El “entierro” del Diario de la Marina

Por: José Prado Lavallós

 El pasado 12 de mayo se cumplieron 50 años de un singular acto relacionado con nuestra profesión: “el entierro simbólico de El Diario de la Marina”  durante una concentración popular de más de 100 000 personas en la  escalinata universitaria y sus alrededores.

 Fundado en el siglo XIX por una reaccionaria familia española, era una  especie de vocero del gran capital y por ser defensor de todas las  causas impopulares se granjeó el odio del pueblo. Una de sus más  abyectas publicaciones fue un editorial en que festejaba la muerte en combate de Antonio Maceo. Se decía entonces que El Diario de la Marina era el único mal que había durado más de 100 años.

 Después del triunfo de la Revolución mantuvo la misma línea editorial y publicaba en sus páginas comentarios y noticias contra las leyes de beneficio popular. Como no podían oponerse a esa publicación, los trabajadores del periódico, mayoritariamente revolucionarios, inventaron la (coletilla), nota que colocaban al pie de los comentarios expresando su oposición a lo publicado por la dirección del periódico.

 En los primeros meses de 1960 los dueños de El Diario de la Marina abandonaron el país y sus modernos equipos quedarn en manos de los trabajadores revolucionarios.

Be Sociable, Share!