LEONARDO FERNÁNDEZ Y SU PASIÓN POR LA FOTOGRAFÍA

Por: Maria Caridad Lastres Ruiz

INICIOS

En el año 1966 hacía falta un corresponsal provincial [singlepic id=70 w=376 h=305 float=right]para la revista “Con la guardia en alto”, publicación de los Comités de Defensa de la Revolución. Realicé esta labor y así, de forma práctica, me inicié en el periodismo. En la Dirección Nacional de los C.D.R. existía un laboratorio fotográfico y con los excelentes profesores Miguel Moreno y Félix Cárdenas me formé como fotorreportero. La superación técnica me la proporcionó la Unión de Periodistas de Cuba mediante algunos cursos para corresponsales.

EL AMOR POR LA FOTOGRAFÍA

Trabajar con la imagen fue para mí algo fascinante. Por ello me especialicé como fotorreportero  porque mediante la fotografía me relacionaba aun más con todas las esferas de la sociedad. En mi empeño me ayudaron muchos compañeros, entre ellos Ernesto Vera, Lázara Rodríguez Alemán, Osvaldo Melo Otero y otros.

MIS FOTOS PREFERIDAS

Durante una estancia de trabajo en Varadero se produjo un incendio en uno de los pozos de petróleo. Llovía fuertemente y ni así decaían las llamas. Bajo una sombrilla que sostenía mi compañera de trabajo y reportera  Rebeca Antúnez, tomé mi cámara fotográfica y dejé impreso este emocionante momento con varias instantáneas. Posteriormente hice un reportaje titulado “82 horas de heroísmo”, con el cual obtuve un primer premio en el Salón de Fotografía 26 de Julio.

DE ELEGIR DE NUEVO, ¿HABRÍA OTRA PROFESIÓN?

Elegiría la misma, porque en esta profesión he puesto toda la pasión; la desempeñé durante muchos años en el  periódico “Trabajadores” hasta que me jubilé.

Be Sociable, Share!