÓN EN CUBA

Por: Victor Pérez Galdós
Si bien es cierto que Ernesto Che Guevara dio una notable contribución[singlepic id=166 w=180 h=207 float=right] a la lucha de liberación nacional en Cuba con las armas en la mano al formar parte del Ejército Rebelde y que después del triunfo de la Revolución, además de sus responsabilidades como Presidente del Banco Nacional y en el Ministerio de Industrias, siguió siendo Comandante y como tal tanto en los días del enfrentamiento de la invasión mercenaria y durante la Crisis de Octubre , estuvo al frente de las tropas en la zona occidental del territorio cubano, puede decirse que con la fuerza de la palabra él igualmente brindó un aporte sustancial a la defensa y desarrollo de la Revolución cubana.
Desde la etapa de la lucha revolucionaria el Che se había preocupado por la creación de medios de difusión que también contribuyeran al desarrollo de la propia guerra.
Así en los campos rebeldes, gracias a su iniciativa, se reedita el boletín El Cubano Libre y también se crea la emisora Radio Rebelde.
Tras el triunfo de la Revolución el Che mantiene esa preocupación y también[singlepic id=167 w=171 h=217 float=right] contribuye a la creación de la revista Verde Olivo, a la fundación de la Agencia Latinoamericana Prensa Latina y crea la revista Nuestra Industria.
A su vez el Che comenzó a elaborar trabajos en los que fue reflejando aspectos de la lucha revolucionaria, vivencias en los viajes que realizó al exterior al frente de delegaciones cubanas y en los que igualmente se refirió a temas de gran importancia tanto en el plano nacional como en el internacional.
Si a ello se le suma la significativa labor realizada por el Che al pronunciar discursos en actos de carácter político, apertura o clausura de eventos, así como en encuentros que sostuvo con trabajadores y otros sectores del pueblo, así como en las conferencias que impartió al participar en programas de televisión y en otras actividades, puede asegurarse que el Che fue sobre todo un combatiente que utilizó la palabra como un arma esencial.
El Che también elaboró trabajos para publicaciones extranjeras en los que analizó aspectos relacionados con el proceso revolucionario cubano y las motivaciones de los hombres y mujeres en nuestro país para llevar adelante la Revolución y la construcción de la sociedad socialista.
El ejemplo más elocuente en tal sentido fue el trabajo titulado “El Socialismo y el Hombre en Cuba”, que fue publicado por el semanario uruguayo Marcha el 12 de marzo de 1965.
Acerca del Che y del aporte que le brindara con sus discursos, conferencias y trabajos periodísticos al desarrollo y defensa de la Revolución Cubana, Fidel señalaría el 18 de octubre de 1967 en la velada solemne en homenaje al Che realizada en la Plaza de la Revolución “José Martí”, en La Habana: -“Porque Che reunía, en su extraordinaria personalidad, virtudes que rara vez aparecen juntas. El descolló como hombre de acción insuperable, pero Che no solo era un hombre de acción insuperable: Che era un hombre de pensamiento profundo, de inteligencia visionaria, un hombre de profunda cultura. Es decir que reunía en su persona al hombre de ideas y al hombre de acción.
Pero no es que reuniera esa doble característica de ser hombre de ideas, y de ideas profundas, la de ser hombre de acción, sino que Che reunía como revolucionario las virtudes que pueden definirse como la más cabal expresión de las virtudes de un revolucionario: hombre íntegro a carta cabal, hombre de honradez suprema, de sinceridad absoluta, hombre de vida estoica y espartana, hombre a quien prácticamente en su conducta no se le puede encontrar una sola mancha. Constituyó por sus virtudes lo que puede llamarse un verdadero modelo de revolucionario. “

El trabajo más difícil de mi vida

Por: Emilia E. Betancourt
La orden de José Luis Robaina, director de Radio Reloj, fue apremiante: [singlepic id=127 w=180=100 float=left]
“Ahora mismo te vas para la Plaza a hacer entrevistas”: El pueblo conmovido, rendía tributo a las víctimas del sabotaje al DC-8 de Cubana de Aviación, ocurrido el 6 de octubre de 1976 frente a la costa de Barbados.
Pero la Tragedia, como siempre, golpeó entonces a algunos más que a otros. Inesita era la prima de Camagüey. Entró en nuestra familia con apenas dos años de edad, cuando su mamá contrajo matrimonio con uno de mis tíos. [singlepic id=124 w=200 h=100 float=right]Pepe, un vecinito travieso y simpático, asumía con mucha seriedad su papel de casi hermano mayor cuando me acompañaba a la escuela. Inés Luaces Sánchez integraba el Equipo Juvenil de Esgrima que conquistó la totalidad de las medallas de oro disputadas en el Campeonato Centroamericano y del Caribe celebrado en Caracas. José Pestana González era uno de los trabajadores de Cubana que viajaban como pasajeros. Sigue leyendo